Enfermedades dentales de los conejos, principales signos asociados 

Enfermedades dentales de los conejos
Las enfermedades dentales de los conejos representan afecciones comunes en la especie debido a las características de la cavidad oral y el tipo de masticación que posee. La mayoría de ellas pueden abordarse clínicamente con especial énfasis sobre el manejo preventivo.

Las patologías de la boca comprometen con el tiempo el estado general del animal. Desarrollaremos las principales enfermedades dentales de los conejos y su relación con la anatomía y fisiología masticatoria de la especie.


Cavidad oral del conejo

El conejo es un mamífero lagomorfo perteneciente a la familia de los lepóridos, grupo que incluye géneros de conejos de diversas partes del mundo así como las liebres. Dentro de las características que diferencian a los lagomorfos de los roedores, con los que habitualmente se los agrupaba, se destaca el doble par de dientes incisivos superiores.

La dentición de los animales puede clasificarse teniendo en cuenta su tipo de crecimiento, la diversidad de piezas dentarias y si existe una o dos generaciones de dientes. Los conejos poseen dientes con diferente aspecto y función. Desde la porción central a la periferia, cada pieza se compone de pulpa, dentina, su cobertura de cemento en la unión con el hueso y de esmalte en la porción oral visible. Cada diente se reconoce a su vez como una única corona, es decir, no existe cuello ni porción radicular. Poseen incisivos, premolares y molares, todos dientes deciduos -conocidos también como dientes de leche- que inician su erupción durante el desarrollo fetal y finalizan su recambio a permanentes al mes del nacimiento.

Una característica distintiva en estos animales, así como sucede en otros herbívoros, es la longitud de sus coronas y el crecimiento permanente de sus piezas dentarias. Esta peculiaridad permite contrarrestar el desgaste normal de los dientes que ocurre como resultado de la masticación, y mantiene así un equilibrio que resulta imprescindible para la salud bucal.

Aspectos de la masticación

Los conejos poseen dos tipos de masticación bien identificadas: el aplastamiento de alimentos duros o gruesos y los movimientos de corte utilizados para fraccionar los productos fibrosos. En el equilibrio entre el crecimiento y el desgaste dentario influye tanto la calidad como la velocidad de los movimientos masticatorios, y estos movimientos están estrechamente relacionados con el tipo de alimento.

La dieta del conejo debe contemplar tanto productos balanceados secos como frutas y alimentos fibrosos. Una alimentación inadecuada que altere el equilibrio entre desgaste y crecimiento de molares e incisivos resultará en enfermedades dentales de los conejos producidas por sobrecrecimiento o maloclusión y sus complicaciones.

Enfermedades dentales de los conejos

Como puede comprenderse, muchas enfermedades dentales de los conejos están estrechamente relacionadas con el tipo de alimentación. En la mayoría de los casos, estas pueden por lo tanto evitarse mediante un íntegro asesoramiento al propietario del animal.

En el conejo utilizado como animal de compañía, las afecciones dentales habitualmente se evidencian cuando la condición está avanzada y el estado general del animal se encuentra comprometido. Los animales que acuden a consulta pueden mostrar asimetría facial, salivación profusa, secreción ocular, así como pérdida de peso y signos de dejadez o falta de acicalamiento en diferentes grados.


Un interrogatorio completo al propietario, la exploración minuciosa y el empleo de estudios complementarios como la radiografía permitirán confirmar el diagnóstico de las principales enfermedades dentales de los conejos.

Maloclusión y sobrecrecimiento dental

La maloclusión se refiere a la posición incorrecta o el mal alineamiento de los dientes que altera como consecuencia la calidad de la mordida (oclusión). En el conejo, este defecto en la posición se observa por la falta de correspondencia entre las piezas superiores e inferiores y está dado por diferentes causas. De no ser atendida a tiempo, la maloclusión puede desembocar en sobrecrecimiento dental -principalmente de incisivos- y trastornos asociados como disfagia (dificultad para alimentarse), anorexia e infecciones con abscesos bucales.

La maloclusión es una de las enfermedades dentales de los conejos más frecuentes y puede manifestarse a los pocos días del nacimiento o posteriormente de forma adquirida. En los animales recién nacidos puede verse la maloclusión como resultado de un mal posicionamiento de la mandíbula o el maxilar. La maloclusión adquirida, en cambio, se produce en el conejo adulto debido al desgaste dental insuficiente que producen las dietas pobres en fibra.

Dependiendo del grado de enfermedad y complicaciones, la maloclusión deberá resolverse mediante cirugía -desbaste, extracción de piezas dentarias- y/o por medio de ajustes en la dieta.

Enfermedad periodontal y abscesos dentales

Por último, dentro de las enfermedades dentales en los conejos de frecuente aparición se encuentran la enfermedad periodontal y los abscesos dentales simples o múltiples.

La enfermedad periodontal es una enfermedad que involucra los tejidos de sostén del diente. En los conejos, las causas son similares a las de otras especies e incluyen el tipo de alimentación, una higiene bucal (auto limpieza) insuficiente, la predisposición racial y el estado inmunitario del individuo.

El tratamiento de la enfermedad periodontal incluye limpieza y resolución de complicaciones.

Los abscesos se producen generalmente como resultado de otras enfermedades dentales de los conejos no tratadas a tiempo. Representan por lo tanto complicaciones de heridas por maloclusión, enfermedad periodontal, entre otros.

Los abscesos dentales se ubican mayormente en la región del maxilar y cabeza, y pueden provocar severas lesiones oculares e infecciones óseas dada la cercanía con esos tejidos.

Su ubicación y complejidad se confirma mediante estudios radiográficos. El tratamiento de elección es la cirugía y antibioticoterapia de apoyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *