Placentarios, euterios

Mamífero placentarios (euterio)

¿Quiénes son los animales placentarios?

Son un grupo de mamíferos euterios o placentarios, compuesto por los Afrotheria (por ejemplo los elefantes), Xenarthra (por ejemplo armadillos y perezosos), Laurasiatheria (rumiantes, cetáceos, murciélagos y carnívoros), Euarchontoglires (por ejemplo los primates y roedores). Este clado de mamíferos son un grupo monofilético, es decir, todos sus representantes comparten un ancestro común, con el cual comparten el estado de carácter de presencia de placenta.

Placentalia como también se denomina a los euterios o placentarios, son los más derivados en un contexto evolutivo en el clado de los mamíferos, en vista que han acumulado un mayor número de cambios en su historia evolutiva. Estos mamíferos dan a luz a neonatos desarrollados. El grupo hermano de los placentarios son los marsupiales (Metatheria), mamíferos con una bolsa externa o marsupio, donde termina el desarrollo de las crías y con estos, los placentarios, comparten modificaciones en la caja craneana y la presencia de membrana timpánica vertical.

Los mamíferos placentarios o euterios, son de gran importancia para los seres humanos como fuente de alimento, materiales, compañerismo, trabajo y también en pruebas de investigación básica y aplicada. En la actualidad se reportan alrededor de 5100 especies de mamíferos placentarios. Por su parte, el nombre del grupo fue propuesto por Thomas Henry Huxley en el año 1980.

Características de los placentarios

Como todos los demás mamíferos, los placentarios son vertebrados amniotas y endotérmicos, además tienen un máximo de dos generaciones de dientes. El articular y el cuadrado que componen la articulación de la mandíbula de los reptiles, se incorpora al oído medio como los dos osículos mas externos del oído, es decir, el martillo y yunque. A su vez, en los euterios la gran aorta que sale del corazón se dobla a la izquierda.

La placenta de los euterios

La placenta es un anexo embrionario de los mamíferos placentarios y juega un papel clave en la supervivencia embriofetal. Está constituida por la parte más externa del endometrio y el corion, y dependiendo de la especie, asociada al alantoides o al saco vitelino. Entre las funciones de la placenta se destaca la nutrición entre el feto y la madre, el intercambio gaseoso, la secreción hormonal y presenta propiedades inmunosupresoras. Estas indispensables funciones son posibles gracias a la extensa vascularización que se da desde el endometrio hacia la placenta.

La clasificación de los diferentes tipos de placenta se ha dado por la distribución de las vellosidades coriales de la misma: discoidal, zonaria, difusa y cotiledonaria, y de acuerdo a las características histológicas: hemocorial, sindesmocorial, endoteliocorial y epiteliocorial.

Existe una correlación directa entre el flujo sanguíneo de la placenta y el crecimiento del feto, sobrevivencia y el peso al nacer del neonato. Tanto la angiogénesis como la vasodilatación son procesos claves que permiten el aporte sanguíneo, el cual se demanda en la placenta de las hembras de todos los mamíferos placentarios. El factor de crecimiento fibroblástico 2 y el factor de crecimiento endotelial vascular, así como sus respectivos receptores, son reguladores claves de la vasodilatación y angiogénesis de la placenta. A su vez, se ha reportado que el aumento al interior de la célula de ácido nítrico y la posterior activación de múltiples proteínas cinasas, son vitales en la regulación de la síntesis placentaria de ambos factores de crecimiento. La identificación de los factores relacionados en la placentación, pueden ser de vital importancia terapéutica para restaurar o prevenir la función vascular de la placenta normal.

Relaciones de parentesco de los mamíferos placentarios

La filogenia de los mamíferos placentarios o euterios se inició estudiando a la luz de caracteres moleculares. En este contexto se desafió la clasificación morfológica clásica, bajo estudios multigénicos, se sugirieron tres clados principales para mamíferos placentarios: Afrotheria, Xenarthra y Boreoeutheria; dividido en dos grupos, Euarchontoglires y Laurasiatheria.

Evolución de los placentarios

Recientes estudios que involucran tanto evidencia fósil como molecular, colocan a el ancestro común de los placentarios en el Cretacico hace 117-88 Ma aproximadamente. Un animal del tamaño de un roedor, similar a las musarañas arborícolas actuales, es el ancestro de los placentarios de la actualidad. Aunque su fósil aún no se conoce, en base a datos genómicos y fenómicos procedentes de mamíferos actuales y extintos, se han representado los bigotes, las almohadillas plantares, la cola, la alimentación y la postura de este antepasado.

Se han producido radiaciones adaptativas paralelas dentro de Laurasiatheria y Afrotheria. En cada grupo hay formas unguladas, insectívoras y acuáticas. Primates, ungulados y carnívoros varían de 41 a 114 Ma. Esto contrasta bajo la evolución placentaria en la cual se asume una radiación rápida tras un presunto evento catastrófico, que causa la extinción de los dinosaurios al final del Cretácico. Por su parte, datos de la secuencia mitocondrial sugieren que la evolución de los primeros mamíferos placentarios podría haber tenido lugar durante varias decenas de millones de años, antes de la frontera Cretácico-Terciario.

Referencias

Espinosa, C. R. (2011). Angiogénesis en la placenta de los animales domésticos. Revista veterinaria, 22(2), 131-138.

Janke, A., Feldmaier-Fuchs, G., Thomas, W. K., Von Haeseler, A., & Pääbo, S. (1994). The marsupial mitochondrial genome and the evolution of placental mammals. Genetics, 137(1), 243-256.

Liu, F. G. R., Miyamoto, M. M., Freire, N. P., Ong, P. Q., Tennant, M. R., Young, T. S., & Gugel, K. F. (2001). Molecular and morphological supertrees for eutherian (placental) mammals. Science, 291(5509), 1786-1789.

Madsen, O., Scally, M., Douady, C. J., Kao, D. J., DeBry, R. W., Adkins, R., … & Springer, M. S. (2001). Parallel adaptive radiations in two major clades of placental mammals. Nature, 409(6820), 610-614.

M dos Reis, M., Donoghue, P. C., & Yang, Z. (2014). Neither phylogenomic nor palaeontological data support a Palaeogene origin of placental mammals. Biology Letters, 10(1), 20131003.

Roa, I., Smok, C., & Prieto, R. (2012). Placenta: Anatomía e Histología Comparada. International Journal of Morphology, 30(4), 1490-1496.

Romiguier, J., Ranwez, V., Delsuc, F., Galtier, N., & Douzery, E. J. (2013). Less is more in mammalian phylogenomics: AT-rich genes minimize tree conflicts and unravel the root of placental mammals. Molecular biology and evolution, 30(9):2134-2144.