Aparato genitourinario mamíferos

Sistema reproductivo mamíferos

El aparato genitourinario en muchos animales mamíferos, como el perro o el gato, comprenden los órganos urinarios y genitales, estos dos aparatos están íntimamente unidos, llegando a compartir estructuras comunes. El excretor se encarga de filtrar la sangre y eliminar las sustancias sobrantes o tóxicas y el genital se encarga de la producción de células sexuales, almacenaje de éstas y estructuras que facilitan el coito y la fecundación.

Aparato genitourinario → órganos urinarios (aparato urinario) → órganos genitales (aparato genital).

Aparato urinario mamíferos

Riñones

Los riñones en mamíferos son los órganos encargados de filtrar la sangre y su contenido viaja por los uréteres hasta almacenarse en la vejiga, donde se expulsa al exterior, cuando llega al límite de su capacidad, por la uretra.

Los riñones se localizan en la zona dorsolumbar y es el derecho ligeramente más craneal que el izquierdo. Tienen forma de judía con un lado deprimido por donde se conecta la arteria aorta y la vena cava, además también por ahí salen los uréteres.

Cerca de los riñones, en posición más craneal encontramos las cápsulas renales, que son unas glándulas endocrinas que generan importantes hormonas. En perros y gatos éstas se encuentran separadas del riñón, pero en un humanos están pegadas cranealmente, llamándose cápsulas suprarrenales.

Los riñones se rodean de una cápsula grasa y se componen de:

  • Corteza o capa cortical: se encarga de producir la orina
  • Médula renal: también forma la orina.
  • Pelvis renal: recolecta el contenido de las anteriores capas y lo conduce hacia los uréteres.

La nefrona es la unidad funcional del riñón, la cual se relaciona íntimamente con la sangre y la filtra, eliminando agua, minerales, proteínas y otras sustancias de desecho.

La arteria renal se ramifica y cada una de las ramas contacta con un corpúsculo renal, rodeándolo a modo de puño, a este nivel pasa todo el contenido de la sangre excepto las células y las proteínas más grandes al corpúsculo, donde es conducido al tubo contorneado proximal y todo lo que puede resultar útil es reincorporado a la sangre, reteniendo desechos como urea o creatinina. Una vez sale de este tubo, pasa al asa de Henle, situada a nivel de médula renal, que recupera sodio y agua en función de las necesidades orgánicas de ese momento, y lo restante discurre al tubo contorneado distal, para volver a intercambiarse sodio de la nefrona a la sangre y, además, también pueden circular protones (H+) o potasio (K+) a la orina en función de necesidades orgánicas.

Una vez que atraviesa por todas esas estructuras, la orina procedente de todas las nefronas va uniéndose al tubo colector, que tiene como función concentrar la orina, extrayendo agua que desemboca, junto con el resto de tubos colectores, en la pelvis renal.

Por lo tanto, en animales mamíferos el riñón es el principal centro regulador del equilibrio hídrico e iónico de la sangre, que entra por la arteria renal y desemboca en la vena cava.

Las principales funciones del riñón son:

  • Regulación del equilibrio hídrico e iónico del organismo.

  • Filtración de la sangre para eliminar sustancias toxicas y de desecho, que suelen derivar del catabolismo (rotura o degradación) de proteínas.
  • Endocrina:

– Secreción de eritropoyetina: favorece la síntesis de glóbulos rojos en la médula ósea roja.

– Secreción de renina: la renina se sintetiza y se libera en función del volumen cardíaco o la presión sanguínea. Si el volumen o la presión sanguínea disminuye, los riñones liberan renina a la sangre, que estimula la síntesis y liberación de angiotensina en los pulmones derivando en una vasoconstricción, con lo que se eleva la presión cardíaca. La angiotensina a su vez provoca la liberación de hormona antidiurética (ADH), que estimula la captación de agua en el riñón e impide que ésta escape hacia la orina mediante la captación de sodio. Al haber más concentración de sodio en la sangre, el agua tiende a entrar para disolverlo. Todo lo anterior conlleva a un aumento del volumen sanguíneo.

Uréteres

Los uréteres son unos tubos que conducen la orina formada en los riñones a la vejiga para su almacenaje. Se trata de tubos de musculatura lisa con una luz en su interior.

Vejiga

La vejiga es un saco de musculatura lisa en la que se va acumulando la orina formando en los riñones, cuando llega al límite de su capacidad desencadena la micción, la cual está controlada por dos esfínteres, uno interno de músculo liso y otro externo de músculo esquelético voluntario. El sistema nervioso parasimpático actúa relajando los esfínteres, mientras que el simpático los contrae.

Uretra

La uretra sirve para conducir la orina hacia el exterior y varia en animales hembras y en machos. En animales mamíferos hembras desemboca justo por encima de la vagina, haciéndolo más propensas a infecciones de vejiga (cistitis) y es mucho más corta. En machos es muy grande y es conducida a través del pene, se diferencian dos zonas: la preprostática que solo lleva orina y corresponde a la porción anterior al conducto prostático (próstata) y la postprostática, que puede llevar orina y semen, corresponde a la porción que se encuentra después del conducto prostático.

Aparato genital mamíferos

Las estructuras más importantes del aparato genital en mamíferos son:

  • Las gónadas son las encargadas de generar las células germinales o gametos. Difieren según el sexo, de modo que los machos tienen testículos (generan espermatozoides) y las hembras tienen ovarios (generan óvulos).
  • Los conductos son los encargados de conducir a las células germinales para permitir la reproducción. En el caso de los machos tienen los conductos espermáticos que desembocan a nivel de la próstata hacia la uretra postprostática, mientras que las hembras tienen los oviductos, las trompas de Falopio y el útero.
  • Glándulas genitales accesorias, como por ejemplo la próstata en el macho.
  • Aparato copulador, en el caso de los machos es el pene y en el de las hembras, la vagina.

Aparato reproductor masculino mamíferos, en especial perros y gatos

El aparato reproductor masculino en mamíferos está formados por dos testículos localizados fuera de la cavidad abdominal, puesto que necesitan una temperatura menor que la corporal para poder funcionar y producir espermatozoides. Pegados a ellos encontramos una estructura denominada epidídimo, que se encarga de almacenar y madurar las células germinales que salen de los testículos. Éstos viajan por conductos independientes hasta llegar a la próstata, donde se unen con la uretra.

Escroto

Los testículos están alojados en una envuelta exterior en forma de bolsa, de forma que los sostienen y le dan protección. Interiormente tiene unos músculos denominados dartos y cremaster, que protegen del frío y el calor mediante su contracción. Después de esta envuelta hay una túnica serosa denominada túnica vaginal, que protege tantos los testículos y los epidídimos como todo el conducto deferente unido a vasos sanguíneos, linfáticos y nerviosos; todo este conjunto forman el cordón espermático.

Testículos

Está compuesto por un conjunto de tubos seminíferos formados por una pared y una luz tapizada de células que, por división meiótica, terminan creando el esperma. Los espermatozoides tienen una dotación genética disminuida a la mitad, que es completada con otra mitad procedente del ovario en el momento de la fecundación. Es esencial que la temperatura en estas estructuras sea la adecuada, ya que cuando sube se vuelve no funcional y pueden llegar a malograr formando tumores.

Además, el testículo funciona también como glándula endocrina, originando las siguientes hormonas:

  • Estrógenos: células de Sertoli, que se encuentran embebidas en el epitelio germinal y garantizan la viabilidad de las células germinales.
  • Testosterona: células de Leydig que se encuentran fuera de los tubos seminíferos y encargada del mantenimiento de los caracteres sexuales y de la libido.

Epidídimo y conducto deferente

El epidídimo se encarga del almacenaje y maduración de los espermatozoides que se liberan en el momento de la eyaculación. En este momento son liberados a los conductos deferentes y trasladados hasta la zona próxima a la próstata.

Glándulas genitales accesorias

  • Próstata: contacta internamente con la uretra y constituye el nexo de separación de la uretra preprostática y la postprostática. Llega hasta los conductos deferentes y vierte su contenido líquido, que se une con el contenido de los conductos deferentes formando el semen. Está formada por una serie de conductos rodeados de células secretoras, recubiertas de tejido muscular liso.
  • Glándulas bulbo uretrales: solo están presentes en el gato y se encarga de la secreción de una sustancia que lubrica y prepara la uretra para el paso del semen.

Pene

El pene está formado principalmente por tres partes:

  • El glande: rodeado de una capa de piel denominada prepucio y en el que se abre la uretra. En el caso de los gatos, está rodeado de unas espículas peneanas que estimulan la vagina de la gata y que se desarrollan por estímulos hormonales.
  • Cuerpo: sostiene la uretra y está formado de tejido eréctil (cuerpos cavernosos y esponjosos), el cual se rellena con sangre durante la erección. En el caso de los perros, se aloja una estructura denominada bulbo del glande, que erecciona una vez dentro de la vagina formando un botón o un abotonamiento que impide que el pene se salga hasta que se ha eyaculado.
  • Hueso peneano: presente tanto en gatos como en perros, pero muy desarrollados en éstos últimos, ya que permite la penetración sin erección y solo erecciona en el momento en que ya está introducido.

Aparato reproductor femenino mamíferos, en especial perros y gatos

Ovarios

Los ovarios están fijados a la cavidad abdominal por tejido seroso o de sostén. La actividad sexual en las hembras se manifiesta de un modo cíclico, que comienza en la pubertad y va dirigido por ciertas hormonas que producen cambios en el resto del aparato genital.

En el interior de los ovarios se encuentran unas estructuras llamados folículos que, cuando se rompen, sale un único óvulo maduro, aunque varios folículos pueden madurar a la vez, dándose crías múltiples y de múltiples padres, como el caso de perros y gatos.

Este ciclo comienza por la subida de la hormona FSH (hormona folículo estimulante) producida en la hipófisis que estimula los ovarios donde los folículos empiezan a crecer. A medida que van creciendo, van sintetizando cada vez más estrógenos, hormona que va preparando el aparato reproductor femenino para el momento de la fecundación con una congestión sanguínea y un exceso de vascularización, y la apertura del cuello del útero; es muy evidente en perras, en las que la vagina aparece más grande, húmeda y roja, además pueden dar sangrado, que no es menstruación. En las gatas, se produce ansiedad e intensas vocalizaciones y se humedece la vagina, sin embargo, no se observa sangrado.

Una vez se produce la menstruación, la hormona LH (hormona luteinizante) también secretada por la hipófisis empieza a crecer y provoca la rotura del folículo, liberando el óvulo almacenado y se produce la ovulación. Este óvulo se coloca en el oviducto y es transportado hasta las trompas de Falopio donde espera a ser fecundado.

El folículo roto se llena de sangre y se convierte en un cuerpo lúteo, que comienza a secretar la hormona progesterona, que, al contrario que los estrógenos, preparan al animal para la maternidad, reduciendo la congestión sanguínea y cierra el cuello del útero. En caso de embarazo, la progesterona se mantiene y comienza el periodo de gestación descendiendo éste a los cuernos uterinos donde se desarrollará. Por el contrario, la hormona se sigue manteniendo durante un tiempo muy largo casi análogo a la gestación, que concluye cuando empieza un nuevo ciclo (en humanos esta fase finaliza en breve). Debido a que esta hormona se mantiene incluso sin embarazo, algunos animales son propensos a sufrir embarazos psicológicos.

Pseudogestación o embarazo psicológico perros y gatos

Se origina durante la fase de dioestro en la que la progesterona está ejerciendo su influencia. Durante esta fase también aumenta la prolactina desarrollando las mamas y la producción de leche. Aumenta la agresividad, dejan de alimentarse y pueden llegar a adoptar muñecos como sus propios hijos. El tratamiento es una inhibición de la hormona prolactina. En gatos es mucho más raro debido a que la ovulación, en la mayoría de los casos, tiene que ser estimulada.

Útero

El útero es una estructura muscular formada por varias capas:

  • Perimetrio: lámina de tejido seroso que sujeta el útero a la cavidad abdominal.
  • Miometrio: capa de músculo liso muy gruesa que aumenta considerablemente en volumen si se produce embarazo.
  • Endometrio: capa tapizada de glándulas mucosas y muy vascularizada, que alimenta el óvulo durante la gestación.

En el caso de muchos animales mamíferos animales, el útero se divide en dos cuernos que desembocan en el cuerpo del útero, delimitado caudalmente por el cuello. En los humanos, al sacar adelante solo una cría a la vez, es el cuerpo el que está más desarrollado frente a los cuernos. En perros y gatos son los cuernos los que están más desarrollados, ya que engendran múltiples crías.

Órgano copulador

En las hembras es la vagina, un órgano tubular cuyas células van cambiando a lo largo del ciclo, además hay una rica flora bacteriana que impide el establecimiento de patógenos por competencia si el animal se encuentra sano.

La vagina se abre al vestíbulo vaginal en el cual está presente el himen, una capa de tejido seroso que se rompe en la primera cópula. En esta zona se observa la entrada a la vagina, la abertura uretral por donde sale la orina y el clítoris, la parte visible se denomina vulva y constituyen los genitales externos. En el momento del celo, en perros se observa congestionado y lubricado, mientras que en gatos es menos aparente y sobre todo se advierte comportacionalmente.

Glándulas mamarias

En gatos se cuentan en 8 a 10 pares mientras que en perros son 10. Su desarrollo viene determinado por la progesterona mientras que la prolactina provoca la creación de leche materna. La oxitocina, por su parte, provoca la bajada de la leche y su estimulación viene dada por el estímulo mecánico de succión del cachorro.

La leche es formada en el alvéolo mamario, órgano que cuenta con células secretoras que envían su contenido a una luz. Suelen mamar hasta el mes y medio de edad.

Aparato genitourinario en animales mamíferos
Tu opinión importa: Valora el artículo