Alimentación de los mamíferos: carnívoros, herbívoros y omnívoros

Carolina L. Llano/CC BY 2.0 Alimentación de los mamíferos

¿Qué comen los mamíferos?

Los mamíferos son un grupo de animales vertebrados que han evolucionado hasta ser capaces de alimentarse de una gran diversidad de formas. Algo que tienen en común desde el punto de vista de la alimentación de los mamíferos es la presencia de un aparato digestivo lo suficientemente sofisticado como para optimizar la producción de energía para poder mantener la temperatura corporal.

Los mamíferos se incluyen tanto en el grupo de los predadores como en el de las presas en muchos ecosistemas. Una característica relevante en la alimentación de los mamíferos es el hecho de que sólo algunas especies son capaces de ocupar los puestos más altos en las jerarquías tróficas y no deben preocuparse de ser devoradas por otros mamíferos.

Hábitos alimenticios

Entre los hábitos alimenticios o tipos de alimentación de los mamíferos se encuentran tres grandes grupos que se fundamentan en el tipo de comida que ingieren estos animales: los carnívoros, los herbívoros y los omnívoros.

Mamíferos carnívoros

El primero y más característico de los mamíferos es el grupo de los carnívoros. Como su nombre indica, se alimentan exclusivamente de la carne de otros animales y para ello tienen que acabar con la vida de su presa. En este grupo se incluyen diversas especies de mamíferos, de vida acuática y terrestre.

De hecho, los carnívoros forman un grupo taxonómico, concretamente el orden Carnivora y que se divide en dos subórdenes: la feliformia y la caniformia. De manera sencilla se podría decir que una está formada por los animales relacionados con los felinos mientras que la otra está formada por animales emparentados con los cánidos, aunque la variedad va mucho más allá. En la parte de los felinos se incluyen otras muchas especies de mamíferos como las hienas, las mangostas o las civetas. En la familia relacionada con los cánidos, la diversidad es todavía mayor. Además de lobos, coyotes y chacales, podemos encontrar osos, mapaches, comadrejas, focas, leones marinos y morsas.

Mamíferos herbívoros

El segundo gran grupo, el de los herbívoros, está formado por animales que se alimentan básicamente de plantas. Dentro de los mamíferos, el grupo más importante de herbívoros lo conforman los rumiantes. Los rumiantes poseen un aparato digestivo totalmente adaptado a esta alimentación con cuatro cavidades que hacen las funciones del estómago. Su digestión se realiza en dos pasos: una primera digestión incompleta y una posterior remasticación para poder proceder a la digestión completa. Algunos de los animales que forman parte de los rumiantes y por lo tanto son herbívoros son las vacas, bueyes, búfalos, ovejas, cabras y ciervos. Sin embargo, los rumiantes no son los únicos herbívoros y otros ejemplos los encontramos en los caballos, elefantes y algunos primates.

Mamíferos omnívoros

El último gran grupo que clasifica los hábitos alimentarios es el de los omnívoros. En este grupo se incluyen aquellos animales capaces de alimentarse tanto de plantas como de otros animales. Son animales que no presentan adaptaciones especiales para ninguno de los dos tipos de comida y que se alimentan de aquello que tengan al alcance. Algunos ejemplos de animales omnívoros pueden ser la familia de los cerdos como los jabalíes, la mayoría de primates como chimpancés y gorilas, algunos roedores como la rata o ratón, pequeños mamíferos como las zarigüellas y los erizos y algunas especies de osos y cánidos.

Otros tipos de alimentación de los mamíferos

Además de estos tres grandes grupos también existen otras fuentes de alimentación, que aunque menos comunes, también cuentan con varias especies de mamíferos entre ellos; un ejemplo sería el de los insectívoros o animales que se alimentan casi exclusivamente de insectos, este grupo está formado por mamíferos pequeños y mayormente de vida nocturna. Algunos animales insectívoros serían las musarañas, los topos y algunos erizos.

También existen los animales que se alimentan sólo de peces. Se podría incluir como un subgrupo dentro de los carnívoros, pero en muchas clasificaciones se consideran como un grupo independiente. Algunos de los mamíferos que siguen este tipo de alimentación pueden ser los delfines, las focas, las morsas, las orcas, las nutrias y los ornitorrincos.

Alimentación de los mamíferos y su aparato digestivo

En la alimentación de los mamíferos, como consecuencia de sus hábitos alimentarios, la evolución ha guiado la adaptación del aparato digestivo a las necesidades de las especies, pero la mayoría de ellas tienen ciertas características comunes. La alimentación de los mamíferos siempre se hace a través de la boca y esta presenta dientes de diferente tipo que les permiten empezar con un proceso de digestión mecánico. La mayoría de mamíferos también presentan glándulas salivales que comienza una digestión química de los alimentos.

A continuación se encuentra el esófago que comunica la boca con las siguientes partes del tracto digestivo. Le sigue el estómago, un órgano musculado donde se degrada tanto mecánica como químicamente los alimentos. El ácido clorhídrico del estómago es el agente más importante para una digestión completa. Algunos grupos de animales como los rumiantes tienen adaptaciones en el estómago que se amoldan a sus hábitos alimentarios.

La digestión continúa en el intestino delgado gracias a las secreciones del páncreas y el hígado, mientras que a la vez se empieza con la absorción de los nutrientes. Finalmente se llega al intestino grueso donde queda el material no digerible, que contiene flora microbiana capaz de aprovechar partes del alimento mediante fermentación.

Alimentación de los mamíferos
Tu opinión importa: Valora el artículo