Inicio » Cingulata (cingulados) » Pichiciego, Chlamyphorus truncatus, extraño mamífero rosado y peludo

Pichiciego, Chlamyphorus truncatus, extraño mamífero rosado y peludo

Pichiciego, Chlamyphorus truncatus
Ryan Somma/CC BY-SA 2.0

El pichiciego es un singular mamífero también conocido como pichiciego pampeano o armadillo hada rosa. Pertenece a la familia Chlamyphoridae y su nombre científico es Chlamyphorus truncatus. Este animal fantástico, peludo y rosado es diferente al resto de los armadillos y es el más pequeño de ellos. Conoce sus peculiaridades, características y comportamiento inusual.

Un mamífero muy extraño

Pertenece a una especie de mamífero cingulado del cual no se conocen subespecies. A pesar de su nombre (Pichiciego) este animal no es ciego. El significado de “pichi” es “chiquito” en el idioma mapuche de la región donde habita.

Chlamyphorus truncatus es un animal muy pequeño que puede medir de 7 a 11 centímetros sin contar su cola. Es un mamífero muy peculiar, tiene un caparazón de color rosado pálido que cubre su cuerpo lleno de suaves pelos blancos. Este es el único armadillo que tiene suelto el borde del caparazón. Los sedosos pelos tienen la función de regular la temperatura corporal.

Posee una cola también muy rara que usa para apoyarse como si fuera una quinta pata y tiene la punta en forma de diamante.

Distribución geográfica y hábitat

Distrución de Chlamyphorus truncatus

Este mamífero es endémico de la región central en Argentina. Se puede encontrar en Córdoba, La Rioja, Neuquén, San Juan, Catamarca, La Pampa, Mendoza, Río Negro, y San Luis. También en la zona sur de las provincias de Buenos Aires.

Suele vivir en sabanas, desiertos y praderas, en general en zonas secas de planicies con cactus y arbustos. Se puede encontrar hasta los 1.500 metros sobre el nivel del mar.

¿De qué se alimenta Chlamyphorus truncatus?

El pichiciego se alimenta sobre todo de hormigas (ver este grupo de invertebrados) y sus larvas, también come caracoles, gusanos y otros insectos. Puede complementar su dieta con raíces y plantas.

Hábitos o costumbres del pichiciego

Es un animal con hábitos nocturnos y suele estar escondido bajo tierra. Es un pequeño excavador que sale muy pocas veces a la superficie, debido a esto y a su baja densidad poblacional son muy difíciles de ver. Suele hacer madrigueras en la tierra cerca de los hormigueros. Sus depredadores son perros y gatos domésticos. Cuando siente peligro cava rápidamente en la tierra y se entierra completamente.

Una investigación esclarecedora sobre el pichiciego

A través del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de la provincia de Mendoza en Argentina se logró hacer el estudio de algunos ejemplares, y se pudo determinar algunas características y comportamientos desconocidos hasta ese momento. Los ejemplares se colocaron en un terrario durante algunos meses y se instalaron cámaras infrarrojas. La investigación estuvo a cargo de Mariella Superina, especialista en el tema de la conservación de los armadillos.

Mediante las cámaras infrarrojas se observó que el pichiciego tiene un comportamiento diferente a los otros armadillos; este animal a medida que va excavando compacta la tierra que va dejando detrás de él, para esto utiliza una placa vertical que posee en su parte trasera. Esta conducta no se había visto antes, también se desconocía cual era la función de esa placa.

Gracias a estos experimentos se pudo determinar que Chlamyphorus truncatus tiene preferencias individuales en cuanto a la alimentación, ya que se le ofreció el mismo tipo de comida a diferentes ejemplares y fueron aceptadas o rechazadas de acuerdo al individuo sin que nada más variara.

Amenazas a la especie

Chlamyphorus truncatus está en peligro de extinción desde 1970 debido a la disminución y degradación de su ambiente natural por causa de los cultivos y por la cría de ganado porcino y vacuno. Esta especie también es recolectada para la venta de mascotas o en el mercado negro, sin embargo, no sobrevive en cautiverio, por lo general duran ocho días y luego mueren.

Algunos científicos afirman que no hay suficientes datos para saber si está o no amenazado, ya que por sus hábitos nocturnos y esquivos es muy difícil determinar el tamaño de su población.

Existen algunas áreas protegidas donde habita esta especie: la Reserva MAB Ñacuñán y Bosques Telteca, el Parque Nacional Lihué Calel (en La Pampa) y algunas zonas en Mendoza, a pesar de eso su población es muy escasa.

Literatura consultada

  • – Blanco, J., Ayala, F., Araya, P., Ferrer, D. (Mayo 2017).
  • – Podgorny, I. (Marzo 2011).
  • – Superina, M., Torres, R., Abba, A. (Junio 2020).