Ursus tibetanus, oso tibetano o del himalya

Foto: gregory-moine, Licencia Creative Commons


Distribución geográfica

El oso tibetano o del himalaya, como su nombre indica, es oriundo del continente asiático.


Características y descripción de la especie

Su manto es de color negro, por esa razón también se le denomina oso negro asiático, aunque la parte del morro y el pecho son de color fuego. Es un oso de tamaño mediano, que puede llegar a pesar entre 125 a 180 Kg. Las hembras son más pequeñas que los machos. Tienen un cuerpo robusto, pesado, su extremidades son fuertes y gozan de buena osamenta.


Costumbres o hábitat

Prefiere vivir en zonas montañosas, con abundante vegetación. Son animales agresivos si se les molesta, de hecho han protagonizado muchos ataques a la especie humana. Registran mayor actividad por las noches, tienen buenas dotes para trepar y son buenos nadadores. En periodos de descenso considerable de temperatura suelen hibernar, incluso todo el invierno, aunque hay ejemplares que pueden permanecer activos y solo presentar síntomas de hibernación en épocas puntuales de frío intenso.


Alimentación del oso tibetano

Son animales que prácticamente consumen todo tipo de alimentos, aves, mamíferos pequeños, pescado, frutas y verdura, aunque también son carroñeros.


Reproducción

Existe jerarquía entre machos, solo los más grandes y los de edad más avanzada tienen éxito en cuanto el apareamiento con las hembras, por esa razón la edad optima de reproducción suele iniciarse a partir de los tres o cuatro años de edad. Normalmente crían en cuevas o en huecos de árboles grandes, el periodo de gestación dura aproximadamente entre 7 ó 8 meses, tienen un promedio de dos cachorros por camada. Suelen permanecer con la madre hasta transcurrido los dos años de vida. Se sabe poco acerca de la reproducción de estos animales en su hábitat salvaje, los datos obtenidos corresponde a estudios realizados con osos tibetanos en cautividad.


Denominación común

Oso tibetano, del himalaya o negro asiático.


Estado de conservación

Actualmente son animales que gozan de buen estado de conservación, aunque la UICN clasifica a la especie como “vulnerable”, ya que han sufrido una importante reducción de la población, sobre todo debido a la caza incontrolada, la destrucción de su hábitat y ser una presa de elección para los tigres siberianos.


Taxonomia

Dominio: Eukaryota, organismos compuestos por células eucariotas.
Reino: animalia. Engloba organismos cuyas células poseen núcleo, además de ser multicelulares. Los animales adquieren su alimento y energía a través de la materia orgánica. Se reproducen sexualmente. Consumen oxígeno, imprescindible para su subsistencia. No realizan fotosíntesis.
Subreino: Eumetazoa, formados por tejidos gracias a su organización pluricelular.
Filo: Chordata, poseen notocordio o cuerda dorsal, en algunos cordados (inferiores o acranios) se mantiene durante toda su vida.
Subfilo: Vertebrata, la notocorda se transforma en columna vertebral (cordados superiores o craneados).
Intrafilo: Gnathostomata, clados de vertebrados que poseen mandíbulas.
Superclase: Tetrapoda, vertabrados con cuatro extremidades
Clase: Mammalia, la mayoría disponen de glándulas mamarias que les faculta para la alimentación de sus crías.
Subclase: Theria, reproducen crías con feto.
Infraclase: Placentalia o Eutheria, alimentación del feto en el útero de la madre.
Orden: Carnívora, animales adaptados al consumo de carne.
Suborden: Caniformia, garras no retráctiles.
Familia: Ursidae.
Subfamilia: Ursinae.
Género: Ursus.
Especie: Ursus thibetanus.
Subespecies: En la actualidad se reconocen 7 subespecies.