Conejo Belier, lop ¿cómo es y qué cuidados necesita?

Conejo Belier, lop
Conejo Belier, lop

El conejo Belier es un lagomorfo que tiene un lugar especial en el corazón de muchos amantes de las mascotas. Puede ser de tamaño grande, mediano o en versión miniatura, el rasgo más característico son sus orejas caídas o gachas. Con frecuencia suele tener un pelo denso y bonito. Gracias a su docilidad, se ha convertido en una excelente elección para personas con poco espacio o que deseen un animalito de mantenimiento accesible. No obstante, el conejo Belier tiene necesidades muy concretas que debes conocer si quieres que forme parte de tu vida.

Historia de la raza Belier (lop)

Estos simpáticos integrantes del orden de los lagomorfos y familia de los lepóridos comenzaron a surgir en el año 1800, son denominados “lop” que hace referencia a sus orejas caídas. Sus ancestros presentaban tamaño bastante grande y orejas descomunales. Los existentes en la actualidad son más pequeños, por ejemplo el lop francés, con longitud de orejas también menor. Existe igualmente el lop inglés que guarda menores proporciones que sus ancestros, aunque es el que presenta mayores longitudes en orejas. El lop alemán, el cual es más pequeño, su peso es de unos 3,5 kg, destacando su robustez y el buen porte de la cabeza.

La versión de lop miniatura comenzaría a crearse allá por 1950 en Países Bajos, tardó en fijarse sus caracteres más de 10 años, con posterioridad se extendería a otros países. Un poco más adelantado en el tiempo, 1980,  en Gran Bretaña comenzaron los trabajos para crear un conejo lop enano pero de pelaje largo. El mini lop, es el más pequeño, llega a pesar unos 1,5 kg y se creó en 1994. En total, existen varias razas de conejos enanos lop.

Características del conejo Belier

El conejo belier mascota no es demasiado grande. Cuando alcanza el tamaño adulto pesa entre 1,6 y 2,5 kg. Se caracteriza por tener orejas caídas, aunque cuando es pequeño las tiene erguidas. Esta es una particularidad que aparece a medida que se desarrolla.

Hay varias clases o razas de conejo Belier que se distinguen por el tipo de pelaje, que es un poco más largo. Tal es el caso de los Belier angora (mutación de pelo gracias al cruce del Belier con el conejo Angora) y el conejo Belier cabeza de león. Estos últimos tienen el pelaje un poco más abundante en la cabeza, de ahí recibe su denominación, una apariencia que como sabemos también está presente en felinos leones machos.

En cuanto su coloración, pueden ser color blanco, gris, amarillo y café. Sus tonalidades pueden presentarse de distinta forma, es decir, monocromáticos o tener una combinación de colores. Hay variantes que han sido clasificadas con pedigrí por ARBA, de acuerdo a rasgos físicos particulares como la forma de su cuerpo, su color o la longitud de sus orejas.

Más allá de sus particularidades, recuerda que es un conejo, un animal de presa, que le hace poseer un carácter huidizo y, como si se tratase de cualquier otra mascota, tienes que satisfacer sus necesidades.

Hábitat para el conejo Belier

Si vas a tener un conejo Belier, asegúrate de darle un espacio apropiado para que viva. Si tienes patio lo ideal es que tenga una buena conejera. Puedes destinar un espacio delimitado por una alambrada en donde tenga sombra, una camita, comida y agua.

En el caso de no tener un lugar amplio, consigue una jaula grande especial para conejos, con bebedero y bastante espacio para que esté cómodo. En este caso, no está demás proveerle de algunos juguetes que pueda masticar. También tiene que tener una bandeja con arena para que haga sus necesidades.

Alimentación del conejo lop

Un conejo Belier o lop, de la misma forma que cualquier otro conejo, debe tener una alimentación variada, pueden consumir alimento balanceado (pienso, mezcla de granos, henos de calidad…), vegetales, algunos frutos y debe tener mucho heno. Entre los vegetales, puedes darles, col, tomate, pepinos, la tradicional zanahoria o hierbas frescas, tipo dientes de león, ortigas, etc.

También puedes poner a su disposición frutas como manzanas o peras. Pero deben ser bocaditos ocasionales, lo importante es que el conejo Belier disponga de mucho heno que desgaste sus dientes, los cuales crecen continuamente, de lo contrario son sensibles a sufrir maloclusión dental.

Otras datos a considerar sobre sus cuidados

Además del heno, no le viene mal que le facilites otros productos para masticar, por ejemplo bloques de minerales o ramas de árboles frutales, cumplen dos funciones, equilibran su dieta y los incisivos se mantienen mejor.

Los conejos son excavadores incansables, para que se sienta cómodo y a la vez evitar olores, puedes facilitarle un lecho con una capa de tierra, viruta u otros sustratos especiales, con paredes altas para prevenir que manchen y con algún accesorio que les facilite la entrada y salida. Algunas jaulas incorporan una bandeja previamente pensada para tal fin, llevan insertado unos ganchos que hacen que se puedan retirar y limpiar sin dificultad.

Recuerda dedicarle tiempo a tu conejo Belier. Sácalo de su jaula y dale cariño, tomándolo muy suavemente entre tus brazos. Si es posible consíguele otro conejo para que no esté solo, pues en su estado salvaje son mamíferos grupales, aunque nunca dos machos, salvo que estén en jaulas distintas y se puedan ver, ya que surgirán enfrentamientos. También es importante facilitarle un poco de espacio que le facilite correr por un determinado tiempo, se ejercitará y redundará positivamente en su salud. No olvides que debido a su naturaleza necesita también gastar energía.

Es relevante que el conejo Belier disponga de buena aclimatación, nunca exponerlo a lugares con demasiada corriente, frío e incluso calor extremo.

Los accesorios tipo comederos son recomendables, evitan que se ensucien sus orejas, ten en cuentan que se mantienen caídas. La limpieza o higiene de sus instalaciones también ha de ser de forma regular por esa misma razón. El conejo Belier de pelo largo ha de cepillarse más a menudo, de lo contrario se formarán nudos en el pelaje y tendrá una apariencia poco estética.

El control veterinario es imprescindible, sobre todo para dotarles de sus correspondientes vacunas y prevenir patologías mortales como la enfermedad hermorrágica vírica o la mixomatosis.