revision conservacion elefantes africano y asiático

Revisión elefantes africano y asiático
Leon Do Cabeiro/CC BY 2.0

Loxodonta africana (elefante africano)

El elefante africano (Loxodonta africana) es un mamífero de larga vida con un periodo relativamente largo de inmadurez sexual y una baja tasa de reproducción. Hay algunos problemas en el estudio de las dinámicas poblacionales de esta especie en especial patrones demográficos. En este contexto, una población en Kenia estudiada desde 1972-2001, presentó un incremento poblacional a partir de 1979, los nacimientos a su vez ocurren durante todo el año pero más del 80% entre noviembre y mayo, la proporción de sexos fue (1:1) sin diferencias significativas, la edad del primer nacimiento por su parte fue 14 años y el intervalo entre nacimientos de 4,5 años. Tanto la mortalidad y supervivencia de los terneros varían en función de la edad de la hembra (Moss., 2001). La caza furtiva y la perdida de hábitat son los dos factores más responsables del declive en las poblaciones africanas, y ambos tienen un efecto sobre el crecimiento de la población humana en toda África, destacándose así el componente social de esta problemática.

Armbruster & Lande (1993), en su estudio de viabilidad poblacional del elefante africano, se preguntan cuan grandes deberían ser las reservas para soportar poblaciones viables en términos reproductivos y de supervivencia de la especie. Los autores destacan que la tasa máxima de crecimiento anual es del 3% y la densidad de equilibrio es de 3 elefantes/milla2 , a su vez los resultados sugieren que se necesita un tamaño de por lo menos 1000 millas2 en regiones semiáridas para obtener una probabilidad alta de persistencia poblacional en el tiempo.

White et al. (1993), por su parte, analizan la composición del grupo y la dieta de los elefantes de bosque en una reserva en Gabón, encontrando generalmente los machos adultos solitarios y las hembras acompañadas de una o más crías, también reportan una media de tamaño de grupo de 2-8 individuos, siendo estos tamaños de grupo más pequeños que los elefantes de sabana del este de África y que los elefantes asiáticos, que habitan la selva tropical de Malasia. La dieta de estos elefantes de Gabón fue diversa con un mínimo de 307 items alimenticios, de los cuales el 70% en términos de cantidad y número de especies consumidas estuvo constituido por hojas y corteza. Por su parte, los árboles representaron el 73% de las especies ingeridas, en contraste con las poblaciones de elefantes que habitan la sabana en los cuales la fruta constituyo una parte importante de la dieta.

Elephas maximus (elefante asiático)

El elefante asiático (Elephas maximus) está distribuido discontinuamente a través de Asia, concentrándose el 60% en la India. La especie presenta un sistema social de varios niveles en donde las hembras se encuentran en grupos matriarcales de 20 individuos, las cuales interactúan con otros grupos en el área, los machos generalmente solitarios o en pequeños grupos temporales con débiles vínculos sociales.

El total de la población salvaje oscila en 38 500 – 52 500, a su vez, 16 000 están en condición de cautiverio. Esta especie es un megaherbívoro el cual pasa entre 12-18 horas por día alimentándose, busca alimento y plantas dependiendo de la disponibilidad y estación. El tamaño de su rango de hábitat fluctúa en función de la disponibilidad de alimento, agua y refugio en el área. No obstante, la perdida y fragmentación de hábitat, como la caza furtiva (al igual que en los elefantes africanos), además de los conflictos humano-elefantes, son grandes amenazas para la especie (Sukumar., 2006).

Cada vez más se aíslan las poblaciones del elefante asiático y el elefante africano, por ende es vital mantener la integridad del paisaje, proponer áreas prioritarias para la conservación, cambiar las dinámicas del uso del suelo, además de promover la movilidad y conectividad de la especie a través del paisaje y corredores biológicos.

Payne et al. (1986) reportan llamadas infrasónicas de esta especie de dos grupos en cautiverio. La mayoría de las llamadas estuvieron en un rango de frecuencia de 14-24 Hz, con duraciones de 10-15 segundos. Los elefantes son el primer mamífero terrestre reportado de producir infrasonido, el cual usa en variadas circunstancias y estas llamadas pueden ser vitales en la coordinación del comportamiento en la vegetación espesa o en grupos separados de elefantes.

Rasmussen & Schulte (1998) hacen una revisión de las señales químicas en la reproducción de elefantes asiáticos y africanos, destacando como las hembras sexualmente activas, al presentar un corto periodo de receptividad sexual, una semana,  es un recurso limitado. Es así como las hembras advierten la próxima ovulación por la liberación de (Z)-7- dodecen-1-y1 acetato en su orina durante el periodo preovulatorio. Probablemente los elefantes africanos también producen una feromona sexual. Por su parte, los machos presentan un periodo anual de mayor agresividad y elevadas concentraciones de testosterona, durante este periodo liberan un fluido conspicuo de su glándula temporal y gotean orina fuertemente olorosa.

Bibliografía

Armbruster, P., & Lande, R. (1993). A population viability analysis for African elephant (Loxodonta africana): how big should reserves be?. Conservation Biology, 7(3), 602-610.

Moss, C. J. (2001). The demography of an African elephant (Loxodonta africana) population in Amboseli, Kenya. Journal of Zoology, 255(2), 145-156.

Payne, K. B., Langbauer, W. R., & Thomas, E. M. (1986). Infrasonic calls of the Asian elephant (Elephas maximus). Behavioral Ecology and Sociobiology, 18(4), 297-301.

Rasmussen, L. E. L., & Schulte, B. A. (1998). Chemical signals in the reproduction of Asian (Elephas maximus) and African (Loxodonta africana) elephants. Animal reproduction science, 53(1), 19-34.

Sukumar, R. (2006). A brief review of the status, distribution and biology of wild Asian elephants Elephas maximus. International Zoo Yearbook, 40(1), 1-8.

White, L. J., Tutin, C. E., & Fernandez, M. (1993). Group composition and diet of forest elephants, Loxodonta africana cyclotis Matschie 1900, in the Lopé Reserve, Gabon. African Journal of Ecology, 31(3), 181-199.