Aparato digestivo mamíferos

Formas de estómagos mamíferos

El aparato digestivo en animales mamíferos y especialmente en gatos y perros lo conforman un grupo de órganos que tienen la función de introducir los principales nutrientes al organismo mediante la ingesta de alimentos. El aparato digestivo en mamíferos gatos y perros se especializa en modificar estos alimentos hasta sus formas más básicas y así poder ser absorbidas de manera sencilla. Los nutrientes que se obtienen son en su mayoría proteínas, grasas e hidratos de carbono, aunque también se obtienen ciertas sustancias esenciales para la supervivencia del organismo, como las vitaminas y los minerales. También es importante ingerir ciertas dosis de fibra, ya que favorecen el transito intestinal y mantienen toda la flora bacteriana autóctona de éste, además se encarga de la digestión de ciertas sustancias y de la protección frente algunos patógenos.

Órganos del aparato digestivo en mamíferos, especialmente gatos y perros

Boca

Es la vía de entrada de los alimentos y en ella se lleva a cabo la digestión mecánica de los alimentos para transformarlos en una pasta denominada “bolo alimenticio”. Para ello se sirve de las siguientes estructuras:

● Labios

Los labios dos estructuras musculadas que rodean la boca y suelen estar pigmentados en perros y gatos. En los gatos, continúa una línea hacia la nariz y de él salen unos filamentos gruesos y sensibles llamados “vibrisas”, que les ayudan en la orientación. Su función es la de succionar y machacar, aunque también táctil.

● Paladar

El paladar la estructura que separa la cavidad nasal de la cavidad bucal. Hay dos partes, una con soporte óseo (hueso palatino) o paladar duro, y otra con tejido blando o paladar blando, que separa la faringe en dos partes y tiene movilidad.

● Faringe

La faringe es la parte más craneal del tubo, tanto digestivo como respiratorio y la más caudal de la boca. En la cabeza se divide en nasofaringe (une la cavidad nasal) y la orofaringe (parte más craneal del tubo digestivo y une la boca con la faringe). Ambas desembocan en la faringe esofágica. Según la necesidad del animal, el paladar blando sube (ingesta) o desciende (respiración) para evitar atragantamientos.

● Lengua

La lengua en mamíferos está formada por un potente músculo esquelético y se encuentra encajado entre la mandíbula, está rodeada de una membrana mucosa en la que se encuentran unas estructuras denominadas papilas gustativas, que es donde se centra el sentido del gusto.

Los gatos tienen unas papilas mecánicas modificadas y terminadas en un pelo rígido y duro y son denominadas papilas filiformes, que las utilizan sobre todo para el acicalamiento, comportamiento característico y muy importante en los felinos; además les facilitan también la ingesta del agua.

Los perros, por otro lado, carecen de estas papilas filiformes y en el vértice de su lengua, se encuentra un cartílago que atraviesa la lengua horizontalmente denominado lisa o “lyssa”, que provoca que la lengua pueda doblarse hacia atrás dando una forma parecida a una cuchara y que les permite ingerir sustancias liquidas.

La lengua sirve principalmente para la toma de alimentos, deglución de éste, masticación y, en cachorros, para la succión, así como las funciones descritas anteriormente.

● Dientes

Los dientes son estructuras óseas vivas que se insertan en el hueso maxilar (superiores) y en el mandibular (inferiores). En mamíferos son los encargados de llevar a cabo la masticación.

Están formados principalmente por una pulpa dentaria, que es donde se encuentran los vasos y los nervios que conectan a los dientes con el resto del cuerpo, y un recubrimiento rígido que consta de dentina (tejido óseo modificado que ocupa el interior del diente y rodea la pulpa), esmalte (parte exterior) y el cemento (lo une al hueso correspondiente). Estas tres últimas capas son susceptibles de desgaste y gracias a ese grado de degradación podemos averiguar la edad aproximada.

Los dientes se dividen según su función:

– Incisivos (i): son los dientes más externos y tienen como función la de cortar y desgarrar.

– Caninos (c): su función es la de sujetar a la presa y desgarrar.

– Premolares (p): Machacan el alimento.

– Molares (m): también tienen función de machacar.

Además, también los perros y gatos tienen dos tipos de denticiones. Una decidua o “de leche”, que se desprenden en torno a los 6 meses en perros y 4 meses en gatos, y otra permanente y más numerosa, que se va desgastando a lo largo de la vida del animal.

Para saber el número de dientes de estos animales se utiliza la formula dentaria, que muestra el número de dientes por hemimandíbula, es decir, solo la mitad de la mandíbula, habría que multiplicar el número total por dos.

Gatos Perros
Decidua: 26

Definitiva: 30

Decidua: 28

Definitiva: 42

● Glándulas salivares o tonsilas.

Las glándulas salivares se encargan de verter saliva al tubo digestivo para lubricar el alimento y así sea más fácil su modificación, también para limpiar la boca de restos de alimentos. La saliva está formada principalmente por agua, aunque contiene otras sustancias encargadas sobre todo de la defensa del organismo, predigestión de azúcares, solo en perros en gatos no, y otras sustancias.

La sustancia encargada de esta primera línea de defensa es la inmunoglobulina A o IgA y algunas lisozimas antibacterianas.

Un exceso de saliva constituye una patología denominada sialorrea o tsialismo.

Se disponen a pares en la cavidad bucal y podemos encontrarlas en la parte lateral del cuello (parótidas), mandibulares (a ambos lados de la mandíbula), sublinguales (a ambos lados por debajo de la lengua), zigomáticas (en la parte superior anterior de la boca), y una exclusiva de gatos, que es la molar, por debajo de los labios.

Esófago

El esófago en mamíferos es un tubo rodeado de musculatura lisa y parte estriada que comunica la faringe con el estómago. Atraviesa toda la cavidad torácica junto con la tráquea (sistema respiratorio) y se separa cuando llega a la cavidad abdominal* donde se encuentra con el estómago. En este tubo baja el alimento, ya trasformado en el bolo alimenticio, gracias a unos movimientos de contracción/distensión coordinados denominados “movimientos peristálticos” que van empujando el bolo.

* El diafragma es un musculo esquelético abovedado muy importante en la respiración, que separa la cavidad torácica (corazón y pulmones) de la abdominal (tubo digestivo).

Estómago

Es una gran dilatación del tubo digestivo, está rodeada de múltiples capas de musculo liso y tapizado en su luz por una capa de células secretoras especializadas. Comunica con el esófago a través de una válvula o esfínter (de músculo) denominada “cardias” y con el intestino delgado con otra denominada “píloro”.

El estómago, así como el resto de vísceras de la cavidad abdominal, está unido a las paredes por una bolsa de tejido seroso llamado peritoneo, que a la altura del estómago, recibe el nombre de “omentos”. Esta bolsa está rellena de líquido que mantiene en su sitio todas las estructuras y las protege de daños mecánicos, aunque ésta puede aumentar de tamaño en caso de patología y causar diversos problemas.

Las células especiales que forman la mucosa del interior del estómago son glándulas que a su vez forman un líquido denominado jugo gástrico, está compuesto por:

– Ácido clorhídrico (HCl), origina un líquido altamente ácido (pH 2-3 en perros y gatos y 4-5 en humanos) y hace imposible que la mayoría de microorganismos patógenos puedan asentarse y causar problemas (aunque algunos lo consiguen). En caso de vómitos continuados, este ácido puede causar lesiones en esófago y boca.

– Gastrina: favorece aún más la liberación de jugo gástrico en el estómago.

– Pepsina: lleva a cabo una predigestión de las proteínas.

– Lipasa gástrica: lleva a cabo una predigestión de las grasas.

La acción de todas estas sustancias, junto con movimientos peristálticos del estómago, transforman el bolo alimenticio en “quimo”, que va pasando poco a poco al intestino a través del esfínter pilórico o píloro.

Intestino delgado

El intestino delgado en animales mamíferos es un tubo muy largo y estrecho que une el estómago con el intestino grueso, está sostenido por una lámina de tejido seroso, llamada mesenterio y se divide en 3 partes con funciones diferentes:

– Duodeno: en este tramo desembocan los conductos de dos órganos anejos importantes para la digestión, el páncreas y el hígado; además, es donde se terminan de digerir la mayoría de sustancias y salen listas para ser absorbidas en un líquido lechoso denominado “quilo”.

– Yeyuno: este tramo esta tapizado de una mucosa intestinal que cuenta con muchos repliegues para aumentar al máximo la superficie de absorción, se denominan vellosidades intestinales. En esta porción es donde se lleva a cabo la absorción de los nutrientes digeridos en las porciones anteriores del tubo digestivo.

– Íleon: parte final del intestino delgado que comunica con el ciego, primera porción del intestino grueso, a través del esfínter o válvula ileocecal o ileocólica.

Intestino grueso

El intestino grueso es la parte final del aparato digestivo, se encarga de la elaboración de las heces. Cuenta con una rica flora bacteriana que trasforma varios compuestos presentes en lo que queda del alimento y protege de otros microorganismos que hayan podido sobrevivir mediante competencia por el espacio. Consta de:

– Ciego: porción muy pequeña que contiene pequeños agregados linfoides con glóbulos blancos almacenados como defensa ante lo que ha podido sobrevivir.

– Colon: esta tapizado de una mucosa lisa, al contrario que el intestino grueso, se encarga de absorber mayoritariamente agua, vitaminas y minerales, que es lo último que queda aprovechable después de la digestión.

– Recto: parte final del intestino que comunica con el exterior por el ano.

Ano

El ano está formado por dos esfínteres musculosos. El primero es involuntario y de músculo liso, situado internamente, y uno exterior y voluntario, de músculo esquelético. Además en los perros existen un par de sacos perianales que vierten una sustancia sebácea y olorosa, que tiene como función marcar el territorio. Estas glándulas pueden atascarse y causar infecciones y problemas.

Glándulas digestivas anejas en mamíferos gatos y perros

Hígado

El hígado se sitúa en la porción craneal y derecha del abdomen. En perros y gatos está formado por 5 lóbulos que contactan con el diafragma y con el estómago. En posición caudal se encuentra la vesícula biliar, que almacena los ácidos biliares que actúan en la digestión y que comunica con el intestino delgado a nivel del duodeno por el conducto colédoco.

La bilis en mamíferos está formada por agua, pigmentos y sales biliares. Las sales biliares se encargan de emulsionar las grasas de la dieta, es decir, fragmenta las gotas lipídicas para que su procesamiento sea más sencillo. Otra sustancia muy importante es el colesterol, que es precursor de muchas moléculas orgánicas.

Por otro lado, los pigmentos biliares lo conforman la bilirrubina (anaranjado) y la biliverdina (verde), que proceden de la destrucción de glóbulos rojos en otras partes del cuerpo, en concreto de la hemoglobina, viajan al hígado a través de la sangre y llegan al intestino por el conducto colédoco. Finalmente, las bacterias del colon lo transforman en urobilinógeno, un pigmento de color marrón que le da el color característico a las heces.

Cuando se produce algún problema en el hígado, la piel y las mucosas empiezan a adquirir un tinte amarillento debido al acúmulo de bilirrubina en sangre.

Las funciones principales del hígado son:

– Es un potente detoxificador: filtra la sangre y transforma los elementos tóxicos en otros inertes o excretables. Ejemplo: los compuestos nitrogenados resultantes de la destrucción de proteínas, pasan al hígado donde son transformados en urea o ácido úrico. La vena porta lleva la sangre procedente del digestivo al hígado, donde es limpiada, después sale por la vena hepática y es dirigida hacia el resto del cuerpo. La urea y creatinina (procedentes de la destrucción de proteínas) salen por la vena hepática y se dirigen al riñón, donde finalmente son conducidos al exterior.

– Importante almacén de grasas, azúcares y proteínas. Cabe destacar el glucógeno como sustancia de reserva de azúcares. Como proteínas, destacan los factores de coagulación y la albumina encargada de dar cuerpo a la sangre.

– Elimina los productos de degradación de los glóbulos rojos y los convierte en otras sustancias, como la bilirrubina.

– Hematopoyesis durante el desarrollo embrionario (creación de células sanguíneas).

– Secreción de bilis.

Páncreas

El páncreas es un órgano glandular que se coloca en la parte izquierda dorso-craneal del abdomen. Se divide en páncreas exocrino y páncreas endocrino. La parte exocrina es la encargada de la digestión de ciertas sustancias mediante el jugo pancreático, rico en enzimas digestivas:

  • Proteasas: tripsina, digiere proteínas.
  • Lipasa: digestión de grasas y lípidos.
  • Amilasa: digiere el almidón (azúcares).

Esta secreción desemboca en el duodeno y culmina la digestión convirtiendo el alimento en sus partículas elementales.

Bazo

El bazo es un órgano aplanado, ancho y grande en gatos, y alargado y estrecho en perros. Sus funciones principales son:

– Filtrado de la sangre.

– Destrucción de glóbulos rojos viejos.

– Almacén de glóbulos blancos. Ante una infección, el bazo aumenta de tamaño (esplenomegalia).