Cría de la ardilla coreana en casa, consejos para su reproducción

Cría de la ardilla coreana
Frank Vassen (flickr.com)/CC BY 2.0
Reproductor de ardilla coreana

Las ardillas listadas, también conocidas como ardilla coreana, están ganando auge como crías en cautividad. A pesar de que exige numerosos cuidados, la cría de la ardilla coreana puede reportar numerosos beneficios. Aprende todo lo que necesitas saber para iniciarte en el cuidado de estos roedores.

Datos generales sobre la cría de la ardilla coreana

Es bueno tomar en cuenta ciertos consejos al establecer una cría de ardillas coreanas. Esta especie tiene un comportamiento bastante agresivo, así que es importante manipularlas con precaución (accede a este enlace para consultar más datos de la ardilla listada). Los cambios meteorológicos y la incidencia de luz afecta su humor también. De hecho, son muy sensibles a la prolongación excesiva de luz natural o artificial.


Tienen un sentido del espacio propio muy arraigado. Necesitan tener cubículos individuales donde puedan realizar sus actividades cotidianas sin que otros ejemplares interfieran. El tamaño de las jaulas pudiera afectar el número de crías por camada.

Otros factores que pueden afectar la descendencia es la presencia de ondas electromagnéticas provenientes de artefactos eléctricos, especialmente de la televisión. Cabe decir que la exposición frecuente a estas produce estrés en el agitado organismo de estos animales. Esto trae como consecuencia una mayor agresividad que impide el apareamiento e incluso genera canibalismo hacia las crías.

Jaulas especiales para la cría de la ardilla coreana

Las jaulas que se utilizan para cría de la ardilla coreana deben cumplir ciertos requisitos. Estos la convierten en el hogar ideal de las ardillas y disminuirán las probabilidades de peleas entre ellas. Una de las primeras condiciones es que la jaula posea la misma longitud de ancho y largo.

Para ahorrar espacio y dinero, se pueden crear jaulas con cubículos individuales. En estos pueden habitar hasta 4 ardillas máximo, y se recomienda instalar un cubículo adicional. Este servirá para separar a los ejemplares en celo que van a aparearse. Pero lo habitual es hacer jaulas de dos cubículos, donde habite una hembra y un macho.

Cada uno de los cubículos, en cualquier modalidad de jaula, debe tener un pequeño lugar oscuro y cerrado. Este funciona como “dormitorio”, para la ardilla, y escondite cuando se encuentra asustada.

Desde la gestación hasta la madurez sexual

Una vez fecundada, la hembra tendrá una preñez de 28 días, mínimo, y 35 días, máximo. Puede llegar a tener hasta 8 ejemplares en una sola camada, y el promedio habitual es de 4 o 5. Su cuerpo es muy delicado al nacer, no tienen pelo, y miden un poco menos de 3 cm. Es importante iniciar la domesticación cuanto antes para que se habitúe a ser manipulada por el ser humano.

Las crías empiezan a amamantar una vez que han salido al exterior. Durante aproximadamente 14 días, las pequeñas ardillas no podrán abrir aun sus ojos. Al cabo de 45 – 50 días de nacidas, están listas para salir de la jaula materna y tener su propio cubículo.


Determinación del sexo y destete de las ardillas

Es muy recomendable determinar el sexo de las ardillas lo antes posible. Esto ayudará a distribuir bien la camada en las jaulas disponibles y construir otras de ser necesario. Dependiendo del carácter de la madre, podrá hacer esta revisión un par de días o una semana después del nacimiento.

Como ya se mencionó, la manipulación temprana de la camada es vital para la cría de la ardilla coreana. Así que, de ser necesario, traslade a la madre a otro cubículo mientras examina a los hijos. Determinar el sexo de la ardilla consiste en tomarla, voltearla suavemente y sostener sus patas anteriores para observar bien sus genitales. La distancia entre estos y el ano es mayor para los machos.

El destete de la camada se dará habitualmente unas ocho semanas después del parto. Sin embargo, puede adelantarse a la sexta o séptima semana para que la hembra inicie antes su próximo celo. Traslade con cuidado a las ardillas a su jaula definitiva, cuidando que haya una ardilla por cubículo.

Agrupación en cautividad

Nunca coloque dos ardillas del mismo sexo juntas. De preferencia, combine ardillas macho y hembra de diferentes camadas. Así, se asegura la variabilidad genética de la próxima generación.

Periodo de reproducción, emparejamiento y cópula

Una vez alcanzada la madurez sexual y estar listas para aparearse es importante tener en cuenta los siguientes datos. El período de celo de la ardilla coreana hembra dura tres días y empieza dos semanas después que el del macho. Entretanto, este puede delimitar el territorio y acercarse gradualmente a la hembra.

En el segundo día de celo, la ardilla hembra está dispuesta a aceptar al macho, casi sin cortejo previo. Sin embargo, las circunstancias pueden variar dependiendo de la hembra. En el caso de la cría de la ardilla coreana en cautividad, se recomienda criar la pareja reproductiva en jaulas cercanas.

Para evitar peleas entre los ejemplares a aparear, es preferible introducir a la hembra en la jaula del macho. De realizarse al revés, la hembra pudiera atacar al macho e impedirle la cópula. Inmediatamente después del apareamiento es necesario sacar a la hembra de la jaula. Nunca debe permanecer el día entero allí, ni tampoco se recomienda la copulación nocturna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *