El oso polar es también conocido como oso blanco por el manto tan característico que poseen estos ejemplares, su nombre científico es “Ursus maritimus”.


Distribución geográfica

Es un animal que habita en el hemisferio norte, adaptado a zonas de frío extremo.


Descripción de la especie

Los machos alcanzan enormes dimensiones, entre 400 a 700 Kg, por el contrario, las hembras suelen pesar la mitad que un ejemplar varón. Tienen sus miembros bastante desarrollado, lo que les habilita para correr e incluso para nadar a largas distancias. Su color es blanquecino, piel muy gruesa para protegerlos del frío, hocico largo, orejas y cola pequeñas.


Costumbres o hábitat del oso polar

Son animales mamíferos muy depredadores, carnívoro por excelencia, con gran habilidad en la captura de sus presas. Solitarios, solo llevan una vida más social en su etapa reproductiva, aunque suelen existir riñas violentas entre varones para ganarse los favores de la hembra. No hibernan.


Alimentación

Su fuente principal de alimentación son las focas, renos y otros animales marinos que capturan normalmente desde la tierra o entre las placas de hielos, también consumen aves y sus huevos.


Reproducción de los osos polares

La reproducción es bastante limitada, pues suelen engendrar uno o dos oseznos, éstos permanecen con la madre hasta que alcanzan los dos años de edad. Son ejemplares bastantes longevos, de hecho pueden llegar a vivir hasta 30 años.


Denominación común

Oso polar o blanco.


Estado de conservación

Es una población que se ha reducido muy considerablemente en los últimos años, consecuencia de la caza incontrolada, cambio climático, contaminación…Por ello la UICN lo considera como una especie amenazada, otorgándole el grado de “vulnerable”, con lo que se deben tomar medidas para incrementar la tasa de natalidad en estos hermosos animales.


Taxonomía

Dominio: Eukaryota, organismos compuestos por células eucariotas.
Reino: Animalia. Engloba organismos cuyas células poseen núcleo, además de ser multicelulares. Los animales adquieren su alimento y energía a través de la materia orgánica. Se reproducen sexualmente. Consumen oxígeno, imprescindible para su subsistencia. No realizan fotosíntesis.
Subreino: Eumetazoa, formados por tejidos gracias a su organización pluricelular.
Filo: Chordata, poseen notocordio o cuerda dorsal, en algunos cordados (inferiores o acranios) se mantiene durante toda su vida.
Subfilo: Vertebrata, la notocorda se transforma en columna vertebral (cordados superiores o craneados).
Intrafilo: Gnathostomata, clados de vertebrados que poseen mandíbulas.
Superclase: Tetrapoda, vertabrados con cuatro extremidades
Clase: Mammalia, la mayoría disponen de glándulas mamarias que les faculta para la alimentación de sus crías.
Subclase: Theria, reproducen crías con feto.
Infraclase: Placentalia o Eutheria, alimentación del feto en el útero de la madre.
Órden: Carnívora, animales adaptados al consumo de carne.
Suborden: Caniformia, garras no retráctiles.
Familia: Ursidae.
Subfamilia: Ursinae.
Género: Ursus.
Especie: Ursus maritimus.