Cuando se habla de animales, es muy frecuente tener en mente a los grandes felinos, como el león, el tigre, el leopardo y otros. También se piensa inmediatamente en osos, elefantes, búfalos, pumas, etc., o bien en los grandes peces y cetáceos. Pero existen muchos otros animales en este hermoso y sorprendente mundo, que además de su gran belleza, resultan verdaderamente admirables cuando conocemos el medio en el que viven, sus costumbres y dificultades para sobrevivir. El ibex nubio, también conocido como cabra nubia, se encuentra dentro de este grupo.

El ibex nubio o cabra nubiana es uno de los animales más adaptables que existen en el mundo, tanto a los cambios bruscos de temperatura y de altura. Es una bellísima y majestuosa cabra salvaje que habita en zonas muy desérticas de acantilados y grandes peñascales, principalmente en Egipto, Omán, Sudán, Argelia, Israel, Jordania, Etiopía y Arabia Saudita.

Los alrededores del Mar Muerto es una zona tan inhóspita debido a su escasa vegetación y al grado de salinidad del agua, que por cierto es 6 veces mayor a la de los océanos, y donde no existe vida, exceptuando a algunos microorganismos, curiosamente es una de las zonas habitadas por el ibex nubio, capra nubiana o íbice de NubiaEstá a una altura aproximada de 395 km bajo el nivel del mar, por lo que es sumamente caluroso y desértico, así que su alimentación consiste en algunos brotes y pastos duros. Pero en la misma zona, existen altos acantilados de hasta 2600 m. sobre el nivel del mar, donde se registran temperaturas muy frías, por lo que el íbice de  nubia consume gran parte de sus reservas para mantenerse caliente. El pelo que tiene lo ayuda a conservar el calor; y por su brillo y color, también refleja los rayos solares durante las horas de excesivo calor, lo que le permite pasar el día subiendo y bajando para conseguir, agua y alimento. Debido a lo abrupto y extremoso del terreno donde habita, está dotado de fuertes patas y pezuñas que le permiten desplazarse con seguridad.

Tristemente este magnífico animal está en serio peligro de extinción. Hasta hace muy pocos años, únicamente quedaban unos 10.000 en el mundo y la cantidad continuaba en descenso.

Sus dos principales depredadores son el leopardo y desafortunadamente el hombre. Aunado a la caza excesiva, ya que el ibex nubio posee unos impresionantes y hermosos cuernos, la reproducción se dificulta debido a que el período de gestación es de 5 meses y únicamente nace una cría.

A pesar de los esfuerzos de algunos organismos para la conservación del ibex nubio, no se ha tenido mucho éxito en todos los países donde habita este animal, debido a diferentes situaciones que no favorecen las políticas de protección y conservación de las especies.