Ratón moruno, Mus spretus, el pequeño roedor del Mediterráneo

Distribución del ratón moruno, Mus spretus
El ratón moruno (Mus spretus) es un pequeño múrido de hábitos completamente nocturnos que habita en el occidente de Europa, básicamente en la cuenca occidental del Mediterráneo. Antes de ser elevado a especie, pasaron varias décadas siendo una subespecie del Mus musculus hasta que, mediante estudios genéticos y morfológicos, determinaron que tenía que ser separado como especie nueva para la ciencia.

El ratón moruno es un pequeño mamíferos incluido en el orden Rodentia y familia Muridae.

Como es un espécimen muy prolífero y que solo ve actividad en horas de la noche, forma parte importante en la dieta de rapaces nocturnos.

Características del ratón moruno

El ratón moruno es pequeño, de unos 9,5 centímetros de largo y aproximadamente entre 10 y 21 gramos de peso. El dorso de este pequeño roedor es de una coloración entre parda y grisácea, con una franja notablemente oscura de tonalidad marrón a lo largo de su dorso. La zona ventral, el pecho y garganta son de un color blancuzco a blanco sucio, claramente distinguible del resto del cuerpo. Tiene una cabeza proporcional al resto del cuerpo, con orejas pequeñas y redondeadas, sus ojos también son de pequeño tamaño. El hocico es poco alargado y redondeado en el extremo.

Existe el dimorfismo sexual entre los especímenes de Mus spretus mediante la medición de la distancia entre los genitales y el orificio anal, la cual es siempre mayor en los machos. En las épocas reproductivas es más sencillo reconocer el sexo de los individuos de esta especie, ya que al macho le crecen mucho los testículos, siendo muy evidente su presencia. Los juveniles para ambos sexos son de pelaje más oscuro que el de los adultos.

El pie de las extremidades posteriores no excede los 1,8 centímetros de largo, y el tamaño de su cola no es mayor al largo de su cuerpo. Ambas características son claves de campo para diferenciar a estos ejemplares de otros con los que comparte área de distribución, y mantienen algunas similitudes propias del género.

Distribución geográfica

El ratón moruno es típico del occidente europeo, exceptuando el norte del territorio español. Su área de distribución geográfica se extiende por toda la cuenca oeste del mar Mediterráneo: Portugal, España y Francia. También incluye el noroeste del continente africano: Marruecos, Argelia y Túnez, así como una pequeña porción del territorio libio.

Hábitat de Mus spretus

Su hábitat está determinado mayormente a los espacios abiertos, rocosos, con vegetación baja y poca humedad, en definitiva, el típico hábitat semiárido mediterráneo. Ocasionalmente puede hallárse en bosques mediterráneos con pocas precipitaciones anuales.

Alimentación del ratón moruno

Es básicamente omnívoro con mayor tendencia granívora. Su dieta está compuesta en buena parte por el consumo de granos y cereales, pero también puede ingerir tallos, frutas y suaves retoños. En la dieta de estos ejemplares también están incluidos pequeños artrópodos en estado larvario, así como lombrices de tierra, obteniendo de esta manera una rica fuente proteica.

Mus spretus tiene la costumbre de ocultar alimentos, una especie de reserva, para luego se ingeridos.

Reproducción

Los individuos de Mus spretus se activan en periodos reproductivos distintos según la ubicación geográfica de sus poblaciones. Ciñéndonos a la península ibérica, tenemos que en el sur el periodo reproductivo tiene lugar en dos rangos de fecha: entre los meses de abril y mayo y entre los meses de agosto y septiembre. Hacia el noreste, la actividad reproductiva tiene tres periodos: febrero-marzo, junio-julio y octubre-noviembre. En cada rango de tiempo puede haber varios partos.

Son muy prolíferos, con una cantidad entre 3 y 10 crías por camada, y una duración de gestación entre 19 y 21 días. Las crías nacen completamente desnudas, con sus pequeños ojos cerrados, así que precisan de un periodo de lactación hasta que se hayan desarrollado, proceso que puede extenderse hasta por unas 4 semanas. Los individuos juveniles pueden alcanzar la madurez sexual a partir de la cuarta o quinta semana.