otitis en conejos

Información de otitis en conejos
© Paradais Sphynx

Los conejos, por regla general, poseen orejas y canales auditivos relativamente grandes, por eso llegan a ser muy propensos a sufrir problemas de infecciones e inflamación que se conocen como otitis.

La otitis en conejos puede presentarse ya sea en el exterior de la oreja, en oído medio y en casos más severos pueden llegar hasta el oído interno, siendo más molestas y complicadas para tratar.

La otitis en conejos es una inflamación del canal auricular y de algunos componentes internos de él, como el tímpano, provocan molestias que se llegan a detectar con cierta facilidad en conejos “comunes” debido a la posición erecta de las orejas, aunque en razas de orejas caídas, como los belier, puede llegar a ser un poco más difícil de detectar comprometiendo la audición del animal.

¿Cuáles son las casas que provocan otitis en conejos?

Muy diversos agentes etiológicos y factores son los que causan la otitis en conejos, debido a que las orejas y el conducto de audición en aquellos de orejas levantadas se encuentran mucho más expuestos, incluso en los de orejas caídas, éstas pueden guardar humedad en el interior y desembocar también en un problema de otitis.

Entre las causas principales de otitis en conejos destacan:

  • Parásitos cutáneos en la zona de las orejas (comúnmente Psoroptes cuniculi).
  • Alergias auto inmunitarias
  • Trastornos hormonales
  • Cuerpos extraños en la oreja u oído
  • Alergia a algún medicamento
  • Hongos
  • Bacterias que migran de la faringe o la nariz al oído como Pasteurella multocida, que puede tornarse una enfermedad crónica.

Signos o principales síntomas de otitis

En todas las causas de otitis en conejos se observan signos clínicos muy similares:

  • Temblor constante de las orejas
  • Comezón y rascado constante
  • Enrojecimiento
  • Inflamación
  • Secreciones internas
  • Una o ambas orejas caídas
  • Sacudida habitual de la cabeza
  • Dolor al contacto
  • Movimientos extraños de los ojos
  • Laceración o heridas en las orejas por exceso de rascado
  • Andar en círculos
  • Ladeo de la cabeza (normalmente en ruptura de tímpano)
  • Equilibrio alterado
  • Pérdida del apetito debido a las molestias

La rapidez con la que se acuda a consulta clínica veterinaria, una vez que se ha detectado alguno de estos signos o síntomas, será muy importante, pues llegan a quedar algunas secuelas permanentes, como el ladeo de cabeza si el problema no ha sido atendido con suficiente antelación.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad?

La otitis en conejos de orejas grandes y erguidas es fácil de apreciar incluso por el propietario desde su hogar, aunque los de orejas largas y caídas será necesaria una revisión más exhaustiva, ya que la forma tan peculiar que adoptan las mismas hace más difícil su exploración.

En el caso de observar los signos mencionados con anterioridad, será necesario acudir a una consulta con el médico veterinario para que revise adecuadamente las orejas y las zonas afectadas, y evalúe si existe la presencia de una perforación en el tímpano, que puede resultar muy peligrosa.

El examen del conducto auricular es una forma muy efectiva para realizar el diagnóstico de la otitis en conejos, pero también se pueden requerir algunas pruebas complementarias a los efectos de analizar si existen complicaciones de infecciones por presencia de bacterias, por ejemplo, raspado cutáneo, citología y pruebas de sangre.

Las radiografías y resonancia magnética también son de ayuda al momento de advertir algún síntoma relacionado con ladeo de la cabeza en el conejo, ya que en enfermedades neurológicas este signo clínico es muy común, una vez descartada esta posibilidad, en la radiografía se pueden observar los tímpanos para saber si se encuentran lesionados, con la resonancia magnética se observarán estructuras más internas del oído y así excluir o confirmar daño y ruptura en las mismas.

Tratamiento de la otitis en conejos

Dependiendo de la gravedad y profundidad que se detecte al realizar las pruebas diagnosticas, se podrán instaurar tratamientos de manera segura bajo las indicaciones del médico veterinario.

Los medicamentos utilizados pueden ir desde antibióticos vía oral o inyectados como enrofloxacina, antiinflamatorios como corticoides, antifúngicos, gotas óticas que contengan componentes antiinflamatorios, analgésicos, antibacterianos si fuese el caso y limpieza constante con alguna solución especial en el interior de las orejas.

Si el conejo ha perdido el apetito o no puede alimentarse por sí mismo, será necesario ofrecerle comida en la boca, y si no quiere comer, se puede recurrir a una alimentación forzada con papilla especial o hecha a base de verduras para que la ingesta se realice con mayor facilidad.

Hablando de antibióticos, no debe olvidarse que son medicamentos que siempre han de utilizarse bajo estricta vigilancia veterinaria, ya que ha de tomarse en cuenta la bacteria responsable de la infección, además los tratamientos deben tener una duración determinada a los efectos de observar una mejoría en cuanto eliminación de bacterias presentes, se deben respetar horarios y tiempos establecidos por el veterinario para comprobar unos resultados satisfactorios y, en consecuencia, la correspondiente mejoría en el conejo afectado.