Inicio » Tipos de felinos » Grandes felinos » Leopardo, Panthera pardus, características y hábitos, taxonomía

Leopardo, Panthera pardus, características y hábitos, taxonomía

Características del leopardo: Panthera pardus
Leopardo: Panthera pardus
depositphotos © aleksandr-z

El leopardo es un mamífero perteneciente a la familia de los félidos. También es conocido como pantera parda y pantera negra cuando presenta el pelaje totalmente oscuro (melánico). Su nombre científico es Panthera pardus. Entre los grandes felinos es el más adaptable a diversos ambientes, razón por la cual también es el que tiene la distribución geográfica más extendida del mundo.

Características y descripción del leopardo

El leopardo es un hermoso animal de silueta elegante y maciza. Sus patas son fuertes y eficaces, tiene cinco dedos en las patas anteriores y cuatro en las posteriores, todos con garras retráctiles adaptadas para trepar en los árboles fácilmente. Su cola es larga y delgada. Pueden medir entre 91 cm y 1.91 metros de longitud y la cola entre 58-110 cm. El macho adulto puede ser un 30% más grande que la hembra, llegando a pesar entre 70-90 kilos.

Su piel es amarillenta moteada de negro, por esta razón a veces se confunde con el guepardo (morfológica y biológicamente distinto) o el jaguar (con una distribución geográfica diferente). Los leopardos negros (melánicos) también son llamados panteras negras.

¿Dónde vive el leopardo?

Donde vive el leopardo, Panthera pardus
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

El leopardo vive en África, Medio Oriente y en Asia, en lugares como la India y Sri Lanka. Este felino es sumamente adaptable a diferentes ambientes. Su hábitat natural es la selva y el bosque, pero puede vivir en sabanas, zonas rocosas, desiertos, etc.

Un animal carnívoro por excelencia

Panthera pardus es estrictamente carnívoro. Su dieta es amplia y variada, se alimenta de más de cien clases de vertebrados. Come prácticamente cualquier tipo de animal que sea capaz de cazar. Se estima que sus presas pesan en promedio entre 20-80 kilogramos, las más comunes son los antílopes, ciervos, jabalíes, monos de diferentes especies y ocasionalmente si tiene la oportunidad aves, roedores, reptiles… También es posible que pueda comer las crías de leones, osos, etc.

Los animales que viven en grupos como lobos, doles, chimpancés, babuinos, etc. resultan peligrosos por los que el leopardo inteligentemente los evita.

Reproducción de Panthera pardus

A los tres años alcanza la madurez sexual. Son polígamos y solo cuando se va a reproducir se ve en pareja, pues son animales solitarios. Las hembras tienen cachorros en cualquier temporada del año. La gestación tiene una duración de tres meses más o menos. Las camadas pueden variar de uno a seis cachorros, aunque generalmente son dos o tres.

La cría puede pesar menos de un kilo al nacer y es totalmente indefensa y dependiente de la madre, esa dependencia dura el primer año de vida. A los tres meses son destetados y comienzan las primeras lecciones para aprender a cazar. Permanecen con la madre durante dos años.

Hábitos del leopardo

Este animal se adapta exitosamente a diversos ambientes. Para sobrevivir requieren sitios donde ocultarse y presas suficientes para comer, por otra parte sabe evitar con inteligencia a otros depredadores más numerosos o más grandes; como el tigre (en Asia) y el león y las hienas (en África).

El leopardo es un excelente trepador, nadador y gran cazador. Este felino permanece activo todo el tiempo, puede cazar en cualquier momento que la ocasión se presente (día, noche, amanecer…) aunque suele hacerlo de noche. Llega a alcanzar una velocidad de 60 km/h.

Para ocultarse o descansar se adentra en la vegetación, en cuevas o se trepa a los árboles con asombrosa agilidad, desde donde también puede observar a las posibles presas. En los árboles también suelen tener las presas que cazan para evadir a otros carnívoros que quieran robarle su comida. Es un animal solitario, solo en temporada de reproducción las parejas se ven juntas por algunos días. Pueden vivir alrededor de veinte años.

Conservación de Panthera pardus

Los leopardos para sobrevivir suelen evitar las zonas frecuentadas por depredadores de mayor tamaño que ellos. Compiten por territorio y alimento con muchas especies, por ejemplo, leones, tigres, osos, guepardos, hienas, perros salvajes, etc. y muchos de estos animales tienen la capacidad de matarlos a ellos y a sus crías. Sin embargo, el ser humano es el depredador mayor del leopardo ya que lo caza para comercializar su piel y destruye sus hábitats naturales. En la actualidad Panthera pardus está catalogado como una especie vulnerable.

Información taxonómica del leopardo (Panthera pardus)

  • Dominio: Eucariota (Eukaryota), organismos celulares con núcleos verdaderos.
  • Reino: Animalia, capacidad de locomoción, consumen oxígeno, nutrición por ingestión, reproducción sexual y desarrollo embrionario.
  • Subreino: Eumetazoa, presentación tejidos, órganos, masa corporal.
  • Filo: Chordata, existencia de cuerda dorsal.
  • Subfilo: Vertebrata, animales con columna vertebral.
  • Clase: Mammalia, mamíferos que se caracterizan por tener glándulas mamarias, pelo y mandíbulas.
  • Subclase: Theria, el embrión se forma en el útero materno.
  • Infraclase: Placentalia, las crías permanecen en el útero materno durante largo tiempo.
  • Orden: Carnivora, carnívoros, los molares están adaptados para el consumo de carne.
  • Suborden: Feliformia, feliformes, en este grupo se incluyen mamíferos con anatomía felina.
  • Familia: Felidae, grandes y pequeños félidos.
  • Subfamilia: Pantherinae
  • Género: Panthera
  • Especie: Panthera pardus, Linneo, 1758.

Bibliografía

– Hunter, L., Henschel, P. (2013). Panthera pardus. The Mammals of Africa: Volume V: Carnivores, Pangolins, Equids and Rhinoceroses. (pp.159-168).

– Friedmann, Y. (2008). Leopard (panthera pardus) case study. IUCN/SSC Conservation Breeding Specialist Group.