Los mamíferos más peligrosos, el último de la lista te sorprenderá

Mamíferos más peligrosos
© Paradais Sphynx

La naturaleza es sabia y su devenir es el que ha configurado la vida en el planeta, tal como la conocemos hoy. La competencia entre las especies ha permitido la diversificación y adaptación, y por eso se considera que determinados animales son más mortíferos que otros. Los mamíferos más peligrosos configuran una lista en la que el último espécimen te sorprenderá.

Bien sea por defender su territorio, sus crías, o sentirse amenazado de depredadores, todas son causas válidas de los ataques de estos mamíferos. La irrupción del hombre en sus espacios es una causa frecuente de choques, aunque también algunos mamíferos son peligrosos para distintas actividades humanas.

En cualquier caso, la naturaleza exige respeto. Cada vez más se hace urgente que el hombre encause el conocimiento a preservar el ambiente para minimizar las consecuencias de la destrucción a la que ha sido sometido el planeta.

En los mamíferos más peligrosos uno muy pequeño

El ratel o tejón mielero es un animal de la familia de las comadrejas. Se trata de un ejemplar sumamente agresivo con una piel que le queda grande, por tanto, puede darse la vuelta dentro de la piel y contraatacar cuando intenta ser depredado. Es tan violento que en la Guerra del Golfo, los iraquíes acusaron a los británicos de haberlos introducido en el país como arma.

La leyenda atribuye al tejón mielero la capacidad de dar “golpes bajos” a sus contrincantes. En 1947 se documentó que uno de estos ejemplares castró de un mordisco a un búfalo adulto. Desde entonces se ha extendido su fama por el mundo.

El hipopótamo, un peligroso animal

Se contabilizan cerca de 3.000 muertes al año en encuentros de humanos con hipopótamos. Se trata de un enorme mamífero herbívoro oriundo de África, sumamente territorial quien ataca corriendo al sentir amenazada su intimidad. Sus enormes colmillos y su peso lo convierten en un temible contrincante para el hombre y para otros animales.

El loris lento, adorable rostro entre los mamíferos más peligrosos

El loris lento es un primate nocturno que habita el sur de Asia. Tiene la reputación de ser uno de los pocos mamíferos venenosos. Su método de defensa es bien peculiar. Lame una glándula que tiene en el brazo, la secreción al mezclarse con la saliva activa una toxina. Con ella, incluso, unta la piel de sus crías para disuadir a sus depredadores.

Los únicos depredadores documentados del loris lento son las serpientes, el águila azor variable, y los orangutanes de Sumatra. Se trata de una especie muy buscada tanto para aprovechar sus órganos en medicina tradicional, como para su uso como mascota, pese a que su tenencia doméstica está prohibida.

El elefante, simpático pero peligroso

Domesticado durante siglos para distintos usos, el elefante está considerado uno de los mamíferos más peligrosos. Pueden vivir pacíficamente durante décadas en sus territorios e, incluso, compartir con el ser humano, pero cuando su instinto de libertad se activa no hay quien pueda detener al animal terrestre más grande conocido, cuyo peso puede llegar hasta los 7.500 kilos.

Los grandes felinos, también en la lista de los mamíferos más peligrosos

El tigre y el león encabezan la lista de los grandes felinos cuya peligrosidad está justificada. Algunos de estos especímenes han dado muerte a seres humanos cuando se han sentido amenazados. Sus garras, dientes y potente mordisco los convierten en un temible depredador de las especies que le siguen en la cadena alimentaria.

El más peligroso de todos los mamíferos

Pero, sin duda, el más peligroso de todos los mamíferos es el hombre. Con su accionar ha logrado llevar a la extinción a especies completas, mantiene amenazadas a otras y el planeta luce hecho un desastre a su merced. El hombre posee la capacidad de raciocinio, así que se hace necesario que la utilice, en general, para el respeto a la naturaleza.