Tarsero filipino, Carlito syrichta

Tarsero filipino, Carlito syrichta

Características y descripción del tarsero filipino

Tarsero filipino, Carlito syrichta, es una especie de mamífero primate de la familia Tarsiidae. Desde 2010 dejó de ser clasificado dentro del género Tarsius para convertirse en una especie monotípica dentro del género Carlito, en honor al conservacionista Carlito Pizarras. Actualmente se reconocen tres subespecies: Carlito syrichta syrichta, Carlito syrichta carbonarius y Carlito syrichta fraterculus.

Este pequeño primate llega a medir tan solo de 85 a 160 mm en altura con una masa de 80 a 160 g, siendo las hembras un tanto más ligeras que los machos. Cuentan con un pelaje delgado y áspero, con una coloración entre gris y marrón oscuro que varía entre las poblaciones. Los brazos y patas son largas y delgadas. Los dedos también son alongados siendo el tercero el más largo. Tienen uñas en casi todos los dedos y garras en el segundo y tercer dígito de las patas traseras, que le son útiles a modo de acicalamiento. Cuentan con una cola muy larga de hasta 25 cm, con un mechón de pelo en su extremo final.

Como en todos los tarseros, los ojos en esta especie se encuentran fijos en el cráneo y no pueden girarlos dentro de las cavidades. A cambio, presentan una adaptación en su cuello que les permite girar la cabeza hasta 180o. Sus ojos son desproporcionadamente grandes en comparación a otros mamíferos, por lo que les permiten tener una excelente visión nocturna, con una pupila totalmente expandida, aunque en exposición a la luz puede reducirse hasta ser tan sólo una delgada línea. Existe una particular conexión entre el cerebro y los ojos que los separa del resto de monos y lémures. Cuentan también con prominentes orejas membranosas que se asemejan a las de los murciélagos, las cuales son bastante sensitivas ante cualquier señal de presencia de depredadores en sus alrededores. El tarsero filipino goza de la peculiaridad de ser el único primate con comunicación mediante ultrasonidos.

Los tarseros filipinos emplean varios medios de comunicación. Aunque vocalizan menos que otros primates, estos animales emiten llamadas que son asociadas con la defensa de un territorio y para localizarse entre machos y hembras. Utilizan marcas de orina y secreciones glandulares para trazar sus territorios.

Distribución geográfica y hábitat de los tarseros

Hábitat y distribucion de Carlito syrichta

Esta especie es endémica de la parte sureste de las Filipinas. Cada subespecie tiene una distribución específica y limitada: Carlito syrichta syrichta se encuentra en las islas de Leyte y Samar; Carlito syrichta carbonarius habita solo en la isla de Mindanao y Carlito syrichta fraterculus vive únicamente en Bohol.

Los tarseros necesitan de los bosques para poder moverse, dormir, protegerse y para encontrar alimento. No obstante, pueden llegar a habitar una gran variedad de hábitats desde selvas hasta densos matorrales e incluso plantaciones.

Las densidades poblacionales de esta especie son mayores en bosques primarios, lo cual es un indicativo que este es el mejor hábitat para su desarrollo. Han sido descritos como habitantes de tierras bajas pero pueden ser vistos en bosques de montaña en elevaciones de hasta 800 metros.

Alimentación

Los tarseros son los únicos primates completamente carnívoros y pueden alimentarse de insectos, lagartijas, serpientes y aves. También son conocidos por comer cada parte de su presa, incluidos huesos y extremidades. Tienen fuertes mandíbulas y dientes con una boca ancha que les permite alimentarse de presas grandes. Existen reportes que algunos de estos primates pueden llegar a atrapar aves en pleno vuelo, ya que tienen facilidad para saltar hasta 2 metros en distancia y 1.5 metros en altura.

Reproducción del tarsero filipino

Como los otros tarseros, el tarsero filipino es una especie monógama. La reproducción tiene lugar en cualquier temporada del año. Tienen un periodo de gestación de 6 meses y producen sólo una cría por parto. Las crías nacen con un peso de hasta 25 g, el pelo desarrollado y los ojos abiertos. A la hora de haber nacido ya puede agarrarse a las ramas de los árboles, incluso en el breve plazo de un mes ya puede saltar entre ellas. Las hembras cuentan con varios pares de pezones pero sólo los del pecho son utilizados para amamantar. Cargan a sus crías en sus bocas o vientre y proveen leche por un espacio de alrededor de 60 días, después de lo cual el juvenil hace el cambio a una dieta adulta con la correspondiente ingesta de alimentos sólidos. El papel de los machos en la crianza no ha sido particularmente documentado. Los tarseros alcanzan la madurez sexual a los dos años de edad.

Denominanción común

Tarsero filipino, en inglés es conocido como Philippine tarsier.

Datos adicionales

El tarsero filipino es bastante común en su área debido a su tolerancia a vivir en bosques secundarios. Actualmente se encuentra evaluado por la Lista Roja de Especies Amenazadas con el estatus de “Casi Amenazado”,  entre sus principales amenazas destacan la reducción de los hábitats nativos y la comercialización como mascota. Aunque esta práctica se considera ilegal, existen reportes acerca de la venta de esta especie en los mercados negros de Manila. Es un animal bastante difícil de mantener en condiciones de cautiverio debido a que se alimenta de algunos insectos específicos en su hábitat natural. También se encuentra protegido en el Convenio CITES, Apéndice II. Según estudios realizados, la tendencia de la población en los últimos años es decreciente, el impacto más positivo de los tarseros se produce en aquellas áreas menos perturbadas.

Tarsero filipino suicida

El tarsero filipino es un mamífero primate que no soporta la vida en cautividad, se han reportado casos en los que acaban falleciendo de estrés, incluso mediante golpes entre barrotes como un medio de querer huir y volver a su estado natural. Si bien es una atracción en Filipina, muy valorada por los turistas que curiosamente quieren observar a este primate, lo cierto que esos ejemplares están adaptados a vivir en semilibertad, aunque con suficiente espacio para que su interacción con la naturaleza no les suponga ningún problema de estrés y se puedan mover holgadamente por las reservas especialmente preparadas para estos diminutos y asombrosos animales.

Taxonomía. Clasificación de Carlito syrichta

Diminio: Eucarya, organismos celulares con núcleos verdaderos.
Reino: Animalia, animales.
Subreino: Eumetazoa, presentan tejidos, órganos y masa corporal.
Filo: Chordata, existencia de cuerda dorsal.
Subfilo: Vertebrata, animales con columna vertebral.
Clase: Mammalia, mamíferos que se caracterizan por tener glándulas mamarias, pelo y mandíbulas.
Orden: Primates, animales plantígrados pentadáctilos con pulgares mayoritariamente oponibles.
Familia: Tarsiidae, tarseros.
Género: Carlito
Especie: Carlito syrichta. Linnaeus, 1758
Sinonimia: Tarsius syrichta