Quokka, Setonix brachyurus, pequeño marsupial australiano

Quokka, Setonix brachyurus
Quokka, Setonix brachyurus
Donald Hobern/CC BY 2.0

El Quokka, de nombre científico Setonix brachyurus es un marsupial australiano, como tal clasificado en el orden Diprotodontia y familia Macropodidae. En esta ficha informamos de su correspondiente biología.

Características físicas de Setonix brachyurus

El quokka mide de 40 a 90 cm de longitud, pesando de 1,6 a 4,2 kilogramos. Las hembras son sutilmente más pequeñas que los machos. Estos marsupiales están clasificados como una de las especies de ualabíes con menor tamaño.

No existen más especies dentro del género del quokka. En el abdomen presentan una bolsa que sirve para cuidar y transportar a las crías. La cola no mide más de 25 o 30 cm. Las patas traseras son gruesas, fuertes y notoriamente más grandes que las delanteras, les sirven para brincar y alcanzar el alimento. El pelaje en la mayoría del cuerpo es de color marrón, aunque en el abdomen el tono es más claro, destaca su cola con ausencia de pelo. La cabeza es pequeña si se la compara con las proporciones del resto del cuerpo. La nariz es negra, esférica, no presenta cabello visible, finalmente sus orejas son moderadas y con terminación redondeada.

Hábitat del quokka

Los bosques y matorrales son los lugares preferidos por el Setonix brachyurus para habitar. También es importante destacar que estos marsupiales buscan siempre lugares cercanos a pantanos de agua dulce con un alto nivel vegetativo, pues las plantas les son de gran ayuda cuando se trata de refugiarse del calor o despistar a depredadores, así como para proporcionar agua, ya que por su naturaleza, mantener una constante hidratación es indispensable.

Los quokkas no migran, por lo que se adaptan a los cambios climáticos estacionales del área en la que habitan.

Biología reproductiva

En cuanto a rituales, se sabe que el quokka hembra decide con quién se aparea y a quién rechaza. Los machos más grandes y dominantes tienen más posibilidades de ser elegidos, pues tienen mayor jerarquía. Es habitual que dos machos tengan enfrentamientos por una misma hembra. Aunque son poliginandros, es común que una hembra mantenga dos temporadas de apareamiento con el mismo macho.

El periodo de apareamiento comienza en los meses más frescos, que son entre enero y marzo. La gestación dura alrededor de 4 semanas o de 26 a 27 días. Al nacer las crías, estas se movilizan hasta la bolsa de la madre, donde permanecerán durante medio año, tiempo en el que se alimentarán y se desarrollarán hasta tener edad suficiente para comenzar a explorar y conseguir la independencia, generalmente sobre los 6 a 8 meses, que es cuando concluye el destete.

La edad reproductiva es alcanza cuando ha transcurrido el primer año de vida del quokka.

El número de crías por gestación es de una, aunque hay casos en que nacen dos. Algo muy curioso de los quokkas, es que después de alumbrar inician otra temporada de apareamiento en la que el nuevo embrión se conserva pausado hasta 5 meses (diapausa embrionaria). Esto está condicionado al éxito reproductivo, es decir, si la cría sobrevive, el embrión nuevo será desechado, pero si fallece, el nuevo embrión se implantará y dará inicio a una nueva gestación.

Los machos acostumbran a proteger a las hembras gestantes, en menor medida cuidan también de las crías de la hembra, aunque sean ajenas.

La estimación de vida puede variar. Típicamente viven de 5 a 10 años, pudiendo alcanzar hasta 15 en estado salvaje. En cautiverio se ha informado hasta los 13 años.

Comportamiento del quokka

La actividad del Setonix brachyurus es nocturna. Salen de noche para conseguir el alimento (ver animales de vida nocturna) y descansan durante el día para librarse de las altas temperaturas. Siempre se mantienen en lugares con cercanía al agua.

Aunque no conviven mucho entre sí, forman grupos, posiblemente por motivos de supervivencia y por obtención de recursos como alimentos, agua y refugio. Los machos no solo pelean por las hembras, también pueden hacerlo por territorios y refugios.

Fuentes de alimentos

El quokka mastica la comida y la regurgita para ingerirla de nuevo. Consiguen gran parte del agua que necesitan de las plantas que comen, siendo la mayoría hierbas y juncos. Ocasionalmente pueden comer bayas y frutas según la estación del año.

Distribución y conservación

Distribución del quokka, Setonix brachyurus
Distribución del quokka, Setonix brachyurus

La gran mayoría de los ejemplares están dentro de la parte suroeste de Australia Occidental.

Existen varios factores que representan un problema serio para el quokka, entre los que destacan el calentamiento global o cambio climático, incendios, la depredación por parte de zorros (ficha del zorro rojo) y felinos como los gatos salvajes, población fragmentada o degradación de su hábitat natural. Todo lo anterior conduce a que Setonix brachyurus esté evaluado como vulnerable.