Conejo Polish – Una raza enana muy especial

Conejo Polish
Conejo Polish

El conejo Polish es una raza de conejos enanos dentro de los cuales encontramos una enorme variedad, incluso clasificados en diferentes razas, puesto que se han generado diferentes cruzas entre ellos. Hay quienes opinan que, en general, estos animales son la mascota ideal.

¿Quieres conocerlos más, saber qué come, donde vive y algunas curiosidades? Acompáñanos en este artículo.

Datos interesantes acerca del conejo Polish

Si bien el término polish con el que se denomina a esta especie de conejo enano significa “polaco” esta raza no se originó en Polonia. Aunque no se tiene una absoluta certeza de su procedencia, la hipótesis más verosímil indica que estos simpáticos animales son de origen inglés, de hecho se tiene constancia que en el año 1884 el conejo enano polaco se registró como raza, aunque no se descarta que sus ancestros sean anteriores concretamente de Bélgica e incluso franceses o alemanes.

En un primer momento eran criados y apreciados por su carne, solamente existía la variedad de capa blanca, fue a partir de 1950 cuando comenzaron a aceptarse otras variantes de colores. Surgiendo igualmente razas de conejos enanos polacos similares como es el caso del Britannia Petite en USA o el clásico europeo denominado holandés enano (Netherland Dwarf ), todos comparten ancestros comunes, aunque la cría y selección hizo que existan ciertos caracteres morfológicos que hacen diferenciarlos entre sí.

Usos del Conejo Polish

En función de su belleza, simpatía y capacidad de adaptarse a pequeños espacios, hoy en día el conejo Polish es atraído como mascota. Otro de sus usos más frecuentes se da en exhibiciones de magia y entretenimiento.

A diferencia de tiempos lejanos, este bello lagomorfo ha dejado de ser un manjar que culminaba las delicias de sus comensales, allá por el siglo XIX, a constituirse en una mascota muy querida y apreciada por el público en general.

Características físicas. Morfología

Respecto del aspecto físico que presenta el conejo Polish posee una cabeza pequeña y ojos prominentes, con mirada expresiva y brillante, son bastante redondeados. Presentan una capa de piel suave y fina, apretada a su cuerpo.

En lo relacionado al peso ideal, el conejo Polish alcanza en la edad adulta un promedio de 1,134 kilos, según su estándar pesos superiores es objeto de descalifación en concursos. Cuando alcanza su desarrollo mide aproximadamente 23 cm. Posee una espalda arqueada, vientre bastante recogido y finas extremidades, sus orejas son relativamente pequeñas, con aspecto redondeados y bien erectas.

La variedad más común del conejo Polish es la de pelaje blanco, pero también podemos encontrarlo en tonalidades negras, lila y azuladas; sombreados, con patrón agouti, bronceados, con puntos tipo himalayo, etc.

Cómo es el carácter del conejo Polish

Esta especie de enana que posee un carácter amigable y no tiene dificultades para convivir con otras variedades de su misma especie, sin embargo, no podemos aseverar lo mismo cuando se trata de interacciones con otro tipo de animales, puesto que en dichos casos podrían presentarse conductas inusuales en función de contexto y la situación.

Respecto a su relación con los humanos su interacción es muy fluida. El conejo polish es un animal siempre bien predispuesto para el juego, tanto con niños como adultos. Es dócil y su actitud es movediza y muy vital.

Cuidados del conejo Polish

Si bien el conejo Polish puede pasar gran parte de su tiempo en una jaula, se debe procurar que la misma sea lo suficientemente espaciosa como para brindar al animal la posibilidad de moverse cómodamente. Además, es importante que el conejo tenga un período suficiente de tiempo para recrear fuera de la jaula y ejercitar su cuerpo, ya que es una raza hiperactiva y le gusta curiosear todo lo que le rodea.

El aspecto más delicado del conejo Polish es su estructura ósea que presenta gran fragilidad. Por tal motivo, debemos tener especial cuidado al sujetarlo y evitar que transite por lugares de cierta altura desde los que podría caer resultando gravemente herido.

Se recomienda además que su hábitat mantenga una temperatura templada, alejada de corrientes y humedades.

En lo referido a su alimentación, como otras razas de conejos enanos, debe comer heno de calidad, también se le puede ofrecer una selección de frutas y verduras, estas últimas con moderación para evitar problemas digestivos, la hierba fresca, así como ramas frutales y bloques minerales también es importantes para que puedan roer y limar sus dientes. No ha de faltarle agua limpia y fresca.

Es importante revisiones veterinaria para controlar sus salud, sobre todo para que tenga sus correspondientes vacunas y se prevean enfermedades mortales como la mixomatosis o la hemorragia vírica. Con buenos cuidados pueden vivir hasta los 9 años aproximadamente.

En cuanto la reproducción, es igual que las de otros conejos, aunque es necesario destacar que la raza no es muy promiscua.