Felinos, especie pantera o león de las montañas

Foto: depositphotos.com © Eric Isselée

Características de los felinos

La familia de los felinos, félidos o familia Felidae es un grupo de mamíferos carnívoros que tienen en común una serie de rasgos anatómicos similares: cuentan con oídos muy desarrollados, potente vista, uñas curvas, afiladas y retráctiles (a excepción del guepardo), normalmente poseen cinco dedos en sus patas anteriores y cuatro en las posteriores; son mamíferos digitígrados en el que las pupilas de sus ojos se presentan en forma vertical, además los ojos se ubican en posición anterior y cuenta con visión binocular. Disponen de papilas córneas en la lengua y un solo molar en sus mandíbulas.

Los felinos o félidos son animales robustos, corpulentos y de gran fuerza, presentan una cabeza redondeada, hocico no pronunciado, sus mandíbulas también robustas, desarrolladas y con movilidad vertical; destaca la dentadura afilada y cortante para una mejor manipulación de las presas, ya que carecen de superficies planas trituradoras, por lo que tiene que inclinar la cabeza y gracias a su lengua afilada pueden dirigir la comida hacia sus muelas carniceras para cortarla e ingerir el alimento con la ayuda de sus músculos masticatorios. Su fórmula dentaria es: ( I 3/3; C 1/1; Pm 3/2; M 1/1) x 2 = 30.

Los patrones y colores son diferentes en función de la especies, pueden presentar pelaje con rayas, marcas, rosetones, incluso algunas félidos mantienen el manto sólido o uniforme.

Hábitat, distribución de los félidos

La distribución geográfica de los félidos es amplia desde el continente africano hasta el Ártico, con algunas excepciones como Madagascar o  Australia. Los felinos o félidos destacan por su habilidad en trepar por los árboles. La caza está orientada al acecho o bien mediante emboscada, una vez cercana a la presa la capturan mediante salto súbito. Ciertas especies destacan por ser excelentes nadadores, con buenas habilidades para la captura de presas acuáticas. Se pueden encontrar prácticamente en casi todos los hábitat terrestres, excepto en casquetes polares o en tundra sin vegetación.

Alimentación de los felinos

Los félidos son animales carnívoros, excelentes cazadores que están adaptados para capturar presas vivas con gran habilidad.

Los felinos son mamíferos depredadores por excelencia, se les considera un grupo de fisípedos con morfología adaptada a la captura de presas, todo depende de las preferencias del felino en cuestión, aunque los grandes felinos pueden cazar ungulados de gran envergadura. Existen algunas excepciones, entre las que destaca el Prionailurus planiceps o gato de cabeza plana que también puede consumir frutas o el gato pescador, Prionailurus viverrinus, con preferencias por los moluscos y crustáceos. En general, las presas de los pequeños felinos suelen ser de menor tamaño, por ejemplo, liebres, conejos y otros pequeños mamíferos, aunque también pueden consumir aves y otros animales.

Clasificación. Taxonomía

Se puede clasificar la familia de los félidos o Felidae en tres subfamilias: la Felinae (felinos estrictos), Pantherinae (panteras) y Machairodontinae (felinos prehistóricos); abarcando a su vez a un gran número de especies felinas. Algunos autores realizan otro tipo de clasificaciones que difieren de la anteriormente indicada, no obstante, hemos seleccionado una clasificación tradicional basada en los rasgos anatómicos y otros aspectos, como el hecho de que los pantéridos o panteras pueden rugir; los felinos en sentido estricto son de menor tamaño, de ahí su denominación de pequeños felinos, también destaca el hecho de que no pueden rugir. El término félido hace referencia a la familia felinae, aunque comúnmente se la asocia con felinos en sentido amplio, es decir, abarcando todas las subfamilias. Los gatos domésticos se agrupan en la subfamilia felinae, concretamente es una subespecie de Felis silvestris; el nombre científico de la subespecie en cuestión es Felis silvestris catus y abarca un gran número de variedades, todas las razas de gatos domésticos existente en la actualidad.

Taxonomía de los felinos

Dominio: Eukaryota, organismos compuestos por células eucariotas.
Reino: Animalia, animales. Organismos cuyas células poseen núcleo, además de ser multicelulares. Los animales adquieren su alimento y energía a través de la materia orgánica. Consumen oxígeno, imprescindible para su subsistencia. No realizan fotosíntesis.
Subreino: Eumetazoa, formados por tejidos gracias a su organización pluricelular.
Filo: Chordata, cordados, poseen notocordio o cuerda dorsal, en algunos cordados (inferiores o acranios) se mantiene durante toda su vida.
Subfilo: Vertebrata, vertebrados, la notocorda se transforma en columna vertebral (cordados superiores o craneados).
Intrafilo: Gnathostomata, clados de vertebrados que poseen mandíbulas.
Superclase: Tetrapoda, tetrápodos, vertabrados con cuatro extremidades
Clase: Mammalia, mamíferos, la mayoría disponen de glándulas mamarias que les faculta para la alimentación de sus crías.
Subclase: Theria, terios. el embrión se desarrolla en el útero de la madre.
Infraclase: Eutheria , euterios.
Orden: Carnivora, carnívoros.
Familia: Felidae, félidos
Subfamilia: Felinae, felinos en sentido estricto, pequeños felinos
Subfamilia: Pantherinae, grandes felinos, pantéridos o panteras
Subfamilia: Machairodontinae, felinos prehistóricos

Un poco de historia, su evolución

Los félidos o familia Felidae son animales mamíferos pertenecientes al orden Carnivora, carnívoros, el cual se dividió en el Terciario, al final del Eoceno y principios del Oligoceno (hace unos 35 millones de años), en dos superfamilias: la Canoidea (entre las que se encuentra por ejemplo la familia Canidae) y la Feloidea que integra a la familia Felidae. Durante esa época existía gran variedad de vegetales que favorecieron el desarrollo y procreación de numerosos herbívoros, éstos a su vez, propiciaron la propagación de los carnívoros.

En el Oligoceno, dentro de la familia Felidae, aparece el género Proailurus: animales de tamaño mayor que un gato domesticado, con un peso que oscilaba en torno a los 10 Kg. Eran fuertes y esbeltos, poseían grandes ojos, estaban dotados de garras y con una dentadura similar a la de los félidos o gatos actuales. Más tarde, en el Mioceno, afloró el género Pseudaeluru, eran animales descendientes del anterior género. A través de ellos surgen, como sostienen muchos autores, los primeros miembros de la familia de gatos modernos.

En un primer momento, estos carnívoros salvajes, habitaban en Asia y con posterioridad se diversificaron por otros continentes.

En la Era Cuaternaria se extinguen estos félidos primitivos a la vez que surgen nuevas especies, las cuales se dispersaron por todo el mundo, excepto Madagascar y Australia, dando lugar a la aparición de los gatos salvajes actuales.

Felinos: familia Felidae, félidos del mundo
Tu opinión importa: Valora el artículo