Mamíferos que viven en el mar, adaptación al nivel máximo

Mamíferos que viven en el mar
Juanedc/CC BY 2.0

La adaptación al medio marino les permitió sobrevivir y hacerse un espacio en ese ámbito. Pero están genética y evolutivamente más cercanos a animales terrestres que a sus congéneres que habitan las aguas. Son los mamíferos que viven en el mar, como el delfín, la ballena o el manatí, especies que conservan los patrones reproductivos, de respiración y alimentación como cualquier animal que vive sobre la tierra.

Resulta fantástico descubrir algunos elementos de estos especímenes. Existen alrededor de 130 especies incluidas en la lista de los mamíferos que viven en el mar, se dividen en cetáceos, pinnípedos, sirenios y nutrias. Los estudios taxonómicos también incluyen como mamífero marino al oso polar, porque habita la mayor parte de su vida en el agua, y la mayoría están en peligro de extinción por el aprovechamiento de su piel, su grasa, el marfil o su carne.

Dentro de los cetáceos se incluyen las ballenas, los delfines y las marsopas. Cuando se habla de pinnípedos se refiere a una súper familia que incluye focas, morsas y osos, lobos y leones marinos; los sirenios incluyen a los manatíes y a los dugongos, y las nutrias agrupan a estas especies y al gato de mar. En la mayoría de los casos son vivíparos, tienen una sola cría; y de ellos los más adaptados al agua son los cetáceos y los sirenios porque los otros pasan algún tiempo en tierra.

La ballena, uno de los mamíferos que viven en el mar

La ballena azul, de nombre científico Balaenoptera musculus, es el animal más grande de la Tierra. Se considera que no solo en la actualidad, sino también el más grande del que se tenga noticia. Con un tamaño medio de entre 24 y 27 metros de longitud y un peso de entre 100 y 120 toneladas, un titán de los mares. Alimenta a sus crías con una leche especial, pródiga en grasas, que le ayudará a configurar su especial perfil.

Cuando una ballena azul sale a respirar, se eleva hasta la superficie y deja salir un chorro de agua de cerca de nueve metros, por un agujero que lleva en la parte superior. Está provista de barbas de queratina que le permiten filtrar el agua del alimento y desde 1966 están protegidas porque su caza indiscriminada las puso al borde de la extinción.

Las ballenas hacen grandes migraciones. Van desde los mares fríos, donde se alimentan, a los más cálidos para aparearse y reproducirse. Son de carácter cosmopolita y habitan todos los mares del mundo. En 1985 se implementó la suspensión de la captura comercial de ballenas, un acuerdo no suscrito por Japón y Noruega, que siguen cazándolas.

Las adaptaciones realizadas por los mamíferos que viven en el mar

Mientras la mayoría de los animales que vive en el mar extrae oxígeno del agua, los mamíferos continúan respirando aire, por eso deben salir a la superficie. También han realizado una compleja adaptación termoregulatoria. Solo dos de las especies de mamíferos marinos confían en su capa de pelo para protegerse del frío: las nutrias marinas y el oso polar. Los otros, se desprendieron del pelo para poder avanzar más rápido bajo el agua.

Su espina dorsal está adaptada para andar, puesto que se desarrollaron en la tierra. Por eso, nadan moviéndola de arriba a abajo, al contrario de los peces, que la mueven lateralmente. También la cola está configurada en posición horizontal, lo que les permite subir a la superficie.

Otras especies de mamíferos acuáticos

Entre las especies de mamíferos que viven en el mar se cuentan los delfines, los manatíes y dugongos, ballenas y rorcuales barbados además de las ballenas dentadas, focas, otarios, morsas, nutrias de mar, gatos de mar y el oso polar.

La conservación de estas especies es fundamental para el equilibrio ecológico del planeta. Sin embargo, el calentamiento global mantiene en jaque, por ejemplo, a la población de osos polares que han visto mermadas las masas de hielo. La conciencia sobre el cambio en los patrones de consumo es urgente.