Parásitos externos en hámster, cobayas, jerbos, ratones p ratas

Parásitos externos roedores
© Paradais Sphynx

Los roedores son animales de compañía muy activos, algo nerviosos y muy pequeños, pero no por esto quedan exentos de sufrir problemas parasitarios a nivel de la piel y el pelo, mejor conocidos como parasitosis externas. Entre los roedores afectados por parásitos externos destacan los hámster, cobayas (conejillos de indias), jerbos, ratones y ratas.

Los parásitos externos que comúnmente pueden afectar a este tipo de mascotas, como son los hámster, cobayas (conejillos de indias), jerbos, ratones y ratas, son organismos diminutos que también atacan a perros y gatos. Estos parásitos causan comezones en ocasiones leves, incluso intensas en los roedores, provocando que se rasquen mucho, llegando a lesionarse la piel, lesiones que se pueden infectar por bacterias y ocasionar caída de pelo.

¿Qué parásitos causan las parasitosis externas?

Entre las causas de parasitosis externas en las mascotas de tipo roedores como el hámster, cobayas, jerbos, ratones, etc., tenemos:

Ácaros

Los ácaros pueden habitar de forma normal en la piel de algunos roedores y pueden reproducirse de forma muy rápida, incluso causar heridas en zonas donde el animal no alcanza a rascarse, esto puede ser debido a problemas de déficit alimentarios o por contagio de otros roedores. También están los ácaros que producen sarna (Demódex, Sarcoptes), los cuales se alojan en el interior de la piel del roedor y hacen una especie de túneles entre su manto que causa mucha molestia y comezón.

Piojos

Los piojos se alojan en el pelo y se adhieren a él, depositando sus huevecillos en la piel. Si son muy numerosos se pueden apreciar fácilmente.

Pulgas

Las pulgas generalmente son adquiridas si el roedor convive con otros animales, o si se le deja que acceda al exterior, es decir, en zonas donde pueden existir una proliferación de estos parásitos como es el caso de los jardines.

Síntomas por parásitos externos en hámster, cobayas, jerbos, ratones o ratas

Los síntomas más evidentes para detectar parásitos externos en hámster, cobayas, jerbos, ratones, ratas y afines, varían un poco, de acuerdo al tipo de parásito que se encuentra presente, algunos animales se ven muy inquietos, nerviosos y en ocasiones no dejan de moverse dentro de la jaula donde habitan.

En problemas de pulgas y piojos, estos parásitos se advierten de forma casi inmediata sobre el pelo o en el interior de él, sobre la piel de la mascota, distinguiendo su presencia por puntos negros, o animalitos diminutos de color café, negro o rojo.

Las lesiones más comunes y evidentes que se observan en las parasitosis externas de roedores son:

  • Piel irritada y enrojecida.
  • Comezón leve o muy intensa en donde algunos animales dejan de comer y pierden peso.
  • Descamaciones y costras en la piel.
  • Dermatitis (inflamación y engrosamiento de la piel).
  • Zonas alopécicas (sin pelo).
  • Caída excesiva del pelo.
  • Laceraciones en la piel.
  • Infecciones en piel.

¿Cómo diagnosticar parásitos externos en roedores?

Ya hemos mencionado que tratándose de parásitos externos como pulgas o piojos hospedados en hámster, cobayas, jerbos, ratones o ratas, éstos llegan a apreciarse con mayor facilidad debido al tamaño que tienen, ya sea por detección directa o por medio de prueba de la cinta, aunque no sucede lo mismo tratándose de ácaros, pues estos parásitos no se observan a simple vista y es necesario realizar raspados cutáneos para llegar a observarlos a través de un microscopio.

Por esta misma razón, una vez que se han manifestado los anteriores signos clínicos, se debe acudir al veterinario para que realice los análisis o procedimientos indicados y así diagnosticar una parasitosis externa, incluso descartar otros problemas que puedan causar daños a nivel de la piel del roedor.

¿Existen tratamiento para parásitos externos en roedores?

Una vez que se realizaron las pruebas correspondientes y se llega al diagnóstico correcto, es decir, la presencia de parásitos externos en hámster, cobayas, jerbos, ratones, etc., el tratamiento se podrá llevar a cabo con éxito para erradicar al parásito de forma efectiva.

En ectoparásitos por pulgas o piojos en hámster, cobayas, jerbos, ratones y afines, se utilizan medicamentos administrados como son las inyecciones vía subcutánea o intramuscular, también existen productos antiparasitarios en presentaciones de spray, pipetas o champú, muchos indicados exclusivamente para roedores. La aplicación del tratamiento depende de la gravedad de la infección y debe ser recomendado por el médico veterinario.

Cuando se ha diagnosticado que el problema es causado por ácaros, el tratamiento consiste prácticamente en lo mismo, aplicando inyecciones de ivermectina previamente dosificadas por el médico veterinario que está tratando a la mascota, quizás también recomiende algún desparasitante de uso tópico o baños con productos antiparasitarios para roedores.

La sarna igualmente puede aparecer a nivel de las orejas, por lo que además del tratamiento que reciba en la clínica veterinaria, será necesario limpiar el interior de las orejas con una solución antiparasitaria que el veterinario recete para disminuir y eliminar los ácaros presentes en el hámster, cobayas, jerbos, ratones u otros roedores mascotas.

Si el animal se encuentra solo, también es importante que se realice una limpieza y desinfección completa de su hábitat, cambiando el sustrato por uno limpio y nuevo, eliminar objetos que puedan almacenar pulgas como madera o cartón, y aplicar algún producto insecticida no tóxico sin que el roedor se encuentre en su interior por lo menos 12 horas antes de volver a acomodarlo en su recinto, especialmente para evitar cualquier riesgo de intoxicación.

En el caso de que la mascota afectada se encuentre conviviendo con otros roedores, durante su tratamiento se recomienda mantenerla separada de ellos, y aunque no se observen signos clínicos en ninguno de los otros compañeros, será un buen momento para llevar a cabo una limpieza y desparasitación generalizada de los individuos, usando el producto adecuado indicado por el veterinario y con esto prevenir una infestación en todos los animales.

Parásitos externos en hámster, cobayas, jerbos, ratones o ratas
Tu opinión importa: Valora el artículo