Jirafa, Giraffa camelopardalis,

Jirafa, Giraffa camelopardalis.

Características y descripción de la jirafa

La jirafa, Giraffa camelopardalis, es un mamífero africano ungulado perteneciente a la familia Giraffidae, considerado como el animal terrestre más alto y el más grande rumiante. Actualmente se describen unas 9 subespecies a lo largo del África sub-sahariana. Sin embargo, recientes estudios sugieren que al menos 6 de estas subespecies podrían llegar a ser especies como tal, ya que conforman poblaciones cerradas que no se entrecruzan entre sí a pesar de no existir ninguna barrera geográfica que se interponga.

La característica más visible de la jirafa es su largo cuello que les permite a los machos alcanzar una altura máxima de hasta 5.5 m y a las hembras hasta 4.5 m. En cuanto al peso, los machos varían entre 800 a 1930 Kg y las hembras de 550 a 1180 Kg. Cuentan con una cola que oscila en su longitud de 80 a 100 cm. Las jirafas cuentan con un pelaje de fondo de color blanco o crema que se interrumpe con parches de color rojizo, castaño o marrón. El color tiende a oscurecerse con el paso del tiempo pero el patrón de distribución de las manchas no cambia, haciendo a cada individuo irrepetible con respecto al resto. Cada subespecie cuenta con tonalidades y patrones de distribución de manchas particulares.

El cuello de la jirafa está compuesto de 7 vértebras cervicales alargadas que cuentan con articulaciones individuales haciéndolo bastante flexible. Los cuernos que adornan su cabeza se conocen como ossicones ya que no son cuernos verdaderos. Se trata de protuberancias de cartílago osificado que llegan a alcanzar los 13 cm de algo y se encuentran recubiertas de piel. Estudios afirman que los cuernos intervienen en procesos termorregulatorios del animal, aunque también son usados en los combates entre machos.

Las jirafas en estado salvaje alcanzan una edad alrededor de 26 años mientras que en cautiverio se eleva a 30 años. Las hembras pueden llegar a vivir un 25% más de tiempo que los machos.

Alimentación ¿Qué comen las jirafas?

La jirafa se alimenta fundamentalmente de hojas y brotes jóvenes de plantas aunque también ingieren semillas y vainas. Presenta una alta predilección por las hojas de Acacia, aunque se tiene registro de hasta 100 especies distintas de las que se alimenta, entre las cuales se incluyen: Combretum, Commiphora, Terminalia, Harrisonia, Pterocarpus, Cassia, Lonchocarpus y Grewia. Durante la temporada seca prefiere especies de hoja perenne, mientras que en la temporada de lluvias prefiere aquellas de hoja caduca. Puede llegar a consumir entre 34 a 75 Kg de hojas diariamente.

La altura de una jirafa le permite acceder a un recurso que no está disponible para muchos animales. Su lengua larga (entre 45 a 50 cm de longitud), prensil y pegajosa le permite acceder a hojas difíciles de alcanzar y tiene unas papilas pequeñas y gruesas que la protegen de las espinas de las plantas. Como en otros rumiantes, no hay mucha masticación de las hojas al comienzo, por lo que estas son parcialmente digeridas y luego regurgitadas para ser procesadas más lentamente y finalmente completar su absorción.

Durante la temporada de lluvias, las jirafas obtienen la mayoría del agua de las hojas que consumen. Por el contrario, en temporada seca beben una vez cada tres días en una cantidad cercana a los 38 litros de agua.

Distribución geográfica y hábitat ¿Dónde viven las jirafas?

habitat-distribucion-jirafa-giraffa-camelopardalis

La jirafa se encuentra al sur del desierto del Sahara en el continente africano dondequiera que existan árboles. No obstante, su rango de presencia se ha contraído debido a la expansión constante de las actividades humanas, especialmente en el oriente de África.

El hábitat de la jirafa incluye una gran variedad de tierras áridas y secas, en especial áreas con crecimientos de Acacia, Commiphora y Terminalia. Algunas veces estos animales pueden adentrarse en bosques para encontrar más follaje del que alimentarse. Dado que las jirafas raramente toman agua, es común verlas en áreas alejadas de fuentes hídricas.

Reproducción de las jirafas

La jirafa se considera como una especie poligínica. Las hembras son sexualmente maduras a los 4 o 5 años de edad, mientras que los machos lo son a los 7 a 8 años. El cortejo se produce con el macho seleccionando a una hembra que esté en celo mediante la detección del olor de su orina. Una vez seleccionada, el macho aísla a la hembra celosamente de cualquier otro individuo que quisiera acercarse. El apareamiento puede darse en cualquier época del año, aunque existen estudios que comprueban un pico de este comportamiento durante la época seca del año.

Las hembras descansan en un intervalo de 20 a 22 meses entre cada periodo de gestación, el cual tiene una duración entre 425 a 465 días. Cada año las hembras vuelven al mismo sitio donde dan luz a sus crías solas, completamente aisladas de la manada. Usualmente paren una sola cría que puede llegar a pesar entre 47 y 100 Kg. La cría tiene que soportar una caída de cerca de dos metros al nacer, ya que las hembras dan a luz estando paradas. Los recién nacidos son capaces de incorporarse a los cinco o los 20 minutos de haber nacido y a la hora ya están ingiriendo leche de su madre. A los 4 a 6 meses la cría ya se alimenta con la manada y de los 9 a los 12 meses se destetan completamente. Permanecen junto a su madre por algunos meses más después de este evento.

Nombre común

Jirafa, en inglés es conocida por el término giraffe.

Datos adicionales. Conservación de Giraffa camelopardalis

La jirafa, Giraffa camelopardalis, se clasifica como de preocupación menor dado el amplio rango en el que se encuentran y el número de individuos. No obstante, muchas poblaciones han desaparecido en las últimas décadas debido a la pérdida del hábitat como consecuencia de la expansión de las actividades humanas. Incluso las población según los últimos estudios presenta una tendencia descendente.

Los leones (Panthera leo) son los mayores predadores de las jirafas y se podría pensar que dadas sus largas patas, las jirafas están equipadas para huir cuando sus predadores se encuentran cerca. Por el contrario, esta especie puede llegar a defenderse bastante bien en tales situaciones, hasta tal punto que los leones solo se atreven a atacar en grandes grupos. Las poderosas patas de la jirafa terminan en cascos duros y afilados de hasta 30 cm que en una patada no solo pueden llegar a matar a un león sino decapitarlo también.

Taxonomía. Clasificación. Giraffa camelopardalis

Dominio: Eucarya, organismos celulares con núcleos verdaderos.
Reino: Animalia, animales.
Subreino: Eumetazoa, presentan tejidos, órganos y masa corporal.
Filo: Chordata, existencia de cuerda dorsal.
Subfilo: Vertebrata, animales con columna vertebral.
Clase: Mammalia, mamíferos que se caracterizan por tener glándulas mamarias, pelo y mandíbulas.
Orden: Artiodactyla, artiodáctilos, mamíferos ungulados con pares de dedos.
Familia: Giraffidae, jiráfidos
Género: Giraffa, jiragas
Especie: Giraffa camelopardalis. Linnaeus, 1758