Oveja doméstica: Ovis orientalis aries. Características, dónde viven, razas

oveja y un pequeño cordero
Oveja y cordero.
Ovis orientalis aries

Introducción y origen de la oveja

La ganadería es una de las principales y más antiguas actividades económicas del hombre, la cual se encuentra estrechamente relacionada con técnicas de domesticación animal y la explotación y producción de sus derivados. De entre los primeros animales en ser domesticados se encuentra la oveja, cuya historia se remonta entre los 11.000 a los 9.000 a.C. Sus antecesores salvajes, probablemente demostraron ser aptos para la domesticación, seguramente contaban con una baja agresividad, pronta madurez sexual, alta tasa de reproducción y un carácter gregario que facilitaba la manipulación. De igual forma, como se ha demostrado a través del tiempo, la oveja presenta una gran versatilidad de adaptación a diferentes topografías y zonas de pastoreo, que favorecen su cría.

Existen distintas hipótesis sobre el origen de la oveja, pero la más aceptada es que la oveja actual desciende de los muflones salvajes asiáticos (Ovis orientalis), mamíferos artiodáctilo de la familia de los bóvidos, grupo en el que se incluyen diferentes carneros silvestres euroasiáticos. Otras investigaciones, proponen al muflón europeo (Ovis musimon) como el antepasado de la oveja. No obstante, las investigaciones genéticas demuestran que existen altas diferencias cromosómicas entre las especies de carneros salvajes y las ovejas domésticas, por lo que se considera que la oveja domestica puede ser descendiente de una especie desconocida de oveja salvaje o por el contrario, es el resultado de la domesticación de especies extintas de muflón salvaje.


A continuación, se detallaran las características más importantes de la oveja domestica (Ovis orientalis aries), así como su tipo de alimentación, reproducción y su importancia para el ser humano.

Características físicas

La talla de la oveja difiere mucho entre razas, pero generalmente se les considera rumiantes de talla pequeña. Cuentan con una longitud cabeza-cuerpo de 120-180 cm y la altura hasta el hombro es de 65-127 cm, con un peso promedio que va desde los 20 a los 200 Kg. Siendo el macho de mayor tamaño que la hembra. Se caracterizan por tener un hocico estrecho, con una hendidura vertical, cubierto de un pelo corto, a excepción de las fosas nasales y los labios. Presentan un pelo rizado o lana, así como cuernos en forma de espiral o sin ellos, dependiendo de la raza.

El cráneo de la oveja se encuentra ligeramente modificado en comparación con el cráneo de las ovejas salvajes, presentan una caja reducida y un receptáculo en el ojo. También se caracterizan por presentar glándulas odoríficas en la depresión superficial del hueso lagrimal, en la zona ingle y entre los dedos principales del pie. Cuentan con una excelente visión periférica y a color, sin embargo su percepción de profundidad es pobre, por lo cual suelen evitar zonas oscuras que no les permitan apreciar los cambios en el terreno. Su sentido del olfato es excelente, así como su audición.

La gama de coloración en la oveja va desde el blanco hasta el marrón oscuro, algunas presentan patrones de coloración como mantos en el lomo o manchas. La textura de la lana depende de la raza, esta puede ser espesa y ondulada, o larga y fina.

Existen alrededor de 1155 razas de oveja según lo informado por la Organización de las Naciones Unidad para la Alimentación y la Agricultura en el 2015. Las razas se diferencias en coloración, en la presencia de lana y forma de está, forma de los cuernos y las orejas. Las razas se pueden clasificar según el uso del animal, sí es para la obtención de lana, leche o carne; de igual forma se clasifican por el tipo de lana que producen y el uso de está, así como por el ancho de la cola.

Son animales altamente sociables, capaces de formar grupos o rebaños numerosos (hasta con 1000 individuos) y sin un líder determinado, normalmente el rebaño sigue al primer individuo que se aventura a nuevos pastos. Cuando son separadas de sus rebaños, las ovejas suelen apreciarse muy estresadas, llamando a los demás miembros de su manada y pateando el suelo

Distribución y Hábitat ¿Dónde viven las ovejas?

Al ser animales domesticados, su distribución se asocia con la de los seres humanos y se considera que el alcance de la oveja es mundial. No obstante, los antecesores de las ovejas provienen del Medio Oriente y del Asia Central. Dado su versatilidad, las ovejas son capaces de habitar una gran cantidad de terrenos y ecosistemas. Se pueden encontrar en sabanas, praderas, bosques, sistemas montañosos y desiertos o dunas.

En su desarrollo es necesario la presencia de pastos o gramíneas para la alimentación, así como una fuente de agua. Necesitan de áreas grandes que les brinden una fuente constante de alimento y donde puedan movilizarse para evitar el sobrepastoreo, así como de cuidados especiales que le hagan librarse de sus depredadores. Los ganaderos han utilizado distintas medidas para combatir a los depredadores, desde perros de pastoreos, vallas y establos.

Reproducción de las ovejas

La oveja presenta un patrón reproductivo similar al de la cabra, donde el macho se aparea con varias hembras. Normalmente el macho reproductor es seleccionado por el ganadero, sin embargo en rebaños con poca intervención humana, el macho reproductor establece su posición por medio de combates. Sí los carneros sospechan que una hembra se encuentra en celo, la empujan hasta la periferia del rebaño, en donde la hembra adopta una postura de apareamiento sí se encuentra interesada. Las ovejas se aparean principalmente en la madrugada o en la tarde.

El ciclo estral de la oveja abarca entre 14 a 20 días, la mayoría de las razas de ovejas se reproducen según la estación pero existen razas que son capaces de reproducirse todo el año. Normalmente las hembras son fértiles desde principios de otoño hasta comienzos de invierno, durante este tiempo emiten un olor que le indican a los machos que se encuentran receptivas. En cambio, los machos permanecen fértiles durante todo el año. El tiempo de gestación abarca unos 148 días, alrededor de unos 5 meses; cuando la reproducción es estacional el nacimiento de los corderos sucede a mediados de primavera. A minutos de su nacimiento, los corderos ya son capaces de movilizarse por sí mismo y de mamar, normalmente las ovejas tienen un máximo de dos crías.


La madurez sexual de la oveja es alcanzada tanto por machos como hembras a un año de edad y cuentan una esperanza de vida de 22 años.

Alimentación de la oveja

Las ovejas son exclusivamente herbívoras, principalmente se alimentan de gramíneas, también pueden alimentarse de una amplia variedad de heno y avena, sobretodo en invierno donde su alimentación depende exclusivamente de los criadores. Pueden sobrevivir con una fuente de energía, que puede ser celulosa, almidón o azucares, y una fuente de hidrógeno que no necesariamente debe ser alguna proteína, se trata de animales muy resistentes. Son capaces de ingerir una gran cantidad de alimentos en cortos periodos de tiempo, tienen un estómago grande y complejo, dividido en cuatro compartimientos, que les permite digerir alimentos altamente fibrosos.

Como todos los rumiantes, al pastar, generan una masa de alimento masticada que se denomina bolo, que al ser tragada pasa a la panza o primer estómago, en donde es descompuesta por bacterias y protozoos, que permiten la formación de pequeñas masas de alimentos. Cuando se encuentra en descanso, las ovejas regurgitan estas masas nuevamente hacia la boca, ahí vuelven a mascar con el fin de triturar la fibra. Una vez tragado de nuevo, el alimento pasa nuevamente por la panza donde es digerido nuevamente, a continuación la pulpa es conducida a la redecilla y a continuación al libro, donde se reabsorben el agua, los nutrientes solubles y productos microbianos. El resto llega al cuajar, o verdadero estómago, donde se lleva a cabo la digestión normal.

A diferencia de las cabras y ciervos, las ovejas son animales que se alimentan fundamentalmente de pasto, debido a las grandes cantidades de alimento que pueden ingerir, las ovejas pueden llegar al sobrepastoreo mucho más rápido que otros tipos de ganado. Por lo cual, los criadores suelen utilizar un sistema de pastoreo rotacional, por lo cual se les traslada a distintas zonas de pastoreo para permitir la recuperación de los campos.

Importancia económica

Desde su domesticación, la oveja ha sido una fuente de producción de carne, leche, lana y pieles alrededor del mundo. Gracias a su versatilidad, es considerada una de las especies significativas en la economía agrícola, esto debido a que grandes rebaños pueden mantenerse en una gran gama de ambientes a costos relativamente bajos, lo que les permite cumplir un papel importante en economías locales como internacionales.

La lana es uno de los productos de mayor importancia en la explotación ovina. Se trata de una fibra natural que se obtiene mediante la esquila, y se utiliza para la confección de sacos, cobijas, ruanas, suéteres y guantes en la industria textil. La esquila se lleva a cabo una vez al año, para ello se debe inspeccionar la calidad y estado del vellón de la lana, así como una serie de cuidados para la oveja. La calidad de la lana varía mucho entre especies, pero el producto más valioso se obtiene de ovejas entre los tres y seis años, las cuales pueden generar alrededor de 3 kilos a 6 kilos de lana según la raza.

La carne de la oveja cuenta con un alto valor nutricional, rico en vitaminas B3, B6 y B12, así como en fosforo, hierro y cinc. Su carne es sobre todo comercial en el Medio Oriente, en Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido, Irlanda, Grecia y Uruguay donde constituyen platos tradicionales y populares, también en Francia, África, la India, China y el Caribe, aunque su consumo es bajo en Norteamérica. Los corderos son considerados un manjar en muchos países. Los derivados de la leche se comercializan más que la leche fresca, entre los quesos de mayor importancia se encuentra el queso feta de Bulgaria y Grecia, el roquefort de Francia, el manchego de España y el requesón de Italia.

La piel también se utiliza para la producción de cueros, los cuales se utilizan para la elaboración de cinturones, carteras y zapatos. Así mismo, el estiércol de la oveja también es usado como abono para terrenos de cultivo.

Razas más representativas

En la tabla se especifican el tipo de oveja más relevante, algunas son aprovechadas, tanto para carne como leche, por esa razón aparecen en las dos columnas.

Razas para la producción de carneRazas para la producción de leche
Merina
Lacha cara negra
Rubia de Molar
Vasca bearnesa
Churra
Castellana
Awassi
Manchega
Castellana
Merino
Churra
Manchega
Ille de Francia
Lacha cara negra
Segureña
Talaverana

Clasificación. Taxonomía de Ovis orientalis aries

Dominio: Eukaryota, eucarionte
Reino: animalia, animales
Subreino: Eumetazoa, eumetazoos
Phylum: Chordata, cordados
Subphylum: Vertebrata, vertebrados
Clase: Mammalia, mamíferos
Orden: Artiodactyla, artiodáctilos
Familia: Bovidae, bóvidos
Subfamilia: Caprinae, caprinos
Género: Ovis
Especie: Ovis orientalis
Subespecie: Ovis orientalis aries. Linnaeus, 1758

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *