huron doméstico, animal popular como mascota

depositphotos © lifeonwhite

El hurón doméstico o ferret (en inglés) es un mamífero del orden carnívoro, pertenece a la familia Mustelidae, mustélidos, que agrupa a más de 60 especies ordenadas en cinco subfamilias, concretamente el huron pertenece a la subfamilia Mustelinae, género Mustela, que reúne a su vez a 16 especies. El destinado a animal doméstico es una subespecie del turón europeo, Mustela putorius, denominándose a la subespecie Mustela putorius furo.

La domesticación de los hurones data de tiempos lejanos, pues desde antaño se le ha considerado como un animal de utilidad, ya que gracias a estos mamíferos se podía controlar las plagas de conejos. En tiempos actuales es utilizado como animal de compañía e incluso para muchas personas es un animal más sociable que los gatos. Existen gran variedad de colores: albinos, negros, plateados, etc.

Hábitos o costumbres del hurón

El hurón es una especie de hábitos crepusculares, pasan muchas horas descansando; cuando están despiertos son activos y muy curiosos, por eso es necesario extremar precauciones para evitar accidentes hogareños, sobre todo por la facilidad que tienen en introducirse en cualquier lugar inesperado. Son animales muy sociables, de hecho les encanta jugar con los humanos, también con otras mascotas si se les ha integrado desde pequeño.

Características de los hurones

Es un animal pequeño, de cuerpo alargado y patas cortas. Tienen un cuello largo y cabeza triangular que les hace perfectos para la caza en madrigueras, para lo que fueron domesticados.

Suelen pesar de 1 a 2 kilos, pero pueden llegar a los 7, siendo los machos más pequeños que las hembras. Cambian la dentición a los 50 días y les sale su primera a los 17 días. Se hacen adultos a partir del año de edad como máximo y la época de cría abarca de diciembre a junio. Son animales poliéstricos y con ovulación inducida. La gestación dura de 40 a 46 días, paren de 2 a 16 crías sin pelo y ciegas. Suelen vivir aproximadamente 8 años.

Alimentación de los hurones

Son carnívoros estrictos que necesitan una alta cantidad de proteína de buena calidad. Requieren un  30-40% de proteína, por lo que el pienso de hurones o el comercializado para gatos cachorros es el recomendado para ellos. Además es indispensable administrar taurina, que debe estar presente el el balanceado comercial que facilitemos al hurón.

Los preparados balanceados existentes en el mercado cubren las necesidades nutricionales de los hurones, se trata de alimentación seca o húmeda y con alto contenido en proteínas. Es la mejor opción teniendo en cuenta que son animales carnívoros, en definitiva, podemos concluir que la alimentación industrial ofrece una dieta equilibrada acorde con las necesidades alimenticia del mustélido. No es recomendable facilitarle carne cruda, ya que pueden portar bacterias perjudiciales, en todo caso es necesario que esté hervida y que su suministro no comprenda su fuente principal de alimentación, se facilitará como complemento en días alternos. Otros complementos o premios pueden ser potitos de bebés o frutas y verduras frescas en pequeñas proporciones y suficientemente troceadas para facilitar su ingesta.

Cuidados, educación y socialización del hurón

Al igual que al gato, se le puede educar para que realice sus deposiciones en un cajón arenero, requerirá además algunos cuidados como corte regular de uñas, cepillados, limpieza de oídos y no le vendrá mal algún baño cada mes, aunque algunos expertos sugieren no bañarlos, ya que consideran que puede aumentar el mal olor, recomiendan mejor la castración para la desaparición de problemas relacionados con mal olor. También ha de limpiarse concienzudamente sus accesorios. La limpieza es un factor esencial en estos animales, ya que desprenden un olor desagradable para el hombre, que le sirve para poder demarcar su territorio del resto de sus congéneres. La adopción desde cachorro es la mejor alternativa, de esa manera se adaptará mejor al nuevo hogar; es necesario manipularlo regularmente para que el contacto humano sea de su agrado y no muestre señales de agresión hacia el medio doméstico.

Para facilitar el ejercicio físico es importante sacarlo de la jaula diariamente, al menos un par de horas, y dejarlo que transite por alguna habitación de nuestra vivienda, siempre extremando precauciones para que no pueda escapar o manipular cableado eléctrico u otros accesorios domésticos perjudiciales para el hurón. Las jaulas deben ser espaciosas, con suelos blandos por su costumbre de excavar. A no ser que se castren, tienen que vivir de forma solitaria. Los habitáculos deben estar correctamente separados en zonas de alimentación, descanso, deyección, etc.

Manejos

Para un correcto manejo, sobre todo en caso de presentar heridas u otras enfermedades, es necesario cogerles por la piel del cuello y acariciar el abdomen hacia abajo aprovechando su efecto calmante. Posteriormente, cogerle la cabeza y las extremidades anteriores con una mano y las posteriores con la otra.

Reproducción de los hurones

La madurez sexual en hembras es alrededor de seis meses y machos a los nueve; la gestación dura unos 43 días de media, paren un promedio de entre 2 a 16 crías, las cuales nacen sin pelo, sordas y ciegas. Abren los ojos a los cinco días y a partir de la quinta semana empiezan a digerir alimento sólido; empiezan a valerse por sí solos a partir de los dos meses de vida. Dos semanas antes del parto se debe preparar un buen lecho, por ejemplo una caja a la que introduciremos tela o alguna cama acolchada para facilitar la comodidad de la progenitora; no se debe manipular a la hembra ni a sus crías hasta transcurrido tres semanas desde el parto, ya que la hembra puede abondar a sus crías, concluido ese periodo, podemos renovar el lecho y empezaremos a manipular a los pequeños hurones para que se acostumbren al contacto humano.

Es fácil saber cuando se inicia el celo en la hembra, ya que experimenta un aumento de la vulva, además se producen descargas vaginales de modo regular. Es fértil a partir de los 10 días, momento en el que se podrá aparear con el macho, al que debemos incorporar en la jaula de la hembra. El ritual reproductivo es violento, el macho muerde el cuello de la hembra para inmovilizarla y facilitar la cúpula, en ocasiones se producen agresiones y vocalizaciones a modo de gritos o chillidos. Para asegurar el éxito en la reproducción, es necesario que permanezcan conviviendo en comunidad un mínimo de dos días.

Salud de los hurones

Si queremos que se conserve en optimas condiciones de salud es necesario una visita veterinaria, al menos una vez al año, para que el profesional explore al animal y nos proporcione unas pautas o consejos a seguir, sin duda beneficiará positivamente en cuanto a su buen estado de conservación o calidad de vida. Las desparasitaciones regulares y proporcionales las vacunas acordes con el protocolo que determine el veterinario es de una importancia vital para estos curiosos mamíferos. Principalmente se le vacunará del moquillo y rabia.

Principales enfermedades

– Enfermedad de Cushing: Se produce por un desorden hormonal originado en las glándulas suprarrenales, muy común en estos animales por hiperplasia o por un tumor en las glándulas suprarrenales. Se observa una calvicie simétrica que empieza en las ancas y avanza progresivamente hacia la cabeza, ocasiona picores, granos y enrojecimiento de la piel. Puede complicarse con anemia grave, y en los machos produce agresividad y agrandamiento de la próstata. En hembras hay un agrandamiento vulvar y secreción purulenta.

– Insulinoma: Tumor en el páncreas que produce un aumento de insulina con la correspondiente bajada del azúcar en sangre.

– Hiperestrogenismo: Se produce por un mantenimiento de los niveles de estrógenos durante el periodo de cría. Las hembras de hurón necesita ser inducidas sexualmente para que estos niveles de estrógenos bajen, ya que son incapaces de salir del celo de forma natural y pueden morir.

– Linfoma: Muy común en estos mustélidos a partir de los dos años de edad. Puede ser tratado médica o quirúrgicamente según el caso.

– Síndrome de Waanderburg: Defecto genético que tienen los hurones, mantienen una franja blanca en la cara o en la totalidad de la cabeza, se caracteriza por una sordera superior al 75%.

– Enfermedad aleutiana: Causada por un parvovirus que afecta al sistema inmune, no hay cura para esta enfermedad.

Mastocitomas: Suelen ser tumores benignos situados en las mamas, es preciso su extracción para la recuperación del mustélido.

Moquillo: Es altamente mortal por lo que nunca se debe descuidar la vacunación del animal.

Precio y venta de hurones

Actualmente se puede conseguir un hurón en tiendas especializadas de animales, también en criaderos e incluso algunos particulares ofrecen pequeños mustélidos a precios bastante asequible, el precio medio ronda entre 40 a 100 euros, aunque a ello hay que añadir la jaula y demás accesorios necesarios para su alojamiento, sin olvidarnos de productos referentes a su alimentación e higiene.

Información taxonómica del hurón: Mustela putorius furo

Hurones domésticos o macotas

Hurón mascota

Reino: Animalia.
Subreino: Eumetazoa.
Filo: Chordata.
Subfilo: Vertebrata.
Clase: Mammalia.
Subclase: Theria.
Orden: Carnívora.
Suborden: Caniformia.
Familia: Mustelidae.
Subfamilia: Mustelinae.
Género: Mustela.
Especie: Mustela putorius.
Subespecie: Mustela putorius furo.