Hámster ruso Campbell – Cómo tenerlo en casa y cuidarlo

Hámster ruso Campbell, Phodopus campbelli
Hámster ruso Campbell, Phodopus campbelli

El Hámster ruso Campbell es un diminuto roedor que fue descubierto por W.C. Campbell a comienzos del siglo XX en la región de Tuvá, Rusia, de ahí su denominación científica: Phodopus campbelli. En un primer momento era un roedor de laboratorio, con posterioridad, hacia 1970 empezó a expandirse como animal doméstico. Sus orígenes no solo están en Rusia, también en China y otras áreas geográficas de Asia.

En la naturaleza, el hábitat del hámster ruso Campbell tiene lugar dentro de una red de túneles bajo la tierra que ellos mismos crean. La necesidad de sentirse a resguardo está siempre presente en este hámster, por eso es muy importante que su jaula cuente con un nido formado de elementos secos, tales como hojas secas, virutas no tóxicas o sustrato especial para hámster.

Si te gustan los roedores, este encantador hámster puede ser tu mejor opción.

Características físicas del hámster ruso Campbell

Es mucho más pequeño que sus colegas de especie y su corto y suave pelaje no es tan variado en lo que a colores respecta: su abdomen es gris claro y su dorso y cabeza son de color grisáceo más oscuro, no obstante, existen mutaciones con otros coloridos entre los cuales se encuentran: opalino, agente o albino. Tiene subpelo y este es corto y gris oscuro. Una raya negra, muy delgada y de trazo bien definido, recorre su cuerpo desde las orejas hasta la cola. Existen variedades de pelaje satinado y ondulado.

Las almohadillas de las cuatro patas del hámster ruso Campbell, así como su diminuta cola, están cubiertas de un suave pelo blanco.

Cómo se comporta en cautiverio

Es una especie monógama, las parejas lo serán para toda la vida, además el hámster ruso Campbell puede llegar a convivir con otros de su especie si se tienen desde edad juvenil. El sentido que tiene más desarrollado es el olfato, por lo que utiliza la orina y las heces para marcar su territorio.

Tiene hábitos nocturnos y crepusculares, por lo que lo oiremos ejercitarse en su ruedita durante las horas de la noche. Sus movimientos son rápidos y abruptos,  un legado de sus genes, puesto que cuando se encuentran en estado salvaje deben escaparse de los depredadores en aras de su supervivencia.

Un hábitat en casa para el Campbell

Necesitarás una jaula con sustrato o paja, elementos para su ejercitación y un nido para que duerma tranquilo y se aísle del entorno cuando así lo desee. Con dos recipientes será suficiente, ya que en uno se coloca el agua y en el otro la comida.

El agua debe ser removida a diario o, si se ensucia, antes. La higiene semanal de la jaula debe ser profunda e involucrar desinfección. La jaula es mejor ubicarla en lugares sin demasiados ruidos para evitar que el hámster ruso Campbell se estrese, además soportaran mejor lugares cálidos sin corrientes y demasiada humedad.

Parámetros de reproducción del hámster ruso Campbell

Cuando está en cautiverio, el hámster ruso Campbell es prolífero, de hecho suele tener varias camadas al año. Esta situación puede llegar a ser abrumadora si tenemos en cuenta que su período de gestación tiene un promedio de diecisiete o dieciocho días y puede llegar a obsequiarnos con una media de cinco crías en cada camada.

Es muy importante tener en cuenta que la madurez sexual en el macho se alcanza a partir del mes o mes y medio de vida. Lo que creemos que es una inofensiva cría, sin embargo puede llegar a ser todo un padre en potencia, aspectos a tener en cuenta si no se pretende tener camadas deseadas. Las hembras tardan el doble de tiempo en poder concebir. Distinguir el sexo es fácil cuando son adultos (machos testículos descendidos), si son más jóvenes por la distancia entre el ano y el órgano sexual más próximas en ejemplares hembras.

Cuando el hámster ruso Campbell nace, carece de pelaje, pero sí cuenta con sus incisivos y con las garras con las que sostendrá su comida en la adultez. Durante los primeros días, tanto sus ojos como sus orejas permanecen cerrados. Hacia las dos semanas ya tienen pelo y los ojos se abren, unos días más dejan de mamar y comienzan a comer alimentos sólidos. A partir del mes de vida pueden independizarse de sus progenitores.

Si es bien cuidado, puede llegar a vivir hasta tres años. No es una vida demasiado larga, pero en estado salvaje, debido a los peligros que atraviesa son incluso menos longevos.

Cómo alimentar al hámster correctamente

Podemos proporcionarle las clásicas raciones para hámsteres que conseguimos embolsadas en cualquier tienda para mascotas. Para complementar su dieta, es conveniente darle ocasionalmente frutas y verdura, también minerales que le ayudarán a comer. Ofrecerles demasiados alimentos no es aconsejable, pues tendrá tendencia a la obesidad. Es relevante revisar la jaula y retirar la comida desechable, pues el hámster ruso Campbell tiende a almacenarla y quedar en mal estado.