Cría del hámster, aprende a cuidarlos en la etapa reproductiva

Cría del hámster
Cría del hámster
Hugo Alexander Ruiz acevedo (sp.depositphotos.com)

¿Quieres tener una mascota pequeña y graciosa? Pues los hámsters son lo que estás buscando. Aprende todo lo relacionado con la cría del hámster y empieza a disfrutar de la compañía de este simpático roedor.

Cómo es la reproducción del hámster

Los hámsters son mamíferos muy prolíficos, que pueden tener diez crías en una camada, como promedio. Además, el tiempo de gestación es uno de los más breve entre todos los mamíferos terrestres (un aproximado de 16 días en casi todas las variedades de hámster). Como si esto fuera poco, luego del parto, se producirá el próximo celo en tan sólo 4 a 7 días después.


Para determinar si la hembra esta en celo, se puede tocar la espalda, cerca de la cola. Si permanece quieta, o levanta la cola, está dispuesta para la cópula. Por lo general, se coloca a la pareja en una jaula en la que no hayan estado anteriormente. También se recomiendo introducir la hembra a la jaula del macho, nunca al contrario.

En el caso de que ambos animales se encuentren dispuestos, el tiempo de la cópula es de 30 a 45 minutos. Durante ese período, el macho cubre varias veces a la hembra. Debe cuidarse de retirar a los animales cuando ya muestren apatía por la copulación. De no hacerlo, pueden tornarse agresivos y lastimarse mutuamente.

Cría del hámster durante la gestación

La recomendación general es dejar al macho junto a la hembra en la jaula si no se atacan uno al otro. Pero, como la hembra requiere de la mayor tranquilidad posible, suele retirarse al macho a su jaula. Durante los últimos días de gestación, la hembra está especialmente sensible y agresiva.

Debe proporcionarse material para la construcción del nido desde el día 10 o 12 de la gestación. Para este momento, también conviene limpiar la jaula de restos de alimentos, excrementos, etc. Es relevante cambiar el agua y colocar suficiente alimento. La hembra suele tener un parto rápido y limpio. No de puede molestar a las crías ni a la madre, para que esta última no se torne agresiva con los recién nacidos.

Manipulación de las crías

Un factor muy importante en la cría del hámster es determinar cuándo manipular las crías. Es importante no acercarse a los pequeños hámsters durante las primeras tres semanas de vida. De no ser así, puede que su madre aborrezca su olor, matarlo en defensa de la camada e incluso comérselo.

Después de la tercera semana, se vuelven un poco más independientes. A pesar de ello, todavía necesitan alimentarse de la leche de su madre. Cuando cumplen su primer mes, sus órganos genitales se han definido y están listos para copular. Por eso, es importante separarlos por sexo antes de que suceda.


Resulta bastante sencillo determinar el sexo del hámster. En el caso del macho, el orificio genital estará más separado del ano que en la hembra y será un poco más largo. Para observar bien la diferencia, una buena opción es sostener al hámster boca arriba y apartar con cuidado sus patas traseras.

Datos importantes sobre la cría del hámster

Si vas a iniciarte en la cría del hámster, es importante que conozcas estos datos de la especie:

– Hay cuatro especies de estos roedores que se han popularizado a través del tiempo. A estas se les conoce con los nombres comunes de: hámster sirio (clic aquí), hámster ruso (clic aquí), hámster chino (clic aquí) y hámster enano (clic aquí).

– Las bolsas que tienen en sus mejillas, llegan hasta sus hombros y se llaman abazones. En ellas pueden almacenar alimento que transportan a la madriguera. Puede permanecer allí durante un día entero. En ellas no se digiere la comida, puesto que no poseen glándulas digestivas de ningún tipo.

– La madurez sexual se alcanza pocas semanas después del nacimiento, aunque su desarrollo morfológico se extiende hasta el sexto mes aproximadamente.

– El peso de los hámsters sirios adultos, los más populares como mascotas, es de casi 200 g. Otras especies más pequeñas, tienen un peso máximo de 30 0 40 g.

– Su esperanza de vida óptima es de dos años. De hecho, aunque la cría del hámster se realice en condiciones normales pueden durar año y medio. Por otro lado, también se han registrado casos excepcionales con cuatro años de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *