Sistema circulatorio mamíferos

Corazón animal mamífero

Analizamos el sistema circulatorio en animales mamíferos, también hacemos una breve introducción a su anatomía, circulación de la sangre, corazón y sus movimientos cardíacos.

La angiología es la ciencia que se encarga de estudiar todas las estructuras y mecanismos que mueven tanto la sangre como la linfa. El sistema circulatorio en animales mamíferos incluye tanto el sistema cardiovascular (un sistema cerrado), como el sistema linfático (sistema abierto y unidireccional).

Aparato circulatorio → Líquido (sangre) → Tuberías (vasos sanguíneos) → Bomba (corazón).

El funcionamiento del aparato o sistema circulatorio en los seres vivos, en especial animales mamíferos, la sangre es el vehículo de transporte de todo tipo de sustancias por todo el organismo mediante el impulso que origina el corazón. Por un lado, toda la sangre que sale del corazón hacia el cuerpo viaja por unos vasos denominados arterias, mientras que la que va de los tejidos al corazón viaja por las venas. Estos dos tipos de vasos están conectados entre sí mediante pequeñas ramificaciones microscópicas que llegan a nutrir todas y cada una de las estructuras y sus células del organismo, los capilares.

Las principales funciones del corazón

– Transporte de CO2 y O2 entre pulmones y tejidos así como muchas sustancias útiles o de desecho.

– Regulación de la temperatura corporal.

– Mantenimiento del equilibrio hídrico.

– Mantenimiento del equilibrio de electrolítico: se controla con sales y sustancias que tienen una determinada carga eléctrica, que pasan de un espacio corporal a otro en función de las demandas del cuerpo y son esenciales para muchos procesos orgánicos.

El mantenimiento de estos dos últimos equilibrios se da en diferentes espacios del organismo que se pueden dividir en:

– Espacio intracelular: todo aquello que este dentro de la membrana celular.

– Extracelular: dentro del vaso sanguíneo.

– Liquido intersticial: todo espacio entre las células y los vasos.

En función a estos espacios, tanto el agua como los electrolitos se mueven por tejidos siguiendo unas determinadas leyes:

– Presión hidrostática: Difusión de mayor cantidad de agua a zonas de menor cantidad, cuando el primero llega al límite de su capacidad.

– Presión osmótica: Está relacionada sobre todo con la concentración de sodio (Na), aunque muchos iones se mueven así. Si en el intersticio se acumula gran cantidad de sodio, el agua sale de las células y de los vasos con el objetivo de disolverlas.

– Presión oncótica: Relacionada sobre todo con la concentración de grandes moléculas como proteínas. En la sangre, la albumina es la proteína que se encarga de dar cuerpo a la sangre, de modo que si hay mucha concentración de ésta en el vaso, el agua tiende a entrar y si desciende, el agua se escapa de otros tejidos. Ejemplo: los niños que presentan un vientre hinchado por sufrir desnutrición al no tener suficiente proteína albumina, el agua escapa de los vasos a la cavidad abdominal.

Los iones pasan de un lado a otro de las membranas en función del número de las cargas que hay a un lado u otro de las membranas celulares. Esto se denomina difusión pasiva.

La sangre

La sangre es un tejido líquido que viaja por el interior de los vasos sanguíneos y está formado por:

– Glóbulos rojos: están presentes en la sangre en una proporción de 5-9 miles por microlitro de sangre y se forman en la médula ósea roja de los huesos. También reciben el nombre de eritrocitos o hematíes y su función principal es la movilización de los gases entre el aparato respiratorio y el resto del cuerpo. Son células circulares y aplanadas no nucleadas y contienen un pigmento especial denominado hemoglobina al cual se le une el oxígeno y permite transportarlo en la sangre.

Una vez en los tejidos, el oxígeno se desprende y entra dentro de las células mientras que el CO2 sale de la célula y, si bien se puede unir a la hemoglobina, suele ir disuelto en el plasma.

– Glóbulos blancos: están presentes en una proporción de 6-17 mil por microlitro. También son llamados leucocitos y tienen una función principalmente defensiva (se estudiaran en el sistema inmune).

– Plaquetas: También llamados trombocitos y están a una proporción de 150-500 mil por microlitro. Son fragmentos celulares y se encargan de la coagulación de la sangre en caso de heridas o daños.

– Plasma: es la porción liquida de la sangre y está formada por agua, desechos, gases, etc. Es muy rico en proteínas como anticuerpos, albuminas, factores de coagulación, etc.

Nota: diferencias entre plasma y suero. El plasma es la porción que es tratado con anticoagulante, es decir, contiene factores de coagulación. El suero no está tratado con anticoagulante, por lo que los factores de coagulación se mezclan con las células sanguíneas.

Sistema cardiovascular animales mamíferos

Corazón

Es un órgano fuertemente musculado dividido en cuatro cavidades bien diferenciadas. Se encuentra en el centro del tórax, entre los espacios torácicos 3 y 6. Tiene una base conectada a bases y un vértice. La cabeza se encuentra en posición dorsal-craneal mientras que el vértice está en posición ventral caudal y ligeramente rotado hacia la izquierda.

Además encontramos un haz oscuro que separa la base y el vértice denominado surco coronario y otro de base a vértice denominado surco interventricular.

El corazón está rodeado de láminas de tejido seroso denominado pericardio con varias capas: la externa o pericardio fibroso y la interna o pericardio seroso que tienen dos capas, una visceral en contacto con el corazón y otra externa parietal y entre medias está lleno de líquido.

Un exceso de líquido pericárdico se denomina derrame pericárdico y puede presionar el corazón de modo que puede llegar a no latir.

El corazón está formado por musculatura estriada cardíaca de contracción involuntaria, pero controlada inconscientemente por el sistema nervioso. Al músculo cardíaco se denomina miocardio. La pared cardíaca tiene tres capas:

  • Epicardio: naturaleza serosa y más externa.
  • Miocardio: tejido grueso y muscular.
  • Endocardio: Tapiza el interior de las cámaras.

El corazón está dividido en dos mitades de craneal a caudal, lado izquierdo y derecho, que en condiciones normales nunca contactan entre sí. A su vez, estas dos mitades se dividen en dos partes que si contactan entre sí, las craneales se denominan aurículas y las caudales ventrículos.

Por regla general, el lado derecho recibe la sangre del cuerpo y la envía a los pulmones mientras que el lado izquierdo recibe la sangre de los pulmones y la envía al resto del cuerpo. Las aurículas reciben la sangre y la envían a los ventrículos, que a su vez la mandan fuera del corazón. Como las aurículas reciben la sangre, a ellas desembocan las venas, mientras que de los ventrículos salen las arterias.

La aurícula derecha recibe sangre del cuerpo por dos venas:

– La vena cava craneal que trae la sangre de la porción anterior del cuerpo (cabeza, cuello, miembros anteriores y tórax).

– La vena caudal, que es la vena más grande del organismo en perros y gatos y trae sangre de los dos tercios posteriores (abdomen, miembros anteriores y cola).

– La vena coronaria que viene de los tejidos cardíacos.

La aurícula izquierda recibe sangre del pulmón por:

– Venas pulmonares: en perro y gato se cuenta entre 4 y 6.

El ventrículo derecho se comunica con la aurícula derecha a través de una válvula fibrosa denominada tricúspide, debido a que tienen 3 valvas unidas a la pared por unas fibras acabadas en los músculos papilares. De él parte la arteria pulmonar separada a su vez por la válvula pulmonar.

El ventrículo izquierdo se comunica con la aurícula izquierda por la válvula mitral, presenta dos valvas y está anclada de la misma manera. De él parte la arteria aórtica que manda la sangre a todo el organismo y se separa del ventrículo gracias a la válvula aórtica.

Movimientos cardíacos

A la contracción se le denomina sístole y se encarga del vaciado de la cavidad en cuestión, mientras que a la relajación se le denomina diástole y se encarga del llenado de la cavidad.

El movimiento empieza con una sístole auricular pasando la sangre hacia los ventrículos, donde se produce la sístole ventricular en cuanto éste se llena. En este momento las válvulas aórticas y pulmonares permanecen cerradas, mientras que la tricúspide y la mitral se abren.

Durante la sístole ventricular se abre la mitral y la tricúspide, cuando se llena se cierran y se expulsa por las pulmonares y aórticas, ahora abiertas.

Posteriormente se produce una diástole auricular en la que permanecen cerradas las aórticas y pulmonares, y se abren la mitral y la tricúspide, dando inicio a la diástole ventricular.

Sístole auricular → Sístole ventricular → Diástole auricular → Diástole ventricular.

Conducción eléctrica

El corazón en muchos animales tiene una estimulación eléctrica propia, es decir, generan su propio estímulo y lo transmiten de forma coordinada. Primero se transmite por las aurículas y luego continúa por los ventrículos. Cuando pasa de aurícula a ventrículos se pierde el estímulo y se relajan las aurículas contrayéndose el ventrículo, con posterioridad se pierde por los ventrículos dándole diástole e iniciándose uno nuevo en las aurículas.

Nódulo sinusal (auricular) → Aurículas → ventrículo (haz de hiss) → vértice → ventrículo (fibras de Purkinje).

Circulación sanguínea

Se puede dividir en dos partes:

– La circulación general o sistémica: sale por la aorta rica en oxígeno y se dirige por todo el cuerpo, y vuelve por las venas caudal y cava craneal con bajo oxígeno y alto dióxido de carbono.

– La circulación menor y pulmonar: sale por la arteria pulmonar con sangre rica en CO2 y pobre en oxígeno y vuelve por las venas pulmonares cargado de oxígeno.

Los vasos están divididos en:

– Arterias: Tienen unas paredes musculares más grandes que las venas porque soportan una presión mayor. Están formados por fibras musculares fibras musculares lisas y fibras elásticas. Las arterias mantienen pulso y presión que es perdida en los capilares.

– Venas: paredes más delgadas pero una luz más amplia. También tienen fibras musculares lisas y fibras elásticas, pero en ellas la presión desaparece, por lo que necesitan de la presión de fibras musculares esqueléticas de músculos, como los de las piernas, para retornar la sangre al corazón. Para que la sangre no retroceda cuentan con unas válvulas en forma de saco cada cierta distancia denominadas válvulas semilunares.

– Los capilares son vasos muy finos con una sola capa de células que pasan al lado de cada otra célula del cuerpo. Es el único lugar donde se puede llevar a cabo el intercambio de sustancias.

Se puede dar un tipo de conexión especial denominadas anastomosis arteriovenosas, son conexiones directas entre arterias y venas que están relacionados con regulación térmica. Consiste en desviaciones de la sangre por cierres de lechos capilares mediante esfínteres musculares.

Anatomía

●  Arteria pulmonar:

○  Izquierda.
○  Derecha.

●  Aorta:

○  Arteria coronaria: parte nada más salir.
○  Cayado aórtico:

– Carótidas: Parten hacia la cabeza.
– Braquiocefálica: cuello.
– Subclavias: Miembros anteriores.

○  Arterias bronquiales: pulmón y parte torácica.
○  Abdominales:

– Arterias iliacas: miembros anteriores.
– Arteria abdominal o esplénicas: sistema digestivo.

●  Vena pulmonar: del pulmón al corazón.

●  Vena craneal:

○  Yugular: cabeza.
○  Subclavia: miembros anteriores.
○  Braquiocefálica (cuello).
○  Ácigos: Torácicas en perros y gatos pueden desembocar tanto en la cava craneal o directamente en aurícula.

●  Vena caudal:

○  Iliacas: miembro posteriores.
○  Porta: Digestivo al hígado y del hígado a la vena hepática.

Para la extracción de sangre en animales mamíferos se suelen buscar:

1. La vena yugular para grandes volúmenes de sangre.
2. Cefálica: para vías, sangre, etc.
3. Safena: femoral/lateral.
4. Vena femoral medial: extraer sangre. Presiona cerca de la rodilla.
5. Arteria femoral: toma de pulso.

Sistema linfático animales mamíferos

La linfa es un tejido líquido parecido a la sangre y contiene glóbulos blancos y es rico en grasas. Desemboca a nivel venoso y se mueve de forma similar a las venas a nivel de la cava craneal. El sistema linfático en mamíferos funciona de forma similar a los vasos venosos. Se encarga de recolectar el quilo del intestino y, además, como defensa del organismo por su alta concentración de glóbulos blancos.

Los vasos están formados por capas de músculo liso con válvulas en forma de nidos de golondrinas. Los ganglios son estructuras linfáticas que filtran la linfa y retienen sustancias útiles y glóbulos blancos, además también filtran patógenos y son zonas de batalla que se hinchan en infecciones.

Los principales ganglios que se pueden auscultar en mamíferos son:

1. Mandibulares.
2. Parotídeos.
3. Pre-escapular.
4. Axilar.
5. Inguinal.
6. Poplíteo.

Sistema circulatorio en animales mamíferos
Tu opinión importa: Valora el artículo