Desmán ibérico, Galemys pyrenaicus, un bioindicador del agua

Desmán ibérico, Galemys pyrenaicus
Desmán ibérico, Galemys pyrenaicus
Muséum de Toulouse/CC BY-ND 2.0

El desmán ibérico, Galemys pyrenaicus, es un pequeño mamífero de aspecto similar a una musaraña. Pertenece de la familia Talpidae y orden Soricomorpha. Su área de distribución está mayormente restringida a la cordillera de los Pirineos.

Es sumamente difícil de observar debido a lo discreto de sus movimientos en el territorio, por lo general nocturnos. Por su alimentación y sus hábitos acuáticos, esta especie es considerada como un bioindicador clave para identificar el estado de conservación de una cuenca hidrográfica. Su presencia puede considerarse como sinónimo de calidad de agua. Sus poblaciones están un tanto comprometidas hasta el punto de considerarse especie vulnerable.

Características físicas del desmán ibérico

El desmán ibérico es generalmente de pelaje denso, de un color pardo oscuro, variando entre gris y pardo claro, con reflejos luminosos entre plateado y gris claro cuando está mojado o sumergido en los arroyos. Su cuerpo es compacto, de aspecto bastante robusto, con extremidades posteriores fuertes que le permiten gran movilidad y destreza. Sus extremidades delanteras son algo más pequeñas, pero con la fuerza suficiente para escarbar sus madrigueras y escondites ante el asedio de depredadores.

La cabeza de estos tálpidos es pequeña, pero con una gran trompa desnuda, larga y robusta, característica principal de esta especie y especialmente evolucionada para cazar insectos acuáticos en su estado larval. Presenta ojos muy pequeños, casi imperceptible, que permanecen ocultos bajo el denso pelaje. La cola es ligeramente más larga que su cuerpo, gruesa y sin cobertura capilar, un poco comprimida lateralmente.

Los individuos de Galemys pyrenaicus tienen una masa corporal no mayor a 80 gr, con una talla que oscila entre los 11 cm y 13,5 cm (solo cabeza y cuerpo), y una longitud de cola de aproximadamente 15 cm. No se reconoce dimorfismo sexual a simple vista en esta especie.

Áreas de distribución

Distribución del desmán ibérico

Las poblaciones de desmán ibérico pueden ubicarse en los sistemas montañosos al norte de la península ibérica, que se extiende por los sistemas de Serra Da Estrela y el sistema Central hasta la parte más septentrional en los Pirineos (hasta el área del norte en Francia, incluso), Los montes de León y toda la cordillera Cantábrica.

En las zonas de mayor influencia atlántica de Galicia y cornisa cantábrica se encuentra también en zonas bajas y relativamente poco escarpadas.

Hábitat del desmán ibérico

El desmán ibérico tiene como hábitat aguas principalmente naturales o con casi nada de intervención antrópica, característicos ríos de montaña con sustratos rocosos, con regiones litorales carentes de arena, poco anchos y una profundidad no mayor a 30 cm. Las corrientes de aguas en estos cauces son constantes y permanentes con una elevada oxigenación en su composición físico química. En estos lugares hay una alta presencia de invertebrados que son su fuente de alimentación.

Alimentación de Galemys pyrenaicus

Esta especie es de hábitos nocturnos y mantiene una dieta principalmente compuesta por invertebrados, Algunas de las especies de insectos acuáticos, que conforman el rango de presas con mayor valor nutricional y cantidad de biomasa consumida por el Galemys pyrenaicus, suelen ser indicadores claves de calidad de agua debido a su sensibilidad ante variaciones en la composición química de las aguas.

En este sentido, la alimentación de estos tálpidos los hace referencia de buen estado de conservación de los ríos de montaña donde ellos habitan. También pueden incluir en su dieta, pero en menor proporción, pequeños crustáceos, larvas de escarabajos y ninfas de libélulas.

Reproducción de Galemys pyrenaicus

Las poblaciones de desmán ibérico tienen su período de celo entre los meses de enero y mayo. En consecuencia, los partos tienen lugar entre los meses de marzo y julio. Pueden tener de una a cinco crías por camada, siendo la media de cuatro individuos.

Las parejas reproductoras pueden tener varias camadas durante el año, según revela un estudio poblacional realizado a esta especie. Se cree que los miembros de desmán ibérico crean fuertes lazos entre ellos formando parejas de por vida.