Inicio » Orden Proboscidea (proboscídeos) » Reproducción de los elefantes, ciclo reproductivo y anatomía

Reproducción de los elefantes, ciclo reproductivo y anatomía

Reproducción de los elefantes

Introducción

Los elefantes son uno de los grupos más impresionantes del reino animal (más sobre el reino Animalia), siendo los animales terrestres más grande en la actualidad; se trata de vertebrados tetrápodos perteneciente a la clase Mammalia, infraclase Placentalia, en donde se clasifican a todos los mamíferos cuyas crías son retenidas durante su desarrollo en el útero materno, en el interior de una placenta que nutre al embrión hasta su nacimiento. Pertenecen a la Familia Elephantidae, orden Proboscidea, y actualmente solo existen tres especies, distribuidas en dos géneros: Loxodonta, que engloba a los elefantes africanos (L. africana y L. cyclotis), y Elephas, en donde encontramos a los elefantes asiáticos (E. maximus). La reproducción de los elefantes comprende características únicas de este grupo que han generado múltiples investigaciones y estudios biológicos tanto para comprender su naturaleza como para ayudar a la conservación de las especies.

Algunas otras características que definen a este grupo de animales, aparte de su gran tamaño y el tema que nos ocupa: la reproducción de los elefantes, es su proyección nasal o probóscide, la cual, se encuentra altamente muscularizada y corresponde a la fusión de la nariz y el labio superior, esta probóscide es conocida normalmente como trompa. La trompa sirve como un brazo, capaz de distinguir formas, texturas y manipular objetos, también sirve para emitir sonidos y comunicarse entre sí, así como órgano olfatorio. También destacan el gran desarrollo de sus oídos externos o los pabellones auditivos, los cuales se encuentran muy vascularizados y permiten regular su temperatura, además son capaces de percibir sonidos a varios kilómetros de distancia. Cuentan con prominentes colmillos en donde se extrae el marfil, lo que ha generado que se conviertan en presas de los cazadores furtivos y los han empujado casi a la extinción.

La conservación de los elefantes ha sido una de las grandes preocupaciones del mundo científico debido a la amenaza de extinción que cae sobre la especie; por lo cual, se han generado diversas políticas de protección y conservación de las especies, y se ha impulsado investigaciones en torno a la reproducción de los elefantes, tanto en la vida silvestre como en cautiverio. Se han registrado características reproductivas exclusivas del taxón como patrones de desarrollo, ciclos hormonales, una gestación de 22 de meses, entre otras.

En este artículo, explicaremos algunas de las características únicas de la reproducción de los elefantes.

Reproducción de los elefantes: Anatomía reproductiva

Las hembras de los elefantes presentan el órgano reproductivo femenino más largo entre los mamíferos terrestres, siendo de tres metros entre el vestíbulo al ovario. El cual, comprende el vestíbulo, con un promedio de longitud de 1,3 metros, a continuación, presenta una membrana himenal en aquellas elefantes que no han dado a luz, esta membrana cuenta con un pequeño orificio vaginal y dos bolsas ciegas en cada lado de la abertura vaginal. Luego podemos apreciar una vagina conectada al útero por el cérvix y dos pares de ovarios.

A diferencia de otros mamíferos terrestres, los elefantes machos presentan testículos intra abdominales que pueden alcanzar un peso de 2 Kg cada uno. De resto, presentan todos los órganos descritos para los órganos sexuales masculinos en mamíferos. Un pene, una glándula bulbo uretral, próstata, vesículas seminales, canales deferentes y un par de testículos. No obstante, entre los ejemplares africanos (L. africana) y asiáticos se encuentran diferencias entre la forma y tamaño de las próstatas. En los elefantes africanos, la próstata es una estructura sólida en forma de globo, mientras que en los elefantes africanos se distinguen tres lóbulos separados con cavidades internas. Otra diferencia con respecto al resto de los mamíferos es la membrana de los espermatozoides.

Ciclo reproductivo en los elefantes

En este apartado sobre la reproducción de los elefantes estudiamos su ciclo estral, apareamiento, gestación y parto.

Ciclo estral

Otra de las cualidades única de la reproducción de los elefantes es el tiempo de duración de su ciclo estral, siendo el más largo estudiando entre los mamíferos con una duración de 8 a 10 semanas de la fase lútea, donde se lleva a cabo la formación del cuerpo lúteo, mientras que la fase folicular puede durar de 4 a 7 semanas, siendo esta fase donde maduran los folículos en los ovarios.

En la mayoría de los mamíferos, la ovulación se induce por una sola oleada de la hormona luteinizante (LH) que ocurre al final de la fase folicular; pero los elefantes presentan dos oleadas de la hormona LH durante la fase folicular no lútea, la primera entre los 12 y 21 días al final de la fase lútea, y una segunda ola tres semanas después de la primera, entre 19 a 22 días después. Aunque la producción de la hormona LH en ambas oleadas son similares, es la segunda oleada la que induce el proceso de ovulación.

Se ha detectado por ultrasonido, en ejemplares cautivos, la influencia del ciclo hormonal en la morfología del endometrio. Cuando los valores de estrógeno predominan durante la fase folicular tardía (cerca de la ovulación), el endometrio en las hembras de elefante se encontraba agrandado. En cambio, cuando predominaba la progestinas en la fase lútea temprana, el endometrio tenía una apariencia moderadamente homogénea. Para la fase lútea tardía, el endometrio comienza a disminuir su tamaño cuando no se detectan señales embrionarias en hembras no embarazadas. En la fase folicular temprana, debido a la falta de estrógenos y progestinas, el endometrio regresa a un grosor medio o más pequeño. En comparación con otros mamíferos, el esteroide lúteo principal en el elefante no es la progesterona, sino la 5a-reduced- pregnanes.

Como ya mencionamos, el elefante tiene el periodo estral más largo entre cualquier mamífero actual, con un intervalo que va de 3 a 7 años entre dos ciclos fértiles. El estro es un evento raro, por lo cual necesita de un mecanismo efectivo para indicar el celo inminente y atraer a los machos, de esa manera llevar a cabo la reproducción de los elefantes. Se ha registrado que los elefantes asiáticos excretan una feromona en la orina que estimula el comportamiento reproductivo entre los machos.

La reproducción de los elefantes presenta diferencias entre el ciclo reproductivo de ejemplares cautivos y salvajes. En un estudio realizado por Hildebrant, T.B et al. (2006), encontraron que, en los elefantes asiáticos nacidos en cautiverio, la edad del primer embarazo fue a los 4 años, mientras que en ejemplares salvajes la madurez sexual se registró a partir de los 10 o 12 años. Igualmente, en ejemplares de elefante africano (Loxodonta africana) el primer embarazo se registró a los 7 años de edad en cautiverio, mientras que en vida silvestre se observaban entre los 10 y 12 años. Algunas investigaciones, sugieren que esto es debido a la calidad del alimento en cautiverio en comparación con la naturaleza.

Por lo general, en la reproducción de los elefantes, estos pueden criar continuamente, aunque se ha observado que presentan patrones de reproducción estacional cuando las condiciones ambientales son estresantes o no aptas. Los elefantes presentan fases no lúteas prolongadas antes de reiniciar cuando las condiciones climáticas son más acordes para la reproducción.

Reproducción de los elefantes, el apareamiento o cópula

Una de las curiosidades a destacar durante la reproducción de la cópula, es que pene (durante la copula) no penetra la vagina, sino que se coloca en el vestíbulo en donde eyaculan. El orificio vaginal es casi completamente obstruido por el himen, que permanece intacto durante el apareamiento y la gestación, pero que se rompe durante el parto. Como el semen es rociado por presión a la vagina, es necesario múltiples copulas para la concepción y garantizar la reproducción de los elefantes.

Los elefantes son una de las pocas especies de mamíferos con endometrio ciliado, se presume que su función es facilitar el transporte del esperma desde el vestíbulo hasta la vagina. La implantación del embrión nunca ocurre en el cuerpo uterino, en cambio, tanto en el elefante africano como en el elefante asiático, la implantación se lleva a cabo en uno de los cuernos uterinos o en el cuerpo pseudouterino.

Debido a que el gasto de energía y recursos para un embarazo tan grande es alto, en la reproducción de los elefantes no suelen existir embarazos de gemelos, toda vez que cuentan con adaptaciones que dificultan que esto ocurra.

Gestación

Al igual que con el ciclo estral, en la reproducción de los elefantes la gestación presenta el periodo más largo de tiempo estudiado entre mamíferos, con una duración entre 20-23 meses en promedio. Sin embargo, en comparación con otros animales terrestres, el desarrollo embrionario en elefantes parece retrasarse. Antes de las 8 semanas no es posible detectar estructuras embrionarias, las primeras estructuras se pueden apreciar con ultrasonido a parir de las 8 o 9 semanas tras la concepción. La diferenciación comienza una semana después.

Las especies de elefantes africanos y asiáticos presentan una placenta alantocorial, la cual permite el intercambio de nutrientes entre la madre y el embrión. Durante la gestación ocurre diversos procesos hormonales que a su vez inducen la producción de cuerpos lúteos en distintas etapas del embarazo. El desarrollo de los órganos y sistemas del elefante ocurre completamente durante la gestación, esta es una de las razones que explica por qué el periodo de gestación es tan largo y una de las características más importante en la reproducción de los elefantes.

Reproducción de los elefantes: el parto

Existe una amplia gama de variaciones individuales en la duración de la gestación entre elefantes asiáticos y africano, sin embargo, estas diferencias son por algunas semanas. Los elefantes al nacer pueden medir alrededor de un metro de altura y pesar aproximadamente 120 a 130 kg.

Las hembras de los elefantes se agrupan en manadas de estructura matriarcal, así que las crías de elefantes nacen rodeadas de hembras de diferentes edades junto con otras crías. El parto suele ser muy rápido, tanto en cautiverio como en vida silvestre, en algunos trabajos e investigaciones se reporta que horas antes de comenzar el trabajo de parto, las hembras presentan variaciones hormonales que pueden ser detectadas en la orina. En el caso de ejemplares en cautiverio, se recomiendan realizar exámenes hormonales las últimas semanas de gestación para prepararse para el nacimiento.

Para concluir este artículo sobre reproducción de los elefantes, es preciso destacar que las crías de elefante nacen completamente desarrolladas, se pueden movilizar inmediatamente. Las madres elefantes amamantan a su cría apenas son capaces de ponerse de pie.

Bibliografía

  • Hickman, C. et al. 2002.
  • Hildebrant, T.B. et al. 2006.
  • Hufenus, R. et al. 2018.
  • Lee, P. et al. 2016.
  • Mumby, H. et al. 2015.