Conejo doméstico, mantenimiento y adopción

Conejo doméstico mascota

El conejo desde antaño han tenido cierta dependencia con el hombre, sobre todo desde el punto de vista de su utilidad en el consumo humano o su uso en peletería, aunque recientemente también es adquirido como animal de compañía o mascota, si bien carece de un nivel social como el que se puede conseguir con un perro o incluso de un gato, lo cierto es que son buenos compañeros y con paciencia pueden ser también buena opción para adoptarlos y tenerlos como mascota. En este artículo estudiaremos sus cuidados y ciertos consejos relacionados con su adopción.

Lo primero que debemos aclarar que un conejo no es un roedor, para muchas personas presta cierta confusión, ya que lo identifican con los populares hámster o con los conejillos de indias, pequeños mamíferos expuestos tradicionalmente en tiendas de mascotas; si bien es cierto que antaño era incluido en el mismo grupo, los zoólogos llegaron a la conclusión de separarlo en otro orden, concretamente el de los Lagomorfos, principalmente por el hecho que revisten ciertas peculiaridades presente en su mandíbula superior, concretamente disponen de cuatro incisivos a diferencia de los roedores que tan solo presentan dos.

La adopción del conejo

Existen multitud de razas y variedades y las exposiciones de conejos es desde tiempos lejanos un hecho que no pasa inadvertido para los amantes al mundo de la cunicultura. Sus caracteres morfológicos son variables en cuanto a tamaño, peso, patrones y colores, también en otras cuestiones relaciones con la densidad y longitud del pelo, forma de la cabeza e incluso ciertas peculiaridades revestidas en sus propias orejas.

Los que más aceptación tienen como mascotas son los denominados conejos enanos o toy, que ya hemos tenido ocasión de hablar de ellos en un artículo anterior. Para los más atrevidos también pueden adoptar otro tipo de razas de conejos más grandes, aunque su principal problema es la manipulación y el tener que necesitar un espacio más amplio para el albergue del animal.

El sexo del conejo es un aspecto que no debe pasar inadvertido, ya que si bien el dimorfismo sexual es aparente, en la medida que los machos son más robustos y corpulentos que las hembras, lo cierto es que también son más ariscos y pueden presentar problemas de comportamiento desde el punto de vista territorial, sobre todo si convive con otros machos que no es nada recomendable. Las hembras, salvo su etapa reproductiva, que conlleva un estado de alerta y protección de las crías, son más dóciles y tranquilas, en definitiva, pueden permanecer en grupos siempre que se hayan habituado desde una edad temprana; cuando son adultas es más difícil su adaptamiento grupal.

Comprar un conejo su precio

El conejo es un animal muy extendido y prolifero por lo que su adquisición es fácil, salvo que se busque alguna raza un tanto especial. Se pueden adquirir en tiendas de mascotas o criadores involucrados en la cría y selección de ciertas razas específicas, todo depende del tipo de conejo que se tenga pensado adquirir. Lo importante es que goce de buena salud, para ello hemos de observarlo, comprobar que su pelaje es brillante y sin calvas, no presente secreciones nasales u oculares, esté activo y goce de vitalidad y corpulencia.

Su precio es variable, dependiendo de su finalidad, los que se destinan a exposiciones son más costosos, ya que deben reunir ciertas peculiaridades exigibles en su propio estándar, además la raza también es un factor a tener en cuenta, pues unas son más costosas que otras. No obstante, si su fin es tenerlo simplemente como mascota, sin importar los factores anteriores, podremos hacernos de un conejo por un precio bastante módico que puede oscilar a partir de los 15 euros.

Cuidados y mantenimiento del conejo

La jaula

En lo relacionado con su alojamiento también hemos tenido oportunidad de hablar en cierta ocasión y al final de la página podrá encontrar un enlace para acceder a su contenido, con información de las diferentes jaulas existentes en el mercado.

Sin duda las jaulas son la mejor opción para mantenerlos controlados, aunque precisarán ejercitarse diariamente, al menos una o dos horas en un recinto cerrado habilitado para que correteen y salten.

El sustrato es fundamental para que puedan moverse con comodidad y evitar ciertos problemas como la pododermatitis en conejos. Ha de renovarse frecuentemente pudiendo conseguirse fácilmente en tiendas de animales. Un pequeño refugio como guarida también es deseable sobre todo si se tiene en cuenta que en su medio natural se refugian en madrigueras que ellos mismos construyen.

La limpieza de sus instalaciones y accesorios ha de realizarse regularmente para prevenir enfermedades. Igualmente el sustrato y lecho debe de renovarse frecuentemente.

¿Qué comen los conejos?

La alimentación es un factor muy importante, debe ser equilibrada, los alimentos más indicados son los piensos y mixturas de cereales especialmente elaborados de manera industrial, también consumen vegetales, especialmente paja y heno, y no le viene mal un preparado de frutas y verduras administradas con precaución, de lo contrario el conejo puede indigestarse, sobre todo aquellas sustancias que son menos tolerables para su organismo. Los alimentos que más aceptan son las zanahorias, col, diente de león, manzana, pera, trozos de ramas de árboles frutales, etc.

El conejo siempre tiene que tener a su disposición agua fresca y limpia, preferiblemente suministrada en accesorio tipo botella diseñado especialmente para ellos, ya que de lo contrario la derramarán y ensuciaran toda la jaula. El suministro de bloques minerales también son relevantes, puesto que son nutrientes que ayudan a modo de complemento de su dieta, igualmente son útiles para una mejor conservación y mantenimiento de sus incisivos.

Reproducción

Son mamíferos prolíferos, hecho a tener en cuenta puesto que si se dispone de poco espacio, en breve, los miembros pueden incrementarse considerablemente con la dificultad de no disponer de suficiente espacio para acoger a toda una comunidad.

El ciclo reproductivo comienza en primavera coincidiendo con los días de más luz solar, pueden llegar a tener varias camadas al año.

Las camadas son numerosas, entre cuatro a ocho gazapos incluso más, nacen sin pelo, sordos y ciegos, dependen de la madre para sobrevivir. El periodo de gestación es de 31 días y al mes y medio habrá concluido su destete. Son maduros sexualmente llegada la edad de cuatro meses en razas pequeñas, los considerados grandes tardan más en madurar.

Tras el apareamiento y confirmado el embarazo, que se puede apreciar visiblemente a partir de los 20 días, la hembra debe permanecer sola sin la presencia del macho, suelen desprender pelo para así formar un nido confortable que protegerá del frío a la camada. Es importante no manipular a la madre, tampoco a las crías, de lo contrario puede abandonarlas incluso comérselas.

Durante el transcurso de una semana, los gazapos comienzan a crecer el pelo y abren los ojos, también sus orificios nasales.

Manipulación y socialización

La socialización del conejo debe realizarse a edad temprana, es importante que se habitué a la presencia humana, también cogerlos frecuentemente facilitará la tarea de manipularlo más fácilmente, no se debe coger por las orejas, pues le resultará bastante doloroso. El transportín es la mejor opción para trasladarlo fuera de la vivienda, de esa manera permanecerá más seguro, sin peligro de que pueda extraviarse.

El mantenimiento del pelaje no reviste mucha problemática, aunque los de pelo largo son más delicados y requieren cepillados regulares para mantenerlos en óptimas condiciones, de lo contrario se formaran nudos y bolas de pelo. El corte de uñas también es apropiado sobre todo para evitar que crezcan en exceso, también prevenir arañazos por mala manipulación.

Salud. Principales enfermedades

Diarreas: el conejo es susceptible de sufrir problemas digestivos especialmente ante cambios repentinos de dietas.

Maloclusión dental: los dientes sufren crecimiento durante toda la vida, en algunas ocasiones puede ser necesaria la intervención quirúrgica y afilado de dientes.

Obstrusión nasal: motivada por enfermedades respiratorias principalmente como es el caso de la bacteria Pasturella.

Mixomatosis: conocida vulgarmente como viruela, no tienen cura, es contagiosa y sus principales síntomas son hinchazón de párpados, incluso ceguera.

Enfermedad hemorrágica vírica EHC: producida por un virus perteneciente a la familia Caliciviridae , suele producir la muerte del conejo si no está vacunado.

Pododermatitis: infección que afecta a sus miembros traseros, causando heridas consecuencia de mala higiene o suelo demasiado duro.

Parásitos internos y externos: como ácaros, pulgas, gusanos planos y redondos, coccidiosis. Las desparasitaciones previenen muchas infecciones.

Otras enfermedades: tiña, estrés por un mantenimiento no adecuado, otitis, etc.

Siempre es más importante prevenir que curar, por esa razón el conejo debe estar supervisado por un veterinario, que revisará su dentadura, estado general de salud y administrará sus correspondientes vacunaciones.