Delfines: Delfín oceánico, familia Delphinidae.

Delfín en parque acuático

Como bien sabemos, los delfines son animales con una indudable inteligencia, además de otras características que los hacen muy especiales y admirables.

Gracias a la forma de su cuerpo y a la aleta caudal (cola) que tienen, pueden nadar largas distancias y desarrollar una gran velocidad, además de poder erguirse en el agua de una manera sorprendente.

Son mamíferos y tienen el cerebro de gran tamaño, en el que se observa un desarrollo de la corteza cerebral mayor que en la gran mayoría de los mamíferos En la cabeza cuentan con un órgano destinado a la ecolocalización, y en la parte superior tienen un orificio que utilizan para respirar, que recibe el nombre de espiráculo. Además poseen una gran capacidad para emitir sonidos muy variados.

Los delfines son vivíparos y regularmente solo nace una cría. El período de gestación es de 12 meses, durante el cual, las hembras nadan rodeadas de los demás miembros del grupo, quienes las protegen de los depredadores.

Un dato curioso es que los delfines son de los pocos animales que tienen contacto sexual no solamente con fines reproductivos.

Según se observa a lo largo de la historia de la humanidad, los delfines han mantenido una estrecha relación con el hombre, por lo que figuran en antiguas leyendas de muy diversas culturas.

En la actualidad existen muchos parques de diversiones en donde se presentan impresionantes espectáculos con delfines de varias especies, ya que debido a su inteligencia y docilidad son muy adiestrables. Por los mismos motivos, algunos ejércitos también los adiestran para la realización de tareas submarinas como localización de buzos, detección de minas y muchas otras.

Actualmente existen lugares para que las personas alternen con los delfínidos, con fines terapéuticos y de esparcimiento, ya sea en parques naturales o en acuarios. Se afirma que aportan grandes beneficios a mujeres embarazadas, personas con depresión y con muchos otros padecimientos tanto físicos como mentales. También se puede acudir a dichos espacios con fines meramente recreativos.

Respecto a la llamada delfinoterapia, existen diferentes opiniones, ya que en principio, se sabe que los delfines en cautiverio viven menos que en libertad. Por otra parte se dice que no hay bases científicas fidedignas que respalden la efectividad de las terapias. Sin embargo, algunos pacientes con problemas de motrices, cáncer, autismo y algunos otros padecimientos, han tenido importantes avances, con estas terapias. Algunos atribuyen estos beneficios al afecto que brindan los delfínidos, otros, a que los sonidos emitidos por ellos actúan sobre el cuerpo humano produciendo cambios y respuestas favorables. Incluso hay quienes opinan que es posible lograr importantes progresos en el proceso de aprendizaje en niños y jóvenes que se enfrentan a este problema.

Taxonomía o clasificación científica

Dominio: Eukaryota, organismos compuestos por células eucariotas.
Reino: animalia. Engloba organismos cuyas células poseen núcleo, además de ser multicelulares. Los animales adquieren su alimento y energía a través de la materia orgánica. Se reproducen sexualmente. Consumen oxígeno, imprescindible para su subsistencia. No realizan fotosíntesis.
Subreino: Eumetazoa, formados por tejidos gracias a su organización pluricelular.
Filo: Chordata, poseen notocordio o cuerda dorsal, en algunos cordados (inferiores o acranios) se mantiene durante toda su vida.
Subfilo: Vertebrata, la notocorda se transforma en columna vertebral (cordados superiores o craneados).
Intrafilo: Gnathostomata, clados de vertebrados que poseen mandíbulas.
Superclase: Tetrapoda, vertabrados con cuatro extremidades.
Clase: Mammalia, la mayoría disponen de glándulas mamarias que les faculta para la alimentación de sus crías.
Orden: Cetacea, cetáceos, mamíferos acuáticos.
Suborden: Odontoceti, odontocetos, cetáceos con dientes.
Familia: Delphinidae, delfínidos.