Tarsero de Horsfield, Cephalopachus bancanus

Tarsero de Horsfield, Cephalopachus bancanus
Tarsero de Horsfield, Cephalopachus bancanus
Seshadri.KS/CC BY-SA 4.0

El tarsero de Horsfield, Cephalopachus bancanus (que hace alusión a su denominación científica), es un pequeño mamífero primate integrado en la familia Tarsiidae. Con anterioridad se incluía en el género Tarsius, por esta razón también es conocido por su sinonimia Tarsius bancanus.

Se reconocen cuatro subespecies: Cephalopachus bancanus bancanus, Cephalopachus bancanus borneanus, Cephalopachus bancanus natunensis y Cephalopachus bancanus saltator.

Descripción física

Los ojos del tarsero de Horsfield son grandes, destacando sobre su cabeza. Un macho adulto mide en altura 12 cm, con un peso que puede llegar a los 130 gr. Las hembras son menos pesadas y mantienen una estatura inferior a la de los machos. El manto es de color gris o amarronado. La cola es larga. Las patas traseras son considerablemente largas, lo que le permite aferrarse a árboles y saltar con mucha facilidad y potencia. Las patas delanteras son más cortas. Ambas presentan dígitos alargados, en las delanteras con almohadillas para una mejor sujección.

Hábitat del tarsero de Horsfield

Estos mamíferos prefieren vivir en bosques tropicales y mayoritariamente a escasa altitud, asimismo con frecuencia están presentes en manglares. Se ha documentado también su presencia en los márgenes de los bosques y en algunos sembradíos.

Reproducción de Cephalopachus bancanus

Son descritos como mamíferos poligínicos. Las hembras eligen a los machos para el apareamiento. Una hembra cuando está en celo puede apreciarse con facilidad la presencia de unos labios más gruesos. Pueden aproximarse cerca del territorio de los machos para dejar un aroma y con ello atraer a los machos. Estos emiten vocalizaciones a modo de cortejo.

El periodo de gestación normalmente dura 178 días y nace solo un bebé por cada temporada. Tardarán hasta 258 días hasta que nuevamente inicien otra temporada reproductiva.

Al nacer las crías ya están bastante desarrolladas, pudiendo trepar por árboles desde muy pequeños (al mes de vida). El destete se produce aproximadamente a los 80 días de nacidos. La edad reproductiva de la hembra tiene lugar casi a los tres años de edad.

Cuando el bebé nace, la madre procura mantener a los machos lejos del nido para proteger a la cría. Las hembras son muy maternales y preocupadas con sus hijos, procurándoles comida y protección.

Se ha informado que pueden vivir hasta 8 años en estado salvaje.

Comportamiento del tarsero de Horsfield

Son mamíferos con grandes habilidades para el salto, las largas extremidades les sirven para moverse en superficies verticales y desplazarse de un lado a otro. Pasan el 95% del tiempo en árboles, arbustos o saltando, pocas veces se ven en tierra. Pueden saltar hasta casi 6 metros, incluso pueden capturar a sus presas mientras saltan.

La mayor actividad del Tarsero de Horsfield es al finalizar el atardecer y durante la noche. Gracias al tamaño de los ojos pueden tener una mejor visión para cazar durante la noche. Son mayormente solitarios, solo se acercan a otros de su especie cuando buscan reproducirse o establecer territorios.

La comunicación se lleva a cabo por señales y estímulos olfativos, visuales y químicos. Los chillidos y silbidos son útiles para comunicarse en el periodo reproductivo.

Alimentación

El tarsero de Horsfield es un primate carnívoro, consumen insectos y mamíferos pequeños. Tratan de cazar cualquier cosa que tengan a la vista y consideren comida. Se ha reportado también dentro de su dieta alimenticia el consumo de reptiles y aves.

Distribución

Distribución del tarsero de Horsfield (Cephalopachus bancanus)
Distribución del tarsero de Horsfield (Cephalopachus bancanus)

La especie se puede encontrar en el sudeste de Asia, especialmente en el archipiélago malayo, así como también en Brunei e Indonesia (islas de Sumatra y Borneo y otras islas cercanas de menor tamaño).

Vulnerabilidad

La UINC cataloga a esta especie como vulnerable. Esto se debe principalmente a que una parte importante del hábitat natural de Cephalopachus bancanus ha sido destruido en las últimas décadas. La destrucción de bosques para generar sembradíos, tala de madera (considera la siguiente lectura sobre deforestación), recolección para la venta en el mercado de mascotas, son factores que afectan negativamente a la especie.

CITES también lo contempla en su Apéndice II, e igualmente existen normativas internas que regulan la conservación del tarsero de Horsfield.