Ardilla coreana o listada como mascota, cuidados en cautividad

Ardilla coreana, ardilla listada
Ardilla coreana, ardilla listada
Ivan Yakshin/CC BY 2.0

Su reducido tamaño y su aspecto legendario han convertido a la ardilla coreana en una de las mascotas en boga. Sin embargo, no nos podemos dejar llevar por el instinto protector que nos genera su apariencia, ya que es un roedor muy activo y veloz, sumado al hecho de que su tenencia en el hogar data de hace muy poco tiempo atrás, por lo que no hay en su génetica la información necesaria para comportarse como un animal doméstico. Todo esto nos lleva a tener que considerar ciertos recaudos a la hora de adoptarla. Es conocida igualmente por el nombre de ardilla listada, ante la presencia de determinadas líneas que seguidamente describiremos.

Aspecto físico de la ardilla coreana

Al ser originaria de regiones frías, Rusia y Asia, de escenarios con coloración apagada, la ardilla coreana no es tan intensamente rojiza como sus parientes más famosas. En su lomo cuenta con dos franjas blancas que se extienden desde los hombros hasta la cola, las cuales presentan líneas negras más delgadas que las bordean.

Además de ser una de las ardillas más pequeñas del mundo, su cola es más corta y no es tan pomposa como la clásica ardilla que vemos en las películas. Por otra parte, sus orejas son más pequeñas y menos puntiagudas.

¿Cómo es en estado salvaje?

No es arborícola como otras especies de ardillas, en estado salvaje prefieren vivir entre la tierra, cavan madrigueras de considerable profundidad y suelen tener más actividad durante el día. Cuando las inclemencias del tiempo son extremas suele hibernar, aunque en cautividad si se ubica en un lugar cálido no manifiestan este ciclo biológico. Son mamíferos solitarios, únicamente se agrupan llegada la época de reproducción. Terminado el apareamiento, el macho se aleja de la hembra.

Alimentación de la ardilla coreana

La ardilla coreana es un animal omnívoro, por lo que consume tanto frutas, verduras, frutos secos, semillas como también carne. Los insectos y los huevos son también parte de la alimentación de la ardilla coreana, aunque en cautiverio no debemos de dárselos tan seguido como el resto de la comida. Existen muy buenos piensos para ardilla que podemos usar para alimentarlas y olvidarnos del resto de los alimentos, los cuales utilizaremos solo como complemento.

Tienen la tendencia de guardar una gran cantidad de comida en su buche y, cuando se sienten seguras, la sacan y la ponen a resguardo. Vigilar la jaula es importante, ya que la comida que esconden puede fermentar y ser perjudicial para su salud.

Cómo se reproduce la ardilla listada

Suelen tener un máximo de dos camadas por año y en cada una nacen hasta tres crías. Podemos decir que son animales que planifican la gestación, ya que antes de que la hembra resulte fecundada, la ardilla hembra y la ardilla macho proveen a su madriguera con una buena cantidad de alimentos. Esto se debe a que durante la gestación, la hembra no sale a buscar alimentos.

La distinción del sexo se aprecia en la distancia entre orificio anal y sexual que es mayor en ejemplares machos. Son sexualmente adultos a partir de los nueves meses de edad.

El apareamiento se produce mediante vocalizaciones que emite la hembra a modo de llamadas al macho. La gestación tiene una duración de 31 a 32 días aproximadamente. Las crías son altriciales, salen del nido a partir del primer mes de vida y hacia los dos meses pueden llevar una vida independiente.

Precauciones antes de adquirirla

La ardilla listada no es un animal faldero, por lo que no es recomendable manipularla demasiado. Algo muy importante a saber es que las ardillas no son mascotas para niños, ya que se ponen nerviosas con su presencia. La mejor manera de manipularla es por el pliegue de la piel de la nuca.

Es muy importante saber la procedencia del animal a adquirir, también que haya pasado las correspondientes exploraciones veterinarias, análisis fecales, etc. Toda vez, que al igual que otros roedores puede ser fuente de zoonosis. La visita al veterinario debe mantenerse regularmente.

Domesticación de la ardilla listada

Es un tanto complicada pero posible si ha nacido en cautiverio, ya que el ser humano es un referente más en su vida. Sin embargo, domesticar a una ardilla listada no significa amaestrar, por lo que si queremos que nos respondan de determinada manera, tendremos que ser muy pacientes.

Los ejemplares adultos no se pueden domesticar, solo los nacidos en cautividad, y que desde pequeño se los haya manipulado para socializarlos con el ser humano. Incluso los que han gozado de buena domesticación pueden convivir juntos, pero siempre atento a cualquier altercado que pudiese surgir. En estos casos, cada ardilla coreana marca sus propio territorio.

Hábitat casero de la ardilla coreana

La jaula debe ser espaciosa, tener ramas para que pueda trepar y casitas de madera para que se esconda, ya que esta actividad está en sus genes. En definitiva, es necesario una Jaula alta y con suficiente longitud para que la ardilla listada pueda ejercitarse.

Si el bebedero es en forma de biberón, te evitarás la molestia del agua que se vuelca con los movimientos abruptos de la ardilla coreana. Es siempre mejor ponerle comederos ajustables a la jaula, así no se vuelcan. La base de la jaula debe estar cubierta con una mezcla especial impermeable para ardillas. La viruta o paja a modo de sustrato tiene el inconveniente que lo ingiera y ser perjudicial para la salud de la ardilla coreana.

La limpieza de accesorios y de la jaula debe tener lugar una vez a la semana.

Son mamíferos solitarios por lo que tener más de una ardilla coreana o ardilla listada en el mismo habitáculo pueden presentar un gran problema, sobre todo continuas peleas que incluso pongan en riesgo su vida.

Datos científicos o taxonomía

Según escrutinio realizado en el año 2013 la taxonomía de la ardilla listada sería la siguiente:

Reino: Animalia, animales
Filo: Chordata, cordados
Clase: Mammalia, mamíferos
Orden: Rodentia, roedores
Familia: Sciuridae, esciúridos
Género: Tamias
Subgénero: Eutamias
Nombre científico: Tamias (Eutamias) sibiricus. Laxmann, 1769

Se reconocen varias subespecies.