Hámster ruso blanco invernal enano (Phodopus sungorus) puede ser tu mascota favorita

Hámster ruso blanco invernal enano
Hámster ruso blanco invernal enano
© Paradais Sphynx

El hámster ruso blanco invernal enano, de nombre científico Phodopus sungorus, es un mamífero de la familia Cricetidae, originario de Siberia y del norte de Kazajstán. Se sabe que está entre nosotros por lo menos desde el año 1770 y que resiste temperaturas de hasta –25 ºC. Para sobrevivir en la naturaleza construye sus propias madrigueras en cuyo interior la temperatura es mucho más amigable que fuera de ellas.

Estos mamíferos roedores viven en colonias y su sistema de convivencia se basa en la jerarquía, el cual se traslada al cautiverio cuando los tenemos en pequeños grupos.

Uno de los estudiosos que dio a conocer esta raza de hámster fue el científico Klaus Hofmann, el cual criaba con ellos tanto como animales de laboratorio y compañía.

Cuando presenta la capa blanca se debe a un cambió en el pelaje habitual en época invernal, sobre todo en estado salvaje, que es cuando afronta temperaturas más duras, de ahí su denominación: hámster ruso blanco invernal enano.

Características del hámster ruso blanco invernal enano

El aspecto del hámster ruso blanco invernal enano se asemeja a una pequeña bolita de pelo, convirtiéndolo en uno de los roedores favoritos para los aficionados de esta especie. Su cuerpo es gordito y corto, ya que su longitud promedia los 7-9 cm. El peso oscila en los 43 gramos. La cabeza es redondeada, al igual que sus orejitas y los ojos pequeños, de tonalidad oscura.

Los colores que presenta en la naturaleza son el marrón, el blanco y el gris, pero los criadores lograron los tonos sepia, perlado, anaranjado y canela. En su lomo se presenta una línea fina y negra que se expande por todo el dorso. Su manto es fino, mullido y corto.

Presentan glándulas olorosas en el vientre que son relevante a modo de comunicación social. No suelen tener buenas dotes para escalar o trepar, tampoco el hámster ruso blanco invernal enano tiene habilidad para el salto.

El dimorfismo sexual del hámster ruso blanco invernal enano es apreciable, el macho en su adultez se le puede observar la piel que cubre sus testículos, además la distancia entre ano y orificio sexual es mayor en ejemplares machos, finalmente las hembras observadas desde arriba son más regordetas que los varones.

La madurez sexual del hámster ruso blanco invernal enano es adquirida a partir de las cuatro o cinco semanas de vida. La hembra tiene un tiempo de gestación de unos 19 días y suele alumbrar entre cuatro a seis crías. El destete se produce a la edad de unos treinta días.

Se ha reportado como esperanza de vida de entre dos a tres años.

Hábitos y comportamiento

Al ser animales tan sociables y juguetones, resultan la mascota ideal para las personas que no tienen mucho espacio y desean darle una compañía animal a sus hijos.

A pesar de formar colonias en la naturaleza, son territoriales y si conviven dos ejemplares nuevos de “hámster ruso blanco invernal enano” en una misma jaula, las peleas podrían tornarse un problema, por esa razón de mantenerlos en comunidad, han de tratarse de grupos ya establecidos. En el caso de que pongamos a convivir a un macho y a una hembra, la reproducción será inevitable y son animales muy prolíficos, ya que pueden darnos hasta cinco camadas a lo largo del año.

Su hábito de hibernación natural pierde fuerza cuando está en cautiverio, por lo que rara vez ocurre, dado que el ambiente no acompaña para tal fil. No obstante, cuando el hámster decide hibernar (si el ambiente en el que se encuentre presenta temperaturas bajas), lo hará durante un período similar a una semana y no saldrá de su nido en esos días. Es importante no molestarlo al intentar despertarlo, ya que es necesario para ellos concluir con esta fase biológica. Cuando despiertan de su sueño, su pelaje se habrá aclarado sensiblemente.

La tendencia más marcada del hámster ruso blanco invernal enano es ser activo tanto por la noche como por el día, por lo que es normal que pase gran parte de la noche haciendo ejercicio en su ruedita e igualmente lo podamos observar activo durante el día.

El espacio ideal para tu hámster

La jaula en la que lo albergues debe ser espaciosa y proporcional a la cantidad de hámsteres que pongas en ella. En su base puedes colocar viruta o grava, lo cual debe ser removido para limpiar la jaula de forma semanal. Es necesario que tu hámster ruso blanco invernal enano disponga de un nido para dormir, de una rueda para ejercitarse y de recipientes para la comida y para el agua.

La jaula debe colocarse en un lugar ventilado y luminoso, pero fuera del alcance de la luz solar. El hámster ruso es muy higiénico y bastante pacífico.

No olvides manipularlo regularmente, así se adaptará mejor al entorno familiar, también el hámster ruso blanco invernal enano puede salir algunas horas de su jaula, siempre supervisado para evitar accidentes o fugas. La manipulación ha de realizarse con calma, de lo contrario puede asustarse y morder, que es su principal medio de defensa en estado salvaje.

Cómo alimentarlo de la mejor forma

Existe alimento especialmente preparado para hámsteres que puede ser adquirido en tiendas de mascotas; pero también es necesario proporcionarles frutas y verduras frescas y crudas, aunque en estado salvaje no tienen mucho acceso a estos últimos recurso, lo cual ha de hacerse con precaución y de manera ocasional. Entre las preferidas por estos roedores son las manzanas, las peras o las zanahorias. No debe faltar agua limpia y fresca, lo ideal es suministrarla en un bebedero especial para estos animales tipo botella, de esa manera no la derramarán.

Materiales para roer también son una buena alternativas, especialmente para que puedan desgastar sus dientes y prevenir un crecimiento desmesurado.