Elefante

Elefantes en su hábitat natural

El elefante es un mamífero placentario integrado en el orden Proboscidea (proboscídeos) y la familia Elephantidae (elefántidos). Los elefantes son considerados mamíferos terrestres gigantes con antepasados muy lejanos que se remontan entre 50 a 60 millones de años, quizás uno de los más conocidos fue el mamut adaptado a climas extremadamente fríos. Se cree que existieron más de 300 especies, aunque en la actualidad el número solo asciende a tres.

Una vida en grupo

Los elefantes se organizan socialmente en grupos, especialmente los ejemplares hembras y sus correspondientes crías. Los machos, una vez llegan a la pubertad (a partir de los 12 años) son expulsados del grupo. Este está jerárquicamente organizado por la hembra de mayor edad, que es la que dirige y guía al resto. Incluso si presencian señales de peligro, ella será la primera en enfrentarse al enemigo.

El elefante tienen una movilidad en función de la disponibilidad de recursos, si existen en sus lugares de asentamiento, no suelen desplazarse permaneciendo siempre en el mismo lugar. En los casos de que el alimento escasee suelen llevar una vida nómada, aunque siempre recorren los mismos lugares y distancias kilométricas. Las agrupaciones comprende clanes o grupos familiares pequeños, es lo que se conoce como manadas, no obstante, si el alimento es muy abundante, pueden asociarse varias manadas de una misma población; si escasea, por ejemplo en época de sequías, el número de miembros se reduce considerablemente, aunque vuelven a agruparse una vez el alimento vuelva a estar disponible en abundancia.

Los machos son independientes

Los elefantes machos acostumbran a permanecer aislados del grupo, llevan una vida independiente, aunque en algunas ocasiones pueden existir pequeñas asociaciones de machos. Suelen recorrer grandes distancias y en épocas de celo se vuelven agresivos. Solo permanecen junto a las hembras en época de celo, concluido el mismo, el grupo vuelve a la normalidad alejándose el elefante macho del lugar asentado por las hembras.

Alimentación del elefante

La alimentación del elefante puede ser variada en función de la época y disponibilidad de alimentos, son descritos como mamíferos herbívoros, aunque no rumiantes, por esa razón su estómago es bastante simple y el transito intestinal es, por consiguiente, más rápido que en los mamíferos rumiantes, en parte es una ventaja, ya que pueden digerir más rápido el alimento.

Consumen plantas herbáceas, hojas de árboles y arbustos, frutas, todo depende de la estación y la especie de elefante en cuestión. Al tratarse de animales altos, acceden fácilmente al alimento que existen en la copa de los árboles, también su trompa prensil es de gran ayuda para el agarre y despiece de la vegetación.

La tierra es un componente que tampoco falta en su dieta, ya que le sirve de complemento especialmente para prevenir carencias de nutrientes, incluso como complemento de sales minerales.

Los baños indispensables en la vida del elefante

El agua es un elemento vital, al igual que en todos los animales, pero ellos no pueden sobrevivir mucho tiempo sin este recurso, de hecho muchos científicos sugieren que más de 48 horas sin beber compromete seriamente la vida del elefante.

Aprovechan también para bañarse, especialmente en zonas de barro, para los elefantes es muy relajante, les previene de parásitos e hidratan la piel, ya que carecen de glándulas sudoríparas y sebáceas. Es impresionante observar como hasta las pequeñas crías comienzan desde edad temprana a realizar estas tareas fundamentales para su supervivencia, al mismo tiempo que le es de utilidad para comenzar a utilizar su trompa.

Reproducción de los elefantes

Tras la cubrición, si la hembra ha sido fertilizada comenzará a gestar a su cría. El tiempo de gestación tiene una duración de entre 18 a 22 meses. Generalmente paren solo una cría. El parto se realiza con la progenitora en pie, la cría cae al suelo e inmediatamente después el grupo inspecciona al nuevo miembro, incluso algunas hembras ayudan en tareas de vigilancia para aliviar la carga de la progenitora.

Las crías son precoces, de hecho, al poco tiempo de nacer ya pueden andar y seguir a la manada. Maman a través de la boca (no por la trompa), una posición un poco difícil que tienen que aprender a realizar correctamente, especialmente por el hecho de que la madre solo dispone de dos pezones ubicados en posición pectoral. A partir de los cuatro años, ya es fácil la diferencia de sexos.

Tipos de elefantes. Su hábitat

En la actualidad solo existen tres especies de elefantes, dos africanos y el otro procedente del continente asiático. El hábitat del elefante es variable, también ciertos aspectos relacionados con su morfología.

Especies

– Elefante africano de sabana (Loxodonta africana)

– Elefante africano de bosque (Loxodonta cyclotis)

– Elefante asiático (Elephas maximus)

Hábitat del elefante

El hábitat del elefante africano es variado, se mueven entre bosques, sabanas, pastizales y desiertos como Namibia y Malí. El elefante asiático presenta un hábitat más restringido, especialmente áreas boscosas, prados y pastizales en rangos que oscilan desde el nivel del mar hasta los 3000 m.

Diferencias morfológicas

El elefante africano de sabana se diferencia del africano de bosque básicamente en que este último es más pequeño y presenta cinco uñas en su extremos anteriores y cuatro en las posteriores. El de sabana la distribución de uñas, en cada pata, es de cuatro en las delanteras y tres en las traseras.

Diferencias más significativas son las relacionadas entre el elefante africano de sabana y el elefante asiático. El primero es más grande y corpulento, las orejas también son más grandes y los colmillos suelen presentarse en ejemplares machos y hembras. Los elefantes asiáticos son más pequeños, los colmillos están presente en los machos, orejas más diminutas, frente cóncava con dos protuberancias a cada lado y trompa dispuesta en su final por un solo dedo o apéndice. El africano, al final de la trompa dispone de dos apéndices digitiformes en orden opuesto. Finalmente las uñas también se distribuyen de manera diferente, ya que en el elefante asiático están presente cinco en los miembros anteriores y cuatro en los posteriores.

Todo lo anterior es un estudio general sobre los elefantes, en temas posteriores abordaremos fichas de cada especie con las particularidades que revisten a cada una de ellas.

Elefante: características, información y tipos
Tu opinión importa: Valora el artículo