Canguro enano o Jaculus

Foto: Cliff, Licencia: Creative Commons

El canguro enano es un mamífero roedor perteneciente a la familia Dipodidae. Son animales adaptados para saltar continuamente en sus desplazamientos, para ello poseen unas extremidades traseras muy desarrolladas, las delanteras son cortas y adaptadas para coger alimentos; poseen una cola muy larga que les faculta para mantener mejor el equilibrio. Su tamaño es variable dependiendo de la especie, presenta un color pardo anaranjado.

En estado salvaje viven en África y Asia, utilizan madrigueras para refugiarse, son omnívoros, se alimentan principalmente de semillas, insectos y plantas; de hábitos nocturnos, aunque en cautividad también pueden presentar actividad por el día. En la actualidad se conocen 4 especies, las más difundidas como animal doméstico es el Jaculus jaculus (gerbo de Egipto) o el jaculus orientalis.

Alojamiento y socialización

El canguro enano se adapta con facilidad a la vida en cautiverio, para su alojamiento debemos disponer de un terrario horizontal de grandes dimensiones, sin lugar a dudas le ayudará a desplazarse y dar saltos sin dificultad. Aunque también es necesario y de suma importancia que durante ciertas horas del día puedan transitar por áreas más extensas, como puede ser una habitación cerrada. Son animales activos, pero pacíficos no muerden y con buenos cuidados se acaban manipulándose con facilidad.

La arena de chinchilla es una buena opción para facilitar sus baños de arena tal y como lo hacen en su medio natural.

Deben ubicarse en zonas tranquilas y evitar situaciones de estrés, de lo contrario, su hiperactivismo puede dar lugar a que dé saltos incontrolados, sobre todo si está asustado, pudiéndose lesionar este pequeño roedor. Téngase en cuenta que la mayoría de los que se se venden en tiendas especializadas proceden de su captura directa en su medio natural.

Alimentación o comida para el canguro enano

Mezclas de semillas, vegetales, frutas son indispensables para la correcta alimentación de estos curiosos animales; la mixtura que se comercializa para conejos enanos también la toleran sin dificultad, al igual que la elaborada para aves exóticas, incluso la comercializada para otros roedores. El suministro de insectos, como grillos, pequeños saltamontes… son también importante para lograr un buen equilibrio nutricional. Aunque beben poca agua, es conveniente que tenga acceso directo a un bebedero.

Reproducción o cría en cautividad

Los canguros enanos necesitan bastante espacio para lograr que se puedan reproducir en cautividad, la hembra suele parir de media unos tres o cuatro ejemplares, el periodo de gestación tiene una duración de casi cinco semanas, aunque es variable en función de la especie; los jerbos canguros nacen ciegos, sordos y sin pelo, por lo que será la progenitora la que se encargue de las crías hasta que puedan valerse por sí mismo. A partir de los seis meses algunos ejemplares pueden alcanzar su madurez sexual. Una caja cerrada de madera, con una apertura lateral para la entrada y salida de la reproductora servirá para que construyan su lecho y pueda mantener su intimidad.

Salud del canguro enano

Como mantuvimos con anterioridad es indispensable que puedan ejercitarse diariamente en zonas amplias, ya que son animales muy activos. La limpieza del terrario, así como de sus accesorios, es importante y sin duda repercutirá beneficiosamente en sus salud. En cautividad, con una buena alimentación, suelen vivir en torno a los cuatro o cinco años. Cualquier síntoma de enfermedad es importante la visita al veterinario, sobre todo teniendo en cuenta que es una mascota aún no muy conocida en la actualidad.

Información taxonómica

Reino: Animalia
Subreino: Eumetazoa
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Mamalia
Subclase:Theria
Orden: Rodentia
Subórdenes: Myomorpha
Infraorden: Myodonta
Superfamlia: Dipodoidea
Familia: Dipodidae
Subfamilia: Dipodinae
Géneros: Jaculus
Especies: Jaculus jaculus, orientalis, bishoylus y blanfordi.