Foca ocelada, Pusa hispida, mamífero de zonas costeras del Ártico

Foca ocelada, Pusa hispida
Kumiko (flickr.com)/CC BY-SA 2.0
Foca ocelada, Pusa hispida

Vamos a conocer un mamífero acuático denominado Pusa hispida, más conocido como foca ocelada o foca anillada, en inglés es designada como ringed seal, jar seal, netsik y nattiq.

Descripción física de la Pusa hispida

La foca ocelada tiene un hocico pequeño, similar al de los gatos domésticos, es más oscura y de menor tamaño que la moteada (accede a la ficha de la foca moteada), un adulto puede medir de 1 a 1,5 metros, pesando de 65 a 95 kilogramos. Las hembras son algo más pequeñas que los machos, aunque el tamaño también varía según subespecies.


La subespecie más grande de Pusa hispida, conocida como foca ocelada báltica, puede alcanzar los 1,75 metros de longitud, mientras que la foca de Lagoda tiene un peso de apenas 32 y 56 kg.

Pusa hispida tiene figuras similares anillos, cubriendo la parte superior del cuerpo. El vientre es plateado.

Hábitat y costumbres de la foca ocelada

Viven en aguas árticas y témpanos polares, los cuales emplean para transportarse, criar o reproducirse. También eligen estos espacios porque pueden refugiarse entre las grietas y agujeros producidos por el hielo.

Cuando no hay hielo prefieren descansar sobre las rocas. Durante la primavera viajan al mar del Norte, y se mueven hacia el sur cuando el hielo se está formando. Migran más en temporada de reproducción y durante la muda.

Las hembras tienen territorios más grandes sobre el hielo, mientras que los machos tienen un mayor rango bajo el agua, lo que permite proteger mejor a las hembras y sus crías.

Comportamiento y comunicación

Las focas oceladas se desplazan a lugares rocosos de las costas cuando el hielo ha disminuido. Presentan estructura social en manadas. En invierno no viajan a más de 1 o 2 kilómetros mientras que en verano pueden desplazarse hasta por 1800 kilómetros.

La comunicación de las focas anilladas bajo el agua está basada en el tacto y señales visuales. Fuera del agua, los sonidos simples, gruñidos, chillidos y gemidos, son también un medio para poder comunicarse. En general, la comunicación se hace más intensa cuando llega la época de apareamiento y durante la crianza.

Hábitos sexuales y desarrollo

En mayor medida son monógamas, pero ocasionalmente hay promiscuidad en la subespecie Pusa hispida hispida. La época de apareamiento comienza entre abril y mayo.


Las crías nacen a finales de invierno o a inicios de primavera. Cada hembra en edad reproductiva tiene un cachorro por año. Cambian frecuentemente de guarida para proteger a sus cachorros y enseñarles a moverse. Cada hembra tiene de 4 a 6 guaridas por cría. Pueden construir guaridas sub-niveladas entre el hielo y la nieve para mantener el calor, evitar los vientos agresivos, nevadas y protegerse parcialmente de depredadores.

El periodo de lactancia dura dos meses. Los cachorros son enseñados a nadar por las madres a la semana de nacidos, pero pasan poco tiempo bajo el agua debido al frío.

Las hembras maduran sexualmente entre los 6 y 8 años de edad, los varones tardan hasta 8 a 10 años.

Se ha descrito como vida útil de la foca anillada entre 15 a 35 años, algunas han vivido hasta 43 años.

Alimentación de la foca ocelada

La dieta está compuesta de peces medianos o grandes en adultos, mientras que los jóvenes consumen crustáceos (si te gustan los crustáceos puedes acceder a más información) más que nada. Cuando se desplazan a las costas, comen más variedad de peces y crustáceos. Antes del invierno buscan aumentar la grasa corporal.

En la época de muda, en primavera, reducen la alimentación.

Distribución geográfica, estado de conservación y clasificación

Tienen un rango de distribución grande en las aguas del Ártico. Las subespecies se han aislado en base a los lugares donde se concentran habitualmente, de hecho se citan de acuerdo con las zonas en que viven: foca del Ártico (Pusa hispida hispida), Báltica (P. h. botnica), de Lagona (P. h. ladogensis), del mar de Ojotsk (P. h. ochotensis) y de Saimaa (P. h. saimensis).

En cuanto su estado de conservación, se evalúa a la foca ocelada como de “preocupación menor”, se desconoce la tasa poblacional y entre sus amenazas se cita el calentamiento climático.

Para concluir destacar que la foca ocelada o anillada está clasificada en la familia Phocidae y género Pusa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *