Temperatura corporal de los mamíferos, mecanismos de control

Temperatura corporal de los mamíferos
© Paradais Sphynx

En la agrupación o clasificación que presentan los animales de acuerdo a su temperatura corporal, encontramos que los mamíferos pertenecen al grupo de los animales de sangre caliente o técnicamente llamados endotermos. Esto se debe a que la temperatura corporal de los mamíferos se puede mantener relativamente constante a pesar de las fluctuaciones térmicas del ambiente, gracias a que durante los procesos evolutivos adquirieron la capacidad de generar su propio calor corporal a través de procesos fisiológicos que estudiaremos más adelante.

Introducción a la temperatura coporal de los mamíferos

De manera general, la temperatura corporal de los mamíferos tiene un rango óptimo de funcionamiento que se sitúa alrededor de los 35 °C hasta los 40 °C, variando un poco de acuerdo a las especies que se está estudiando. De igual manera los mamíferos presentan adaptaciones tanto morfológicas como anatómicas que les ayudan a mantener el calor corporal o a disiparlo para no sobrecalentarse.

Para cumplir con los procesos de regulación de la temperatura corporal, los mamíferos tienen una compleja red neuronal, la cual se activará mediante estímulos que envían los receptores térmicos, que al percibir un aumento o disminución de la temperatura emiten señales que llegan hasta el hipotálamo, del cual saldrán las repuestas necesarias para activar las estructuras y órganos que se encargarán de realizar la termorregulación.

A pesar de que el ambiente no influye directamente sobre la temperatura corporal de los mamíferos, estos en ocasiones pueden hacer uso de algunos elementos naturales como la radiación solar, vientos, sustratos con diferentes temperaturas, entre otros, los cuales junto a patrones comportamentales ayudan al sistema interno a mantener la temperatura ideal de manera controlada.

Mecanismos de control de la temperatura corporal de los mamíferos ( ganancia y conservación de calor).

Tal y como se ha mencionado, la temperatura corporal de los mamíferos es controlada directamente por procesos fisiológicos, los cuales son capaces de generar el calor suficiente para mantener la temperatura adecuada del organismo, así mismo pueden provocar el descenso de la misma. A continuación describiremos los procesos mediante el cual la temperatura corporal de los mamíferos se mantiene estable: ganancia y conservación de calor.

Metabolismo

Este es uno de los principales mecanismos que poseen los animales del grupo de los mamíferos para la generación de calor, de manera especial en los procesos catabólicos en lo que los alimentos consumidos por los animales son degradados para obtener energía.

Estos procesos catabólicos además de producir energía para el funcionamiento celular, también generan calor debido a que las reacciones bioquímicas producidas durante el proceso liberan calor, es decir, son exotérmicas. En este sentido, la alimentación de estos vertebrados cumple un rol indispensable, por lo que muchos animales dedican gran parte de su tiempo en la obtención del mismo.

Actividad corporal

En este mecanismo podemos encontrar que los mamíferos pueden generar calor a través de dos vías, la primera de ellas se da cuando estos animales realizan movimientos voluntarios mediante su desplazamiento bien sea caminando, corriendo e inclusive nadando, esta actividad física desprende gran cantidad de calor que es utilizado por su cuerpo.

La segunda vía se da a través de contracciones musculares involuntarias o lo que se conoce comúnmente como escalofríos, lo que produce temblores en el organismo con la respectiva ganancia de calor sin mayor esfuerzo físico, esta acción es una fuente eficaz de calor que es utilizada con mayor frecuencia cuando temperatura corporal de los mamíferos se encuentra en niveles bajos.

Termogénesis sin escalofríos

Otros de los mecanismos con el que cuentan los mamíferos para la generación de calor es la respiración mitocondrial que se lleva a cabo en los depósitos de grasa parda, esta porción de grasa presenta un aumento significativo de mitocondrias que al realizar el proceso oxidativo no produce ATP, sino que la energía que se libera es en forma de calor.

Vasoconstricción

Cuando se trata de conservar el calor, la vasoconstricción cutánea es uno de los primeros mecanismos que se activan para mantener la temperatura corporal de los mamíferos, con esta acción, la pérdida de calor por conducción se reduce al mínimo ya que la circulación que pasa por los vasos sanguíneos cutáneos disminuye, evitando que el calor se escape por enfriamiento de la piel.

Estructuras anatómicas y morfológicas

Entre las estructuras externas e internas que poseen los mamíferos y que les ayudan a mantener la temperatura corporal está el pelaje, la lana, piel gruesa y capas de grasa, lo que ha permitido que varias especies de mamíferos puedan vivir en ambientes con climas y temperaturas congelantes, tal y como lo hacen las ballenas y el lobo ártico Canis lupus arctos.

Métodos fisiológicos para evitar el sobre calentamiento

De igual manera que los mamíferos necesitan producir y mantener el calor corporal, otras veces se hace necesario disiparlo para evitar un sobrecalentamiento y para ello hacen uso de diferentes métodos fisiológicos y comportamentales .

Evaporación

Una de las maneras más eficientes del mantenimiento de la temperatura corporal de los mamíferos es la generación de sudor, el cual es segregado por las glándulas sudoríparas. Esta acción que también lleva por nombre transpiración, humedece la piel por lo que se produce un enfriamiento de la misma y junto con la vasodilatación cutánea libera el calor al ambiente en forma de vapor. En este mismo orden están los mamíferos que utilizan el proceso respiratorio para disipar el calor, tal como lo hacen los perros, ovinos entre otros, los cuales realizan una respiración agitada denominada jadeo.

Conducción y radiación

Otros mecanismos que utilizan los mamíferos para lograr la disipación del calor y lograr la termorregulación son la conducción y la radiación, esto sucede cuando la temperatura corporal de los mamíferos es más elevada que la ambiental o externa, por lo que pueden irradiar el calor a modo de rayos calóricos. Lo mismo sucede con la conducción, en donde los animales pueden perder calor con el contacto con superficies o sustratos que se encuentre con temperaturas más bajas, transfiriéndole su calor ayudando al enfriamiento fisiológico que realiza su cuerpo.

Autores consultados

  • Eliosa, H.; Silva, A. (2011).
  • López, A. (2014).
  • Parker, T.; Haswell, W. (1987).
  • Rohrig, B. (2013).
  • Sanmiguel, R.; Díaz, V. (2011).