Tarsero fantasma, Tarsius tarsier, sorpréndete con su aspecto

Tarsero fantasma, Tarsius tarsier
Tarsero fantasma, Tarsius tarsier
Shankar s./CC BY 2.0

El tarsero fantasma, Tarsius tarsier, es un pequeño mamífero clasificado en el orden Primate y familia Tarsiidae.

Identificación del tarsero fantasma

El cuerpo es pequeño, redondeado, con un pelaje gris o gris pardo. La cola es larga, en ella se aprecian varios mechones de pelo que solo se pueden ver en los bordes. Los machos son más grandes en peso y tamaño que las hembras, con un peso de 102 a 114 g en machos y de

118 a 130 g en hembras. Las manos, dedos y pies son delgados.

Son primates (saber más sobre el orden Primates) con manos muy grandes en relación al cuerpo. Gracias a estas manos es que pueden agarrar las ramas de los árboles compensando la ausencia de pulgares opuestos. Son muy pequeños, el tamaño de la cabeza es de unos 9,5 a 14 cm y el cuerpo tiene una longitud de 29.5 a 40 cm, incluyendo la cola que mide aproximadamente 20 a 26 cm. Las patas son largas y les permiten saltar una distancia de más de 40 veces su longitud corporal.

El Tarsius tarsier, destaca también por sus ojos, considerados los más grandes de entre todos los primates.

Hábitat del tarsero fantasma

Les gusta vivir en selva tropical, primaria o secundaria, aunque tienen más aprecio por esta última, ya que hay más abundancia de alimentos. Con menos frecuencia viven en manglares y bosques de matorral. Se mantienen a una altitud de 0 a 1500 m.

Reproducción y desarrollo de crías en el Tarsius tarsier

El sistema de reproducción del tarsero fantasma es monógamo, aunque se ha sugerido que un macho puede aparearse con dos o tres hembras. Es difícil encontrar un nido amplio y útil para las crías y la madre, por lo que se piensa que la monogamia en estos primates es causada ante la dificultad de encontrar nuevos nidos.

La época de apareamiento sucede de mayo a noviembre y se da dos veces al año. La gestación puede durar hasta 6 meses. También es frecuente que las crías nazcan en meses de mayo o noviembre. Comúnmente nace una sola cría sin pelo, de ojos muy prominentes y un peso estimado en 23,7 g. Con solo un día de nacidas las crías ya pueden escalar. En esta etapa, la mayor parte del peso está en la cabeza, el cerebro y los ojos. Las hembras dejan a sus crías en los nidos cuando salen a comer. Transportan a los bebés en sus bocas.

El destete tiene lugar después de 80 días. Con posterioridad, podrán conseguir su alimento por sí solos. A los 17 meses de nacido son maduros sexualmente.

Viven hasta los 10 años de edad según registros, aunque en cautividad se ha sugerido que pudiera ser mayor.

Comportamiento y comunicación

La actividad del tarsero fantasma es nocturna y crepuscular. Se acicalan con mucha frecuencia durante el día. Durante las lluvias, se refugian en algún lugar seco permaneciendo casi inmóviles. Se movilizan saltando entre los árboles. Emiten cantos o llamadas cuando regresan a sus guaridas. Los machos son muy territoriales, por lo que a veces se generan conflictos entre machos alfa de diferentes grupos. Con independencia de lo anterior, son sociables entre sí.

Cuando se sienten amenazados, el macho dominante da aviso de la presencia del depredador, esto hace que otros machos alfa de otros grupos se unan a él para enfrentar juntos a la amenaza.

El modo de comunicación, por excelencia, son las llamadas o los chillidos. Pueden utilizar las llamadas para advertir de depredadores o para denotar pertenencia a un grupo familiar. Es una especie que recurre mucho al contacto físico (acicalamiento) para socializarse. También su comunicación es visual, de hecho Tarsius tarsier identifica los rasgos expresivos para comprender a otros tarseros. Cuando están a la defensiva inclinan el cuerpo hacia abajo.

La orina y la secreción de la glándula epigástrica son empleados por el tarsero fantasma para marcar su territorio.

Alimentación de Tarsius tarsier

El tarsero fantasma se alimentan exclusivamente de animales vivos. Las polillas, escarabajos, langostas y cigarras constituyen la mayoría de la dieta. En menor medida, se ha reportado el consumo de lagartijas o mamíferos pequeños.

El movimiento de las orejas les permite identificar con más facilidad a la presa. Esta especie cada día pueden consumir una cantidad equivalente al 10% de su peso corporal. Tienen preferencia por alimentarse bajo la luz de la luna.

Distribución y amenazas

Distribución del tarsero fantasma, Tarsius tarsier
Distribución del tarsero fantasma, Tarsius tarsier

El tarsero fantasma es originario del sureste de Asia, específicamente de las islas indonesias. La mayor concentración de individuos está en la isla Célebes, en la zona norte. La población también está extendida en la isla Peleng y la isla Selayar.

Las aves rapaces, gatos salvajes y reptiles, son los principales depredadores naturales del tarsero fantasma.

La UICN cataloga como vulnerable a Tarsius tarsier, una de sus principales amenazas es la destrucción de su hábitat. Por su parte, CITES también lo regula en su Apéndice II.