Ganado porcino, sus razas y el correspondiente ciclo de producción

Ganado porcino
Ana Rey (flickr.com)/CC BY-SA 2.0
Ganado porcino

Desde hace miles de años, el hombre ha domesticado animales para beneficiarse de ellos. En la actualidad, las técnicas de producción animal son variadas y provechosas. El ganado porcino es un rubro agropecuario muy importante, pues de él se obtienen diversos productos alimenticios. Conoce los aspectos básicos de la cría de porcinos.

¿A qué se le llama ganado porcino?

En pocas palabras, pudiera decirse que el ganado porcino está compuesto de cerdos domésticos. La cría de estos animales en la granja no tiene el mismo alcance que la producción bovina. Pero su múltiple utilidad lo hace un animal muy rentable. Además, suele ser sencillo de cuidar en sistemas intensivos de producción.


Razas más importantes en la cría y comercio de ganado porcino

La importancia de las razas porcinas depende del área geográfica. De hecho, también influye el enfoque productivo (carnes frescas, productos curados o embutidos, grasas, entre otros). Sin embargo, en Europa suelen considerarse como razas principales las siguientes:

Yorkshire o Large White: Ideal para la producción de descendencia mixta. Una raza muy utilizada a nivel mundial debido a sus características genéticas.

Duroc: De esta variedad se pueden obtener madres y padres para cruces de razas. Se adapta a sistemas de producción intensiva y extensiva. Su carne es de excelente calidad.

Landrace: Otra raza muy conocida por sus características comerciales. Puede ser usada como línea de cría o para producción de carnes.

Cerdo ibérico: Una raza muy rústica, para la producción extensiva exclusivamente. Es una variedad de características autóctonas del Mediterráneo, especial para la producción cárnica.

Pietrain: Línea muy buena para obtener padres para cruces genéticos. Tienen una canal bien conformada («cuatro jamones»).

Ciclos de producción del ganado porcino

Según su finalidad, se distinguen dos tipos de producción de ganado porcino. La primera es la cría de nuevos ejemplares, o maternidad. Por otro lado se tiene la producción de cerdos de engorde.


Producción de lechones o maternidad

El objetivo de tener ganado porcino en la fase de maternidad es imprescindible en la granja. Los cerdos ameritan cruzarse entre razas y generaciones para asegurar variabilidad genética en la prole. Además, se ha reportado que la hibridación suele ser beneficiosa para los cerdos. Puede aportarles características resistentes y una descripción morfológica mejorada en comparación a ambos padres.

El proceso dura unas 22 semanas, pero puede acostarse adelantando el destete de los lechones. Una semana después, la madre estará lista para ser montada nuevamente.

Engorde

Otro sector productivo en cerdos es el engorde. Luego de ser destetados, se separan de la madre y se les alimenta para que suban rápidamente de peso. Una especie de variante en esta producción de cerdos de engorde es la cría de lechones.

Los cerdos que aún no han alcanzado su tamaño adulto son considerados lechones. La comercialización del lechón para el consumo es un sector productivo de alta demanda. La carne resulta ser más suave y exquisita en esta etapa de vida del cerdo. Los lechones destinados al matadero son apartados de la madre antes de tiempo.

De esta manera inicia su engorde, junto con los cerdos que sí llegarán a ser adultos. Estos adultos podrán servir como reemplazos para las líneas genealógicas. En todo caso, los machos que no se seleccionan para tal fin, son castrados unas pocas semanas después de su nacimiento. Los demás cerdos se llevarán al matadero en un plazo de 6 meses a un año.

Productos finales

La producción de ganado porcino incluye diversos sectores productivos. Además de la granja y el matadero, la canal del cerdo pasara por la sala de despiece. En ella se obtienen los cortes de carnes comerciales. Luego de este proceso será distribuido al mayor en supermercados, carnicerías y mercados al detal.

También pueden ser transportados a industrias de transformación y procesamiento. En estas se efectúan tratamientos de conservación y fabricación de subproductos. Algunos de ellos son los siguientes: tocinetas, salami, jamón, salchichas, otros embutidos, manteca, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *